Senador Bob Menéndez reitera que el gobierno carece de evidencia para juzgarlo y se compromete a probarlo

Bob Menéndez, senador por Nueva Jersey
                                                      El demócrata de 70 años sostiene que siempre ha sido unfuncionario intachable,
lo cual probará próximamente frente a un juez.                                                                                    Crédito: Spencer Platt | Getty Images
El senador acusado por presuntamente aceptar sobornos de naciones extranjeras a cambio de favores en el Congreso, reitera que el gobierno estadounidense carece de evidencia para juzgarlo y se compromete a probar su inocencia.
Durante una comparecencia ante el pleno del Senado, el demócrata de Nueva Jersey negó los señalamientos a través de los cuales se le relaciona con un presunto plan de corrupción ligado a egipcios y qataríes.
“Muestran fotografías de relojes, pero no prueba de haber recibido dichos regalos. Esto le permite al gobierno mantener la historia sensacionalista en la prensa. Envenena al jurado y busca condenarme en el tribunal de la opinión pública”, declaró.

 

En septiembre del año pasado, la oficina del Fiscal Federal en el Distrito Sur de Nueva York dio a conocer que Bob Menéndez y su esposa Nadine estaban acusados de presuntamente recibir sobornos a cambio de que el senador utilizara sus influencias para beneficiar a tres empresarios, pero además también hacerlo en favor del gobierno de Egipto en algunas transacciones de armas.

 

Después, la situación del político de ascendencia cubana se agravó ante el hallazgo de cerca de $700,000 dólares en efectivo y lingotes de oro escondidos en su casa.
                                                                   Presuntamente en la casa de Bob Menéndez fueron encontrado fajos
con miles de dólares y lingotes de oro escondidos en su closet.
(Crédito Timothy A. Clary / AFP vía Getty Images)

A la lista de presuntos delitos recientemente se agregó una nueva acusación esta vez al mencionar que aceptó más sobornos y obsequios a cambio de beneficiar a Qatar como parte de un plan de corrupción ejecutado desde 2021 hasta 2023.

“No he recibido nada, absolutamente nada del gobierno de Qatar o en nombre de ese gobierno para promover su imagen o sus temas.

Soy inocente y tengo la intención de demostrarlo, no sólo por mí, sino por el precedente que este caso sentará para los futuros miembros del Senado”, señaló al respecto Menéndez.

Además, el demócrata cuyo juicio iniciará en mayo asegura ser presa de una persecución sin fundamento por parte de fiscales carentes de mesura ante suposiciones.

“Buscan una victoria, no justicia. Es una realidad desafortunada, pero a veces los fiscales disparan primero antes de conocer todos los hechos. El gobierno busca utilizar conjeturas infundadas, no hechos, para crear el tejido conectivo que fundamente las acusaciones”, concluyó.

Aunque los la mayoría de sus correligionarios de partido en el Senado le han pedido su renuncia, Bob Menéndez se niega rotundamente a hacerlo, así que, en caso de que se le comprueben los delitos en su contra, se requeriría de una votación para expulsarlo.

es_ESSpanish