La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) Asamblea denuncia atropellos a la libertad de prensa en Cuba, Venezuela y Nicaragua


Un hombre lee el diario El Nacional, en una calle de Caracas. (REUTERS/Marco Bello).
                                                     Un hombre lee el diario El Nacional, en una calle de Caracas. (REUTERS/Marco Bello).

 

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) finalizó el domingo en México su 79ª Asamblea General, con la advertencia de que varios gobiernos del continente están fallando en la promoción de una prensa libre, y que «los países más golpeados fueron otra vez las dictaduras de Nicaragua, Cuba y Venezuela».

En esas tres naciones continuaron los arrestos, secuestros y exilios, así como restricciones en el espacio digital, aseveró la SIP.

El debilitamiento de la democracia en América este año arrastró su sombra infaltable: la erosión de las libertades de expresión y de prensa. El inicio de nuevos gobiernos y varios procesos electorales en la región fallaron en promover los valores republicanos de una prensa libre.

 

A nivel general, el recrudecimiento de las dictaduras, el fortalecimiento de los autoritarismos, el crimen organizado y la debilidad económica fueron los factores que más afectaron las libertades de expresión y de prensa en la región.

 

Dos fueron los símbolos de esta situación durante la 79ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Ciudad de México.

 

Por un lado, el Índice Chapultepec de Libertad de Prensa y Expresión en las Américas cayó a su puntaje global más bajo registrado a la fecha. República Dominicana lideró el ranking, mientras que la tabla la cerraron, otra vez, Cuba, Venezuela y Nicaragua. Por primera vez figuraron cuatro países en la categoría «en alta restricción»: Bolivia, El Salvador, Guatemala y Honduras.

 

El segundo hecho significativo del encuentro fue que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y su gobierno en pleno, desairaron a la prensa del continente al no asistir a la inauguración de la asamblea, como es tradición de los presidentes de países anfitriones. La precandidata opositora a la presidencia de México, Xóchitl Gálvez, firmó la Declaración de Chapultepec.

 

Por primera vez en cuatro años, el promedio global de libertad de prensa en América Latina descendió a su

En el apartado de países con alta restricción, en Bolivia se vive la etapa más crítica de la libertad de prensa desde los años 1980. En este país, así como en El Salvador, Guatemala y Honduras, persisten los embates de sus presidentes y gobiernos contra el periodismo independiente, el acoso tributario, las sanciones económicas y judiciales, los daños materiales a las instalaciones de medios y amenazas a anunciantes. No faltaron iniciativas legislativas para «legalizar» la represión. Más de 100 asesinatos de periodistas permanecen impunes.

 

Siete países componen el grupo en restricción. Todo ellos –Perú, México, Ecuador, Colombia, Paraguay, Argentina y Brasil– sufren un incremento del crimen organizado, la delincuencia común y el narcotráfico, mafias que atacan a la prensa con cada vez mayor saña. Elecciones y nuevos gobiernos han ido y venido en cuatro de estos países este año; sin embargo, el trabajo de la prensa se ha vuelto incluso más riesgoso.

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador continúa con su discurso hostil contra la prensa; el candidato argentino Javier Milei protagonizó más de una veintena de ataques verbales contra periodistas; en Colombia Gustavo Petro tilda a la prensa de mentirosa, y en el Perú el gobierno de Dina Boluarte intentó, sin éxito, crear el delito de instigación de disturbios contra quienes –incluyendo comunicadores– informaran sobre protestas que terminaran en violencia.

 

Mientras México continúa siendo el país más violento de la región para el ejercicio de la prensa, desde este año Perú carece de instituciones públicas comprometidas con las libertades de expresión y de prensa, tras la intervención del Congreso.

 

Y en todos, la publicidad oficial se maneja con opacidad y existen restricciones para el acceso a la información pública.

 

Entre los países de la categoría «baja restricción», se observa en Panamá, Jamaica, Guyana y Surinam, así como en Puerto Rico, que la principal traba al periodismo provino de la obstrucción en la entrega de información pública. También hubo intimidación.
En Costa Rica, un fallo de la Corte Constitucional permite ahora enfrentar la estigmatización de periodistas desde el poder, tras un agravio del presidente Rodrigo Chaves.

 

En EEUU se arrestó a tres periodistas. Se allanó un medio de comunicación y continuaron demandas por difamación. Continúa la persecución contra Julián Assange, fundador de WikiLeaks, una afrenta contra la libertad de expresión.

 

En Canadá, el gobierno aprobó una ley que permite negociaciones colectivas entre plataformas digitales y medios de comunicación como compensación por el uso de su contenido informativo.
En represalia, Meta bloqueó el acceso a noticias en Canadá y Google amenazó con acciones similares.

 

En el proceso constituyente chileno se acordaron garantías para la libertad de expresión y la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley para la protección y seguridad de periodistas.
En Uruguay el Senado busca ofrecer incentivos fiscales a medios impresos.

 

República Dominicana es este año el único país donde impera la libertad de expresión.
No registró casos graves contra periodistas.

 

El presidente dominicano Luis Abinader hace comparecencias públicas continuas para rendir cuentas frente a la prensa.
es_ESSpanish