El comunicador Santiago Cúneo presentó finalmente una denuncia formal contra el presidente Javier Milei, luego de meses en los que advirtió que tenía información sensible que podía afectar al mandatario.
En los medios aparecieron distintas versiones sobre la presentación judicial -e incluso algunos publicaron que hubo más de una- pero el texto es claro y, si bien siembra algunos interrogantes, hace foco en varias manifestaciones públicas del líder de La Libertad Avanza.
Cúneo le envió una copia de la denuncia a Conclusión, texto en el que deja asentado que dicha presentación se efectuó «en tenor de los hechos que damnificaron a casi todos los habitantes del suelo argentino».
En relación a los hechos denunciados cabe destacar que circuló mucha información falsa.
El comunicador le adjudica al presidente el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público -contemplado en el artículo 248 del Código Penal- a raíz del desarrollo de un plan que -según entiende el denunciante- es desplegado con la intención de dañar intencionalmente a la población.

Artículo 248 del Código Penal.

«Desde su asunción en el cargo, los problemas de la Argentina se han acentuado, bajo la promesa falsa de tratarse de un sacrificio necesario para obtener un bienestar en el futuro.
La presente denuncia no es simbólica ni abstracta

 

Tampoco se pretende un análisis de oportunidad, mérito y conveniencia, por definición ajeno a la actividad judicial.
Sin perjuicio de ello, las últimas declaraciones del presidente demuestran que el deterioro social, económico, institucional, político y ético que estamos sufriendo no tiene por causas la inexperiencia e incapacidad del imputado, sino que se trata de una política deliberada», indicó Cúneo en la presentación.
«Nada de esto fue un error -continuó-.
Se trata de un programa de miseria planificada, minuciosamente orquestado, con la finalidad de llevar a la Nación al desmembramiento y a la ciudadanía a una virtual esclavitud.
Esto queda en evidencia por las recientes declaraciones del presidente, se trata de un Jefe de Estado que promueve la destrucción del Estado, cuya conducción se le ha confiado mediante el voto popular».
Como pruebas de este accionar, el comunicador y ex precandidato a presidente incluyó en la denuncia las recientes manifestaciones públicas del actual mandatario, en las que manifestó ser «el topo dentro del Estado, que lo destruye desde adentro», entre otras expresiones del mismo tenor (incluidas en un breve listado de cuatro enlaces).
«Sadomasoquismo»
Según Cúneo, las medidas implementadas desde la asunción del nuevo Gobierno responden al goce que -sostiene- Javier Milei siente al efectuarle daño a otros, algo que incluso lo traslada a la esfera más íntima.
En la presentación, el comunicador siembra expectativas en torno a este último punto, ya que afirma que cuando lo llamen a ratificar la denuncia se referirá «a ciertas conductas del imputado que no pueden menos que ser calificadas de una verdadera enfermedad mental, relacionada con el placer de ver sufrir a otros».
«Me refiero a que tengo manera de demostrar que se inclina por el fetiche sadomasoquista en materia sexual, lo cual se proyecta al resto de sus interacciones sociales, y ahora vemos que también al ejercicio de la función pública», aseveró.
En esta línea, Cúneo también solicita que se le realice al presidente una pericia psicológica a los fines de «evaluar la posibilidad de que el imputado no comprenda la criminalidad de sus actos por insuficiencia en sus facultades mentales o alteraciones morbosas de las mismas».
«Solicito se me cite a ratificar la presente denuncia, oportunidad en la que ampliaré mis dichos y ofreceré más pruebas», concluye el escrito impulsado por Santiago Cúneo.