LA AMNESIA DE GABRIEL BORIC Y DE CHILE

¿A esa gente del gobierno de Gabriel Boric no le dará pena deportar casi que como apestados a un gentío de venezolanos que entraron a su país a pie y dando tumbos?
¿Cuál delito le imputarán a esas pobres mujeres y esos niños que atravesaron Los Andes, huyendo del hambre, la falta de trabajo y de futuro en la Venezuela secuestrada por las pandillas del siglo XXI?
¡Que nos cuenten!
¿Serán acaso los mismos delitos que cometieron tantos y tantísimos hombres, mujeres y niños que corrieron despavoridos a Venezuela después del golpe de estado de Pinochet y de los experimentos mata-gente de Emil Freedman y sus Chicago Boys, que practicaron en el Chile de los años 70?
Esos, justamente, que entre intento e intento, sumado a las más fieras persecuciones políticas de la dictadura, por poco acaban con Chile y con los chilenos que con tan mala fortuna nacieron sin tener fortuna. ¡No, me friegues!
En La Moneda y el Palacio de Miraflores publican, como si se tratara de un-Miss Venezuela, el arribo del último avión de los más recientes deportados. ¡Anverso y reverso de la misma maldad! Para eso sí que son buenos.
Para capturar, embalar como momias y mandar para-Venezuela a todos los venezolanos que allá no quieran. Pero para darle protección, para atender las advertencias que hizo sobre su seguridad el teniente bla bla bla. Para eso sí que no saben.
Para dejar secuestrar, torturar y asesinar a un disidente de la Venezuela en resistencia y para quedarse con nuestros médicos formados en nuestro país, para eso son bien buenos y cómo aprovecharon el talento sin par de un-Andrés Bello.
Ahora se les ocurre la brillante idea de sospechar de un posible comando del chavismo junto con el Tren de Aragua, que vienen siendo la misma cosa, quien acabó con la vida de un valiente.
Un hombre que debió recibir protección del estado chileno. Como tantos, tantísimos chilenos, que la Venezuela de los 70 y los 80 dio a un-Chile hoy amnésico.

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

es_ESSpanish