Nicaragua: EMBESTIDA CONTRA LA IGLESIA Se cumplen tres semanas de la detención del obispo nicaragüense Rolando Álvare

Según han confirmado fuentes bajo condición de anonimato al diario ‘La Prensa’, el religioso se encuentra «bien física y espiritualmente», aunque si quiere comunicarse con alguien es necesario que haya un miembro de la Policía cerca.

Así, el obispo está «limitado totalmente». Pese a ello, Rolando Álvarez sí ha podido recibir al menos dos visitas del cardenal Leopoldo Brenes, quien es vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, Leonardo Brenes.

Álvarez, crítico del régimen de Daniel Ortega, ya denunció a principios de agosto que la Policía mantuvo sitiada la curia episcopal de Matagalpa, donde reside. Según un comunicado del régimen nicaragüense, el obispo incita a «ejecutar actos de odio contra la población con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua».

La dictadura ya impuso otro bloqueo al obispo Álvarez en mayo de 2021, cuando el prelado se refugió en una iglesia en Managua, que también fue sitiada por la Policía Nacional, según informó el diario local ‘Confidencial’.

Álvarez es una de las voces más críticas dentro de la Iglesia con el tirano Daniel Ortega. Recientemente denunció la injusticia del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor), al cerrar diez emisoras católicas de la Diócesis, argumentando que no tenían permiso para operar, cuando el mismo prelado lo había solicitado desde 2016.