Malditos sean las personas que hacen esto o tan siquiera, lo llegan a pensar hacer!

Esta es Marzieh, una mujer increíblemente resistente que tuve el privilegio de conocer.
Capturé esta fotografía en Irán hace algún tiempo y hoy, con su consentimiento, he decidido compartirla.

 

Hace seis años, en Isfahán, Irán, Marzieh conducía cuando dos hombres en una motocicleta se acercaron a su coche.

 

Uno de ellos le arrojó ácido en la cara antes de huir.

 

A pesar de la vigilancia por vídeo en la calle, la policía nunca los detuvo.
Ese año se produjeron varios incidentes similares en Isfahán, dirigidos a mujeres que no seguían una vestimenta conservadora.

 

Algunos creen que estos ataques tenían como objetivo desalentar la vestimenta más liberal, posiblemente con la participación de las autoridades, aunque tanto las autoridades nacionales como las locales negaron cualquier complicidad.

 

Hoy, Marzieh está creando conciencia sobre estos ataques y abogando por la prohibición de la venta de ácido.
A pesar de llorar al recordar ese terrible día, compartió su historia y terminó con una sonrisa.

 

Era la sonrisa de una mujer resistente que encontró la fuerza para luchar por su causa todos los días, asegurándose de que otros no sufrieran el mismo destino.

 

Querida Marzieh, mujeres extraordinarias como tú inspiran mi proyecto.
Gracias por revelar la forma más pura de belleza.

 

Crédito: El Atlas de la Belleza

es_ESSpanish