Los abogados de Trump dijeron en un expediente judicial que él está dispuesto a pagar una fianza de apelación de 100 millones de dólares en lugar de una fianza que cubra el monto total, lo que automáticamente habría detenido la ejecución.

 

Dijeron que una disposición en el fallo del juez Arthur Engoron del 16 de febrero que prohíbe a Trump, su empresa y los coacusados ​​obtener préstamos de bancos de Nueva York durante tres años le haría imposible obtener una fianza que cubra la sentencia completa.
“El monto exorbitante y punitivo de la sentencia, junto con una prohibición general ilegal e inconstitucional sobre las transacciones crediticias, haría imposible asegurar y pagar una fianza completa”, escribieron los abogados de Trump, Clifford Robert, Alina Habba y Michael Farina.

 

En lugar de una suspensión automática, los abogados de Trump están pidiendo al tribunal de apelaciones de nivel medio del estado que emita una suspensión provisional que impida a la oficina de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, hacer cumplir la sentencia mientras se desarrolla la apelación de Trump.
James, una demócrata, ha dicho que buscará embargar algunos de los activos de Trump si no puede pagar la sentencia.
Se dejó un mensaje en busca de comentarios en su oficina.

 

El juez Engoron determinó que Trump, su empresa y altos ejecutivos, incluidos sus hijos Eric y Donald Trump Jr., conspiraron durante años para engañar a bancos y aseguradoras inflando su riqueza en estados financieros utilizados para garantizar préstamos y cerrar acuerdos. 
Entre otras sanciones, el juez impuso limitaciones estrictas a la capacidad de la empresa de Trump, la Organización Trump, para hacer negocios.Trump presentó su apelación el lunes. 

 

Sus abogados están pidiendo a la División de Apelaciones del tribunal de primera instancia del estado que decida si Engoron “cometió errores de derecho y/o de hecho” y si abusó de su discreción o “actuó en exceso” de su jurisdicción.

 

Trump no estaba obligado a pagar su multa ni a pagar una fianza para poder apelar, y presentar la apelación no detuvo automáticamente la ejecución de la sentencia.
El favorito a la presidencia republicana tiene hasta el 25 de marzo para conseguir una suspensión, un mecanismo legal que suspende la recaudación mientras apela.

 

Trump recibiría una suspensión automática si aportara dinero, activos o una fianza de apelación que cubra lo que debe. También tenía la opción, que ahora ejerce, de solicitar al tribunal de apelaciones que le conceda un aplazamiento con fianza por un monto menor.

 

Los abogados de Trump dijeron que los vastos activos inmobiliarios de Trump y la supervisión exigida por el fallo de Engoron, incluida la supervisión de su empresa por un monitor independiente, «serían por sí solos suficientes para asegurar adecuadamente cualquier sentencia confirmada».

 

El bono de 100 millones de dólares, dijeron, “simplemente serviría como garantía adicional”.
Trump, el principal candidato a la nominación presidencial republicana, sostiene que vale varios miles de millones de dólares y testificó el año pasado que tenía alrededor de 400 millones de dólares en efectivo, además de propiedades y otras inversiones.

 

En total, Trump tiene al menos 543,4 millones de dólares en responsabilidades legales personales derivadas del fallo de Engoron y otras dos sentencias de tribunales civiles en el último año.

 

En enero, un jurado ordenó a Trump pagar 83,3 millones de dólares a la escritora E. Jean Carroll por difamarla después de que ella lo acusara en 2019 de agredirla sexualmente en unos grandes almacenes de Manhattan en la década de 1990. 
Esto se suma a los cinco millones de dólares que un jurado le otorgó a Carroll en un juicio relacionado el año pasado.

 

MICHAEL R. SISAK, Associated Press