La zarpada del ARA Almirante Irizar es el inicio formal de una operación logística y relevo de dotaciones de bases antárticas que se repite cada año desde 1904.
En esta oportunidad el plan de la Campaña Antártica de Verano 2023/24 tiene un objetivo estratégico trascendente: continuar con la renovación y puesta en servicio de la base Petrel.
Es un hito de proyección soberana desde un punto geográfico que por el clima más benigno permite operación multimodal casi todo el año.
Tras 40 años de inactividad -por un incendio- esa instalación que operaba la Aviación Naval es desde 2015 una base conjunta permanente bajo gestión rotativa entre las tres fuerzas.
Con la pista ampliada, un muelle a construir y pronto estreno de casa modular, la base Petrel se posiciona como nueva «puerta de entrada» del país a la Antártida, centro logístico y de conectividad con el sistema de bases nacionales.

 

El hangar puede albergar helicópteros pesados todo el año. 
En anteriores campañas se trabajó en la recuperación de las pistas y hangar de la base y ahora el Irizar traslada 190 toneladas de estructuras, 30 toneladas de columnas y 54 toneladas de aislación para la construcción de la nueva casa.
Destrabada la cuestión de la provisión de 180 mil raciones que no fue por diferencias en los precios con el proveedor (Grupo L) sino porque Defensa demoró el pago de la orden de compra emitida el 28 de noviembre pasado, el Irizar completó víveres frizados y refrigerados que se agregaron a los que traslada el Aviso ARA Bahía Agradable.
Este buque auxiliar se encuentra hoy en la Isla de los Estados, Puerto Parry, desembarcando material para un nuevo laboratorio científico.
La campaña antártica es responsabilidad política de Cancillería (secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur (a cargo de Paola Di Chiaro) y Defensa (secretaría Logística a cargo de Ricardo González, Comando Operacional y Comando Conjunto Antártico) ambos ministerios deben ocuparse de reabastecer la totalidad de las bases antárticas, relevar dotaciones y cumplir programas de ciencia.

 

En tres etapas, con el rompehielos ARA Almirante Irizar, el buque transporte ARA Canal Beagle, el aviso ARA Bahía Agradable, un avión Hércules C-130 y dos helicópteros Bell 212 desplegados en Marambio se planificó el reaprovisionamiento y relevo de las dotaciones de las bases: siete permanentes (Esperanza, Marambio, San Martín, Orcadas, Carlini, Belgrano II y la remozada Petrel); y seis transitorias, se abren durante el período estival (Matienzo, Brown, Decepción, Primavera, Cámara y Melchior).