No se puede permitir que Taiwán se convierta en otra Ucrania

 

La semana pasada, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, visitó Taiwán. En reacción, China lanzó sus mayores ejercicios militares en la región y disparó múltiples misiles sobre la isla. Esta respuesta beligerante muestra por qué Pelosi tenía razón al visitarla. La tragedia que se desarrolla en Ucrania nos recuerda que el mundo libre no puede quedarse de brazos cruzados cuando un matón autoritario amenaza a un país vecino.

La visita del presidente de la Cámara de Representantes fue la de más alto perfil de un político estadounidense en dos décadas. Durante los años transcurridos, Taiwán se ha convertido en un faro de libertad en la región. Según el Índice de Derechos Políticos y Libertades Civiles de Freedom House, Taiwán ocupa el segundo lugar en Asia y el 16º en el mundo, junto con Alemania e Islandia. Fue uno de los pocos países en mejorar su puntuación durante la pandemia. La democracia se ha convertido en el núcleo de la identidad de Taiwán.

Lo contrario es cierto para China. En los últimos 25 años, las esperanzas de que una mayor cooperación económica con Occidente conduzca a la liberalización han sido aplastadas. Bajo el liderazgo de Xi Jinping, China se ha vuelto cada vez más represiva en el país y agresiva en el extranjero. Su actitud hacia la democracia fue clara en la violenta represión y el arresto de manifestantes en Hong Kong.

Un tanque oxidado frente a Taiwán
Los restos oxidados de un viejo tanque se ven en ou Cuo Sandy Beach en las islas Kinmen de Taiwán, que se encuentran a dos millas de la costa de China continental, el 11 de agosto de 2022.
SAM YEH/AFP VÍA GETTY IMAGES

Los objetivos de Xi para Taiwán se hacen eco de los del presidente ruso Vladimir Putin para Ucrania. Él lo ve como una parte esencial de la patria. Esta semana, el embajador chino en Francia dijo que los ciudadanos taiwaneses tendrían que ser «reeducados» si la isla se «reunificaba» con China. Esto no fue un desliz de la lengua. Mientras tanto, el primer libro blanco de China sobre Taiwán en 22 años eliminó la promesa de no desplegar soldados en Taiwán en caso de «reunificación».

No podemos tener dudas sobre las ambiciones de China para Taiwán. Durante años, los políticos, particularmente los de Europa, ignoraron deliberadamente las palabras de Putin sobre Ucrania. Ahora no podemos bloquear nuestros oídos cuando los funcionarios chinos hablan en Taiwán.

Algunos comentaristas han criticado el momento de la visita de Pelosi, diciendo que podría desestabilizar la región. Esto es completamente erróneo. Lo que está desestabilizando la región son las acciones de China en el Mar Meridional de China. Permitir que el Partido Comunista Chino dicte a los políticos estadounidenses de alto rango cuándo y dónde pueden visitar la región sería un gran error. Otros líderes de Estados Unidos, Europa y el mundo democrático deberían seguir el ejemplo de Pelosi y visitar Taiwán.

Las visitas son un símbolo importante de apoyo. Sin embargo, como los ucranianos aprendieron trágicamente, las palabras y los gestos agradables no son suficientes cuando vives en el vecindario de un matón autocrático. Es necesario actuar ahora para proteger el futuro democrático de Taiwán.

¿Xi Jinping invadirá Taiwán? No si él puede ayudarlo
Así es como enfrentar la creciente amenaza de China a Taiwán
La asombrosa glotonería de los gigantes
En primer lugar, los países deben intensificar la ayuda militar y la cooperación con Taiwán. Con una guerra en curso en Europa, esta tarea recaerá principalmente en los Estados Unidos y sus aliados en la región. Los comentarios claros del presidente Biden de que Estados Unidos defendería a Taiwán en caso de un ataque son importantes. Estados Unidos ya debería intensificar el suministro de armas defensivas y entrenamiento militar para Taiwán, para disuadir a China de cualquier intento de tomar la isla por la fuerza. Esto enviaría un fuerte mensaje de que las provocaciones de China contra Taiwán son contraproducentes.

En segundo lugar, todas las naciones democráticas deben fortalecer sus lazos económicos con Taiwán. Esto ya está sucediendo. La Unión Europea ha multiplicado por ocho el comercio con Taiwán en las últimas dos décadas. Esta asociación debe profundizarse, ya que las empresas europeas buscan diversificarse lejos de los proveedores en los estados autocráticos. Un acuerdo bilateral de inversión entre la UE y Taiwán sería un paso importante en este sentido.

Los lazos económicos más fuertes deberían ir de la mano con otros políticos más estrechos. Las naciones democráticas deben estar unidas cuando China amenaza a los países por mejorar los lazos con Taiwán, como lo hizo con Lituania.

Por último, los países democráticos deben dejar claro a China las consecuencias que seguirían a un ataque contra Taiwán. El mundo libre ha demostrado una unidad impresionante en respuesta a la guerra en Ucrania, con sanciones paralizantes acordadas en un tiempo récord. China debe entender que se enfrentaría a una respuesta igualmente unificada. Esto tendría un efecto aún mayor teniendo en cuenta la dependencia china de las exportaciones para impulsar su crecimiento. Dejar claras las consecuencias económicas ahora puede ser un importante elemento disuasorio contra cualquier ataque.

La visión de Xi Jinping de la reunificación con China no es compartida por la gran mayoría de los ciudadanos taiwaneses, que aprecian sus libertades democráticas y se oponen firmemente a las amenazas chinas de fuerza. El mundo libre no debe abandonarlos. Los políticos en los Estados Unidos y Europa no lograron disuadir un ataque a la democracia de Ucrania, no deben cometer el mismo error con Taiwán.

Anders Fogh Rasmussen fue Secretario General de la OTAN (2009-2014) y Primer Ministro danés (2001-2009). Hoy es CEO de la consultora Rasmussen Global y fundador de la Fundación Alianza de democracias.