Palm Beach FLFBI incauta documentos clasificados ultrasecretos de la casa del expresidente Trump

Trump dijo en una publicación en las redes sociales el jueves por la noche que apoyaba la difusión de los documentos

La Oficina Federal de Investigaciones incautó registros clasificados, algunos marcados como ultrasecretos, en la casa de Mar-a-Lago del expresidente Donald Trump, según una copia de la orden judicial a la que tuvo acceso Bloomberg.

La lista de información incautada incluye documentos etiquetados como “Documentos varios clasificados/TS/SCI”, que se refiere a información compartimentada confidencial y ultrasecreta.

Esa es una etiqueta del Gobierno para el material recopilado a través de fuentes de inteligencia sensibles, métodos o procesos analíticos.

Entre los materiales que fueron retirados de la casa de Trump el lunes había 11 juegos de documentos clasificados incluidos en unas 20 cajas. Otros artículos enumerados incluyeron una nota escrita a mano, la concesión de clemencia ejecutiva para Roger Stone, fotos e información sobre el “presidente de Francia”. Los artículos fueron incautados durante la ejecución de una orden de allanamiento firmada por un juez de Florida.

Las órdenes de cateo fueron reportadas anteriormente por el Wall Street Journal, Fox News y Breitbart News, la organización fundada por el aliado de Trump Steve Bannon.

Los fiscales identificaron tres leyes penales federales bajo investigación: 18 USC 793, que forma parte de la Ley de Espionaje y tipifica como delito la eliminación o el uso indebido de información relacionada con la defensa nacional; 18 USC 2071, que tipifica como delito ocultar, dañar o destruir registros gubernamentales; y 18 USC 1519, que tipifica como delito falsificar, destruir o encubrir registros para obstruir o interferir con una investigación federal o “administración adecuada de cualquier asunto” bajo la jurisdicción de una agencia.

En un esfuerzo por calmar las protestas de los aliados de Trump sobre el registro del complejo de Florida, el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, le pidió el jueves a un juez que revelara la orden. Trump dijo en una publicación en las redes sociales el jueves por la noche que apoyaba la difusión de los documentos. El viernes, emitió un comunicado diciendo que la información era desclasificada.

“Número uno, todo fue desclasificado”, dijo Trump. “Número dos, no necesitaban “incautar” nada.

Podrían haberlo tenido en cualquier momento que quisieran sin jugar a la política e irrumpir en Mar-a-Lago.

Estaba en un almacenamiento seguro, con un candado adicional puesto según su solicitud”.

Algunos de los partidarios del expresidente han afirmado que tiene el poder de desclasificar documentos por su cuenta. Si bien un presidente puede solicitar o iniciar una desclasificación, la agencia de clasificación original “debe someterse a un proceso para completar la desclasificación”, dijo la exfiscal federal. Barbara McQuade.

La orden de allanamiento dice que el FBI buscó acceso a la “Oficina 45” (Trump es el presidente número 45), además de las salas de almacenamiento y otras áreas en las instalaciones utilizadas por Trump y su personal en las que se pueden almacenar cajas o documentos. No solicitaron acceso a las habitaciones privadas de los miembros del club de golf.

El portavoz de Trump, Taylor Budowich, dijo que los registros eran ordinarios o desclasificados. Un representante del Departamento de Justicia no respondió de inmediato a un mensaje en busca de comentarios.

“La Administración Biden está obviamente en control de daños después de su incursión fallida en la que confiscaron los libros ilustrados del presidente, una ‘nota escrita a mano’ y documentos desclasificados”, dijo Budowich en un comunicado. “Esta redada en la casa del presidente Trump no solo no tiene precedentes, sino que es innecesaria, y ahora están filtrando mentiras e insinuaciones para tratar de explicar el uso de armas del Gobierno contra su oponente político dominante”.

En un comunicado el viernes, Trump alegó que el expresidente Barack Obama tomó documentos clasificados pero la Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA, por sus siglas en inglés) lo negó.

“NARA asumió la custodia legal y física exclusiva de los registros presidenciales de Obama cuando el presidente Barack Obama dejó el cargo en 2017, de acuerdo con la Ley de Registros Presidenciales”, dijo la agencia en un comunicado.
“NARA trasladó aproximadamente 30 millones de páginas de registros no clasificados a una instalación de NARA en el área de Chicago, donde NARA los mantiene exclusimente.
Además, NARA mantiene los registros presidenciales clasificados de Obama en una instalación de NARA en el área de Washington, DC”.

 

La agencia dijo que, según el protocolo, el expresidente Obama no tiene control sobre dónde y cómo NARA almacena los registros presidenciales de su Administración.

Bloomberg