Francisco Barboza, fiscal general de Colombia, enfatizó la necesidad de que el mandatario Gustavo Petro revele en detalle sus actividades delictivas en el M-19

COLOMBIA
BOGOTÁ.- Las recientes declaraciones del fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa, instando al presidente Gustavo Petro a esclarecer su pasado guerrillero en el M-19, desataron un intenso debate sobre la amnistía y la transparencia en la historia política del mandatario.

 

Barbosa, quien está a punto de dejar su cargo como fiscal, enfatizó la necesidad de que Petro revele en detalle sus actividades delictivas durante su participación en el M-19, así como las posibles víctimas y su papel específico en la organización guerrillera.

Las críticas del fiscal no solo se centran en la historia pasada de Petro, sino también en la eficacia de la amnistía otorgada a los miembros desmovilizados del M-19 en 1990.
Barbosa argumenta que dicha amnistía no ha logrado proporcionar una imagen clara de las acciones del grupo armado, ni garantizar la no repetición ni ofrecer una reparación integral a las víctimas.

 

El debate se extiende al ámbito de la ética política, ya que Barbosa cuestiona la percepción pública creada por Petro, quien ha sido criticado por hablar «casi con admiración» sobre miembros del M-19 involucrados en la toma del Palacio de Justicia en 1985, y ha nombrado en altos cargos a exterroristas.

 

La solicitud del fiscal Barboza, no solo poniendo el foco en el pasado de Petro, sino también planteando interrogantes sobre la eficacia de mecanismos de reconciliación y la transparencia en la política colombiana.
es_ESSpanish