Mauricio Macri confirmó que no participará de las elecciones presidenciales del año 2023

El ex presidente, Mauricio Macri, consideró que «es el momento de pelear por las ideas y los valores, no por la propia». Adelantó que, si se suspenden las PASO, «Juntos por el Cambio va a hacer su interna, con boleta única».
Mauricio Macri, ex presidente de la Nación y fundador de Juntos por el Cambio, reveló hoy que no participará en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de la alianza opositora aunque aseguró que «siempre voy a estar en la cancha, no voy a abandonar a la gente».
En declaraciones con la prensa, Macri arremetió contra la gestión actual y dijo que «hoy no gobierna nadie, ni Alberto Fernández, ni Cristina Kirchner, ni Sergio Massa. Solamente transcurre, generando parches».
Referente y fundador de la principal alianza opositora, sostuvo: «Juntos por el Cambio adquirió experiencia, tiene vitalidad y va a tener un mandato global, porque en 2015 había mucha negación de la realidad. Ahora todos tomamos consciencia de que esa joda de vivir de arriba tenía patas cortas y ahora hay que volver a trabajar».
A pesar de las diferentes especulaciones que lo ponían en carrera a la presidencia, Macri confirmó que no estará en las PASO como precandidato: «No me he anotado. Creo que es el momento de pelear por las ideas y los valores, no por la propia», detalló.
Más allá de esta decisión, aseveró: «Estoy en la cancha, siempre voy a estar en la cancha. No voy a abandonar a la gente. Siento que sembré, puse la semilla, pero ahora el árbol es de todos los argentinos».
Consultado sobre la posibilidad de que las PASO sean suspendidas, soltó: «Es cambiar las reglas en el medio del partido. No es serio. Eso es lo que nos condena. Igual, si las suspenden, Juntos por el Cambio va a hacer su interna, con boleta única. Los primeros que tenemos que dar el ejemplo de que tenemos que competir somos los de Juntos por el Cambio».
Continuando por esta línea, consideró que desde JxC deben «mostrar que el cambio va a ir en serio, con profundidad, con convicción», y agregó: «Se viene un cambio muy, pero muy profundo en la Argentina. El año que viene vamos a empezar una nueva era y necesitamos que los jóvenes nos acompañen, porque sino nada tiene sentido».
En cuanto a la situación actual que atraviesa el país, detalló: «No hay plan, no hay rumbo y eso generó una pérdida total de la confianza. Sin confianza el motor de la inversión que te lleva al empleo no se genera».
«Si a mí me dejaron el país en el tercer subsuelo, el año que viene lo van a dejar en el séptimo subsuelo: inflación de más del 100%, un gasto imposible, empresas públicas perdiendo fortunas, tarifas en el 15% de lo que valen. Todo patas para arriba de vuelta, como en 2015, pero peor», profundizó.
De todas formas, buscó bajar un mensaje de tranquilidad en el largo plazo ya que «los argentinos empezaron a ver con claridad». «No soy optimista sobre el presente, pero sí sobre el futuro, porque hay claridad. Lo que cambió somos los argentinos, que empezaron a ver con claridad que si no apostamos a la cultura del trabajo, una sociedad meritocrática, competir, que cada uno encuentre su lugar y sea protagonista, que pongamos al Estado en un lugar donde no nos sofoque».
Asimismo, pidió a la población «no creerle más a los vendedores de asado gratis y espejitos de colores, que se han robado el futuro con ideas que han fracaso en todas partes del mundo», y se refirió a la cantidad de planes sociales que hay en la actualidad, asegurando que para desarmar esa situación se necesita «capacitación y generación de empleo, que viene de la mano de la inversión y para eso tiene que haber confianza y ser previsibles».
Para cerrar, completó: «Pero nadie va a venir a invertir en un país donde Pablo Moyano hace lo que quiere, el sindicato de los neumáticos hace lo que quiere, en los puertos están pasando barbaridades, el de la lechería cierra plantas, el Pata Medina maneja la construcción de una ciudad como La Plata, donde hay mapuches que ni siquiera son mapuches y ni siquiera son pueblos originarios, porque son de Chile, y le queman la propiedad a la gente».