Revelan la causa de las misteriosas marcas rojas que Donald Trump exhibe en sus manos

Las interrogantes que surgieron sobre la salud de Donald Trump al captarle unas extrañas marcas rojas en sus manos fueron despejadas por su personal de campaña

 

Donald Trump, expresidente de la nación
                                                     Desde el mes pasado, Donald Trump se ha jactado de tener una salud envidiable.

Crédito: CHARLY TRIBALLEAU | AFP / Getty Images

El equipo de campaña del expresidente puso fin a todas las especulaciones que surgieron a raíz de algunas imágenes donde se aprecia como el republicano de 77 años presentaba algunas misteriosas marcas rojas en sus manos.

Durante su comparecencia en el juicio donde E. Jean Carroll le exige elevar el montó económico como compensación por presuntamente haber abusado de ella en una tienda departamental durante la década de los 90s, la presencia de Donald Trump resultó todavía más notoria el miércoles por la mañana, pues en sus manos se observaban marcas.

Al respecto, personal cercano al magnate neoyorquino le informó al sitio web TMZ que sus lesiones eran simplemente cortes de papel.

Posteriormente, durante la tarde, el político fue captado por las lentes de fotógrafos y de personal de televisión ya sin ningún punto rojo en sus manos.

Lo mismo sucedió al día siguiente en el funeral de su suegra Amalija Knavs, madre de su esposa Melania, donde como por arte de magia — aunque con el rostro demacrado— las manos de Trump parecían ya no tener ningún tipo de lesión.

                                                                     Donald Trump (Crédito: Giorgio Vieria / AFP vía Getty Images)
Cabe señalar que, durante el fin de semana, también se especuló que el estado de salud del aspirante a la candidatura republicana podría estar mermandopues durante las horas que permaneció en Iowa previo al caucus celebrado en dicho estado —en algún momento— fue captado con el físico encorvado y dando pasos tambaleantes.

 

Sin embargo, quizá todo se debe al desgaste producido por andar de un punto a otro del país atendiendo sus líos legales, temas familiares y también dándose tiempo para acudir a sus mítines de campaña.

 

Sobre el final del año pasado, Trump trató de silenciar a sus detractores al presumir un informe emitido por su médico personal donde aseguraba que gozaba de una excelente salud física y mental.

 

“Me hice un examen físico y lo aprobé con gran éxito. Y me hice un examen cognitivo.
Le dije: ‘Doctor, deme lo que quiera, quiero tomarlo’”, expresó ante sus simpatizantes a mediados de diciembre.
es_ESSpanish