ARGENTINA : Se fundió el defensor ideologico «Kirchnerista» Diego Brancatelli

La noticia llega desde el barrio de Caseros y da cuenta que el periodista ultra K, Diego Brancatelli cerró en forma definitiva el supermercado que había puesto con su suegro.
«Don Ahorro» se llamó hasta este viernes el supermercadito de Diego Brancatelli donde ofrecían precios «bajos» y hasta terceras y cuartas marcas.

 

Al ingresar a hacer una búsqueda en el portal de Google, se puede ver la foto y los datos de «Don Ahorro» y un cartel con fondo rojo que dice «Cerrado Permanentemente».

 

La información que llegó a nuestra redacción da cuenta que el supermercado de Diego Brancatelli estuvo abierto hasta el día viernes inclusive, pero el día sábado ya no abrió sus puertas al público, y de esta forma se dio el cierre definitivo.

 

Hace un mes atrás aproximadamente, el mismísimo Diego Brancatelli había contado en una entrevista televisiva que las cosas no habían salido como las planeó y que con el supermercadito estaba perdiendo plata.

 

«Tuve que despedir a la mitad de los empleados porque no nos dan los números».
Explicaba el periodista ultra K, quien reconocía que no había hecho un buen estudio de mercado previo a abrir «Don Ahorro».
Ya que a dos cuadras tenía la competencia de dos hipermercados de primera línea que manejaban precios y marcas que en «Don Ahorro» no podían tener.

 

No se sabe aun si Diego Brancatelli tras fundirse con el supermercado intentará otra vez poner algún comercio o si ya tiró la toalla y se dio por vencido.
Cabe aclarar que Diego Brancatelli abrió su supermercado ni bien asumieron Alberto y Cristina y tenía la expectativa que le iría bien al ofrecer precios bajos con terceras y cuartas marcas.
Pero el sueño del periodista ultra K se  hizo añicos y lo peor de todo en pleno gobierno de Alberto y Cristina Fernández, los dos candidatos al que Diego Brancatelli apoyó y defendió hasta no hace mucho tiempo.
Ahora Diego Brancatelli tendrá que decidir que hace con la mercadería que le quedó dentro de «Don Ahorro» y ver de que manera llega a un acuerdo económico con los pocos empleados que le quedaban.
Sobre el local donde estaba ubicado el supermercado no hay mayor información sobre si era alquilado o propiedad de Diego Brancatelli y su suegro.
Está claro que en esta contexto económico y social, nadie se salva, por más amigo y defensor del poder de turno que uno sea.
De momento Diego Brancatelli no hizo anuncios ni declaraciones públicas sobre el cierre definitivo de «Don Ahorro», y es probable que durante la semana se exprese al respecto.
Lo peor para el periodista ultra K, es no solo haberse fundido en pleno gobierno K, al que tanto defendió y apoyó, sino que ahora no le puede echar la culpa al ex Presidente Mauricio Macri, como hacen todos los K.
Lo sucedido a Diego Brancatelli es una muestra más de que en este país casi nadie puede salir adelante con su emprendimiento, por más que sea defensor de Alberto y Cristina.