Yolanda Medina Carrasco – LA COCHINA EMPRESA CHEVRON

El Departamento de Estado de este país dice que va a ponerse “serio” con el asunto de renovar los permisos y licencias de producción de las empresas norteamericanas asociadas hoy con el régimen de Venezuela.
Muy en especial con la CHEVRON que en Venezuela es responsable directa del “milagro” de las nuevas cotas de producción petrolera alcanzadas a favor de las mafias que controlan al país. ¡Ojalá y sea verdad!
Porque es el caso que la nueva empresa “estatal” de petróleos en Venezuela es la CHEVRON. Hoy por hoy, arruinada y completamente seca de personal calificado y equipos que funcionen, PDVSA es solo un parapeto, un recuerdo, una falsa ilusión.
Pues quien hace todo el trabajo, quien perfora, extrae y coloca el crudo en los barcos que se llevan el petróleo de todos los venezolanos a cualquier parte del mundo y en particular hacia este país, es la CHEVRON.
Crudo que hoy, más que nunca en toda la historia petrolera de Venezuela, ni le reporta, ni le aporta, ni le añade nada en calidad de vida a millones de venezolanos atrapados en Venezuela y maltratados por el régimen de Maduro.
Yo no puedo creer que el señor Blinken no esté al corriente que todo el chorro de crudo venezolano termina convertido en una increíble cantidad de dinero en los bolsillos de Maduro y de sus secuaces, después de picar la cochina con la CHEVRON, que es la que verdaderamente lo genera.
Y si se está enterando en este momento, pues ya debería pararle el trote a esas bandas de mafiosos delincuentes que dicen ser políticos, para que dejen de apropiarse de todo aquello que no es de ellos.
Mientras Venezuela está sin luz, sin agua, sin servicios básicos, sin combustibles y sin ninguna política desde el estado actual.
Que al gobierno de Biden no le interese la suerte de millones de personas que están pasando las de San Quintín en Venezuela, yo lo considero como una infamia.
Yo pienso que si tolerar y auspiciar desde la administración del presidente Biden este proceso de saqueo monumental a un país es lo que este gobierno entiende por “autodeterminación de los pueblos”, estamos hablando entonces en idiomas muy distintos.
El gobierno federal de este país se comunica en chino-mandarín, mientras que quienes vemos cómo un grupo de forajidos extinguen a toda una nación lo hacemos en inglés.
Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us
es_ESSpanish