Nuevo escándalo :Santa Cruz: nombran miembro de la Corte a un amigo de Máximo Kirchner que nunca ejerció la abogacía

Es Fernando Basanta quien no reúne la condiciones que establece la constitución provincial. Se recibió a los 34 años y solo trabajó en la administración pública. Así los K se aseguran el control del máximo tribunal santacruceño.

Un nuevo escándalo sacude a la justicia de Santa Cruz: el nombramiento de un abogado, exfuncionario de Alicia Kirchner, amigo personal de Máximo y aportante de la campaña para la gobernadora en las elecciones de 2015 fue nombrado integrante del Tribunal Superior de Justicia sin reunir las condiciones para ello.

El nombramiento de Fernando Basanta provocó la reacción de la oposición que lo calificó de “ilegal” aunque la mayoría kirchnerista de la Legislatura hizo una “interpretación amplia de la Constitución” para lograr insertar en el máximo órgano judicial de la provincia a un militante oficialista.

“Se pisoteó nuestra Carta Magna”, dijo el diputado provincial radical Daniel Roquel ante la designación de Basanta quien fue ministro de Gobierno de Alicia y Fiscal de Instrucción hasta su designación en el tribunal de justicia. Roquel advirtió que esta se produjo con el solo objetivo de «garantizar impunidad y total parcialidad» para con el Gobierno «en todas las cuestiones judiciales». Y agregó: «Creen que vamos a bajar los brazos, pero no lo van a lograr. Esta aberración solo nos da más fuerzas para seguir luchando contra las injusticias y contra la ilegalidad de sus actos», sentenció.

La mayoría del Frente de Todos utilizó sus 16 votos para nombrar a Basanta como el quinto integrante del superior. Hubo 4 votos en contra y tres abstenciones de los legisladores de la UCR, Encuentro Ciudadano y Somos Energía para Renovar Santa Cruz. Las barras estuvieron colmadas por militantes de La Cámpora que acompañaron con cánticos y aplausos el momento de la votación. Tampoco faltaron los discursos “del odio” que los diputados oficialistas trataron de introducir aún en un contexto de una votación.

Fernando Basanta, micrófono en mano. Su nombramiento provocó un escándalo en Santa Cruz. /Nuevo Día Fernando Basanta, micrófono en mano. Su nombramiento provocó un escándalo en Santa Cruz. /Nuevo Día

Basanta es un abogado de 42 años que se recibió cuando tenía 34. El artículo 127 de la Constitución Provincial tiene como requisito para quienes pretendan integrar el superior contar en el ejercicio de la profesión de abogado durante al menos 6 años. Bastanta no los tenía porque además, nunca se matriculó en la provincia. Pero “en la interpretación amplia” que hizo el Frente de Todos se tomó en cuenta el tiempo que Basanta estuvo en la administración pública. El diputado Martín Chávez, del oficialismo citó inclusive jurisprudencia en casos similares.

Pese a las reacciones contrarias (incluso de un organismo de Derechos Humanos, una de las banderas del kirchnerismo) el abogado ligado estrechamente a Máximo Kirchner logró ser nombrado. Hay dos amparos presentados para anular su nombramiento.

El oficialista Chávez dijo que “la antigüedad del ejercicio profesional no es estrictamente en la actividad privada sino que puede computarse el ejercicio en la función pública del aspirante al cargo”. Desde la oposición se criticó duramente el doble discurso K: “Hablan del “partido judicial sólo cuando les conviene. Aquí está demostrado que les gusta y que está todo bien”, agregó Roquel.

Tampoco podía faltar de parte del oficialismo la mención a los “discurso del odio”. El diputado Chávez, un incondicional de Alicia dijo que “hay una utilización política de la mentira” y citó como uno de los responsables “a los medios de comunicación” y agregó que “esto tiene mucho que ver con los discursos del odio que han tomado tanta trascendencia en los gravísimos hechos que se han producido en el último tiempo en nuestro país y que hieren gravemente a nuestra democracia”.

Fernando Basanta fue nombrado y estalló la oposición. El diputado Roquel, uno de los más duros/Nuevo Día. Fernando Basanta fue nombrado y estalló la oposición. El diputado Roquel, uno de los más duros/Nuevo Día.

Por último el radical Roquel dijo que con la designación de Basanta “se intenta demostrar que el poder político gana siempre” y recordó las críticas al fiscal Diego Luciani (de la causa Vialidad) y sus fotos con Macri: “Ahora no les molesta que un aportante a las campañas de la gobernadora, afiliado K y ex ministro sea nombrado para “impartir” justicia. Pisotearon la constitución”. Atrás quedó la postulación de la doctora Graciela Ramos, con 20 años de actuación en la justicia y propuesta por la oposición.​