Revelan que Trump despreció las normas sobre documentos del gobierno

En un reportaje de AP revela que los dramas con documentos confidenciales han surgido de vez en cuando a lo largo de los años.

El asesor de seguridad nacional del demócrata Lyndon B. Johnson guardó durante años documentos explosivos antes de entregarlos a la biblioteca presidencial de Johnson. Los registros mostraban que la campaña de su sucesor, Richard Nixon, se comunicaba en secreto en los últimos días de la carrera presidencial de 1968 con el gobierno de Vietnam del Sur para retrasar la apertura de las conversaciones de paz para poner fin a la guerra de Vietnam.

Una secretaria de la administración de Ronald Reagan, Fawn Hall, testificó que alteró y ayudó a destruir documentos relacionados con el asunto Irán-Contra para proteger a Oliver North, su jefe en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

David Petraeus, el director de la CIA durante la presidencia de Barack Obama, se vio obligado a renunciar y se declaró culpable de un delito federal menor por compartir material clasificado con una biógrafa con la que tenía un romance.

Hillary Clinton, mientras era secretaria de Estado de Obama, se enfrentó al escrutinio del FBI que se extendió a su campaña presidencial de 2016 contra Trump por manejar material altamente clasificado en una cuenta de correo electrónico privada.

El director del FBI no recomendó la presentación de cargos penales, pero criticó a Clinton por su comportamiento “extremadamente descuidado”.

A medida que surgen más detalles del allanamiento del FBI a la casa de Trump en Florida el mes pasado, el Departamento de Justicia ha pintado un retrato de una indiferencia por las normas a una escala que algunos creían inconcebible tras el establecimiento de la Ley de Registros Presidenciales en 1978.

“No puedo pensar en un precedente histórico en el que haya habido siquiera la sospecha de que un presidente o incluso un funcionario de alto rango en la administración, con la excepción de la administración Nixon, haya eliminado a propósito y conscientemente o incluso accidentalmente un volumen tan considerable de papeles”, dijo Richard Immerman, que sirvió como subdirector adjunto de inteligencia nacional de 2007 a 2009.