TECNOLOGIA:Empresarios cubanos en Miami aprovechan tendencia digital con tarjetas de presentación electrónicas

Jaime Manteiga y Janse Lazo crecieron en Cuba sin computadora, o como dicen los jóvenes empresarios. «Éramos de familias pobres».

Es una declaración curiosa para calificar un estatus social en un país donde la escasez es la norma.
«La primera computadora que tuve pertenecía a mi hermana. Tenía unos 14 años y solía jugar a la programación», recordó Manteiga. «Me pareció mágico que si pones un determinado lenguaje de programación en un dispositivo, podría llegar a un resultado. Me emocioné cuando vi que estaba abierto a crear lo que quisieras».
Décadas después, ya en Estados Unidos, Manteiga y Lazo son la prueba de que cuando el emprendimiento es parte de tu naturaleza, solo necesitas notar una ausencia en el mercado para aprovechar una oportunidad y crear un nuevo producto.
Un recorrido por el circuito de conferencias de tecnología fue suficiente para que los empresarios y programadores notaran que cuando alguien les entregaba una tarjeta de visita, a menudo la perdían. Además, producir miles de tarjetas de papel no es respetuoso con el medio ambiente y se ha vuelto obsoleto para muchas personas.
«Siete de cada 10 tarjetas nunca se usan. Simplemente se tiran», dijo Manteiga en su oficina de Kendall, hablando sobre los inicios de la startup TapTok, una plataforma para ayudar a las empresas a conectarse con su audiencia que creó en Miami unos meses antes de que comenzara la pandemia en marzo de 2020, cuando evitar el contacto directo entre las personas se convirtió en una necesidad.
Por lo tanto, el producto estrella de TapTok es la tarjeta de visita digital, «que va al teléfono de la persona con la que desea compartir la información de contacto», dijo Manteiga, usando el teléfono de Lazo para mostrar cómo un «toque» en la tarjeta, que parece una tarjeta de crédito, le permite transferir todo lo que desea que esa persona tenga sobre usted: su sitio web, redes sociales, el mapa de Google de su oficina, en caso de que la persona necesite llegar usando el GPS.
Toda esa información disponible en un segundo, y sin que la persona a la que le des tus datos tenga que descargar una aplicación o tener habilidades tecnológicas especiales.
Y lo mejor de todo, la tarjeta electrónica evita el uso de toneladas de papel .
Una pasión que nació en Cuba
Manteiga y Lazo son del Casino Deportivo, un barrio de La Habana. De hecho, no manejaban un ordenador con una velocidad aceptable hasta que se reunían en los Jóvenes Clubs, centros donde los jóvenes podían interactuar con los ordenadores.
«Hicimos la sala de chat más grande de Cuba», dijo Manteiga. «En aquel entonces no había internet y conectar a la gente era mágico».
Los cubanos no tuvieron acceso a internet en sus teléfonos hasta 2018 , por lo que los chats creados por los entusiastas de la programación fueron la oportunidad de «chatear» con una novia, intercambiar ideas con otro amante de la tecnología de la información o compartir estadísticas de juegos.
«Comenzamos a crear servidores de juegos a los que la gente pudiera conectarse y allí tenían todas las estadísticas del juego, y comenzó a crecer», dijo Lazo, explicando que al principio lo hicieron por «pasión», pero como «tenían que ganarse la vida» comenzaron a construir computadoras y venderlas.
El primer negocio que Lazo comenzó en Cuba lo sacó de la isla. Su emprendimiento ganó el concurso 10x10KCuba , patrocinado por Estados Unidos, y pudo realizar una gira que lo llevó a Silicon Valley y a la Universidad de Stanford y a visitar las sedes de Google, Facebook y Twitter. Al final de la gira, vino a visitar a sus familiares en Miami y decidió quedarse.
«Siempre hemos tenido esta mentalidad de que tenemos que luchar por lo que queremos. No nos gusta que nos impongan límites», dijo Lazo, ahora director de operaciones de TapTok.
Tres años después de quedarse en Miami, Lazo lanzó su primera empresa, una empresa de marketing digital, con la ayuda de Manteiga, que había llegado antes.
Manteiga encontró la posibilidad de salir de Cuba a la edad de 16 años, gracias a su relación de sangre con Galicia, la tierra de su abuelo. Después de obtener una licenciatura en economía, en España completó una maestría en programación, con especialidad en seguridad de la información.
«Me fue muy bien allí, y vine a Estados Unidos para mejorarme», dijo Manteiga, quien formó su primera compañía en Miami hace ocho años para asesorar a empresas en temas de seguridad.
Una nueva aventura en Miami
Respecto al inicio de TapTok, Manteiga dijo que decidió cambiar los servicios que ofrecía con su primera compañía, porque era difícil de escalar. Luego comenzó TapTok con Ana Suárez, ahora su vicepresidenta de operaciones, y le dio a la compañía su nombre antes de que explotara la popularidad de la red social de video TikTok.
«Inmediatamente me apasionó. Cuatro meses después, el número de clientes crecía y era demasiado trabajo», recordó Manteiga, quien entonces llamó a su amigo Lazo, quien aportó su experiencia en publicidad.
«La clave es entender a la audiencia, sus deseos y sueños, y llevar el mensaje a la luz», dijo Lazo sobre el éxito de TapTok . Varias veces la compañía tiene todo en su tienda digital en unas pocas semanas.
Los empresarios Jaime Manteiga, izquierda, Ana Suárez y Janse Lazo parados afuera de sus oficinas en Kendall, donde opera su startup TapTok. Sídney Walsh/swalsh@miamiherald.com
La empresa de empresarios cubanos tiene siete empleados, pero necesita unos 50, dijo el presidente general Manteiga. Es por eso que el negocio está buscando inversores.
Además de las tarjetas de visita electrónicas, TapTok ofrece la posibilidad de crear minipáginas, un sitio web que las empresas o los profesionales pueden diseñar desde su teléfono celular.
Otra ventaja es que, si hay un cambio en los datos de la empresa, se pueden editar digitalmente sin necesidad de descartar cientos de productos físicos. Esto es muy útil para negocios como restaurantes, que cambian con frecuencia el menú.
Además, los emprendedores o profesionales pueden tener múltiples perfiles de negocios y vincularlos en la plataforma TapTok. También es posible generar códigos QR que las personas pueden leer con sus teléfonos y luego ir directamente a la minipágina o sitio web del negocio que se anuncia.
Las tarjetas electrónicas también están protegidas contra el robo de datos, ya que si su propietario los pierde, la plataforma TapTok tiene una funcionalidad que permite bloquear los datos.
https://img.particlenews.com/image.php?url=4M0fMb_0jxizL1d00Así es como se ve una tarjeta de presentación electrónica TapTok. Sídney Walsh/swalsh@miamiherald.com
Lazo dijo que los productos se pueden seleccionar en la tienda en línea de TapTok, junto con las tarjetas de plástico o metal, y el diseño de la tarjeta. Puede incorporar el logotipo de la empresa o crear uno nuevo, además de información sobre el negocio.
Las tarjetas electrónicas se envían por correo a los clientes que luego configuran las tarjetas con sus teléfonos.
«Nos hemos estado expandiendo y ahora tenemos una aplicación móvil. Si te encuentras con una persona que tiene una tarjeta de papel, te tomas una foto con la aplicación TapTok, que digitaliza esta tarjeta de papel y los datos, utilizando inteligencia artificial», dijo Manteiga.

 

Sarah Moreno.