Quiénes son los empresarios que ovacionaron a Massa en Mar del Plata

El pasado jueves 2 de noviembre por la noche, en Mar del Plata, el ministro de Economía y candidato presidencial por el oficialismo, Sergio Massa, quien había arribado a la ciudad para inaugurar el Festival de Cine, fue agasajado con una cena en el Hermitage Hotel.

Al encuentro asistieron más de 400 personas, entre ellos, dirigentes políticos, sindicales, empresarios y hasta representantes de la Iglesia. Cuando hizo su ingreso el candidato, fue recibido con una ovación y fuertes aplausos.

¿A quién aplaudían?, ¿Al hombre que en un año de gestión en Economía duplicó la inflación, llevándola al 150% anual?; ¿O al que generó 2 millones más de pobres y usó dineros públicos, unas billonadas, para hacer campaña?

Parece raro que aplaudieran aquello, pero todo es posible. Aunque lo más probable, en verdad, es que hayan aplaudido al dirigente que, en caso de ser Presidente, les pueda garantizar la supervivencia del actual esquema de poder.

No porque el otro candidato, su contrincante Javier Milei, no lo garantice. Pero con Sergio Massa no hay ningún tipo de dudas, al tratarse el tigrense de un producto genuino de un sistema que ha echado raíces muy profundas en la Argentina.

Allí estuvieron, entre otros, Sandra Cipolla (Astilleros SPI, de Horacio Tettamanti, ex funcionario k); los empresarios pesqueros Antonio Solimeno (Grupo Solimeno) y José Moscuzza; Martín y Germán Cabrales; Patricio Gerbi (Coarco, involucrado en la causa de los cuadernos); el arquitecto Jerónimo Mariani; y el empresario del entretenimiento Pablo Baldini.

También dijeron presente el rector de FASTA ((Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino), Juan Carlos Mena, el ex sacerdote de Batán y actual de la Iglesia Don Bosco, Raúl Escudé; Sebastián Larrea (Hawk Group); Luis Terry (Norgreen), y varios dirigentes locales del kirchnerismo y por supuesto, distintos sindicalistas. En horas recientes, la CGT de Mar del Plata expresó su rotundo apoyo a Massa con una consigna repetida: «El destino de la patria está en juego», afirmaron.

El más estrecho colaborador del ex intendente de Tigre en Mar del Plata es, a todas luces, el secretario de Economía del Conocimiento de la Nación, Juan Manuel Cheppi.

Hijo del ex embajador en Venezuela Carlos Cheppi, suena como posible precandidato a intendente local en 2027. Además, se lo vincula directamente con el portal de noticias local 0223, muy leído en la ciudad. Juan Manuel siempre está presente en todos los actos de Massa en Mar del Plata.

Otros hombres importantes en la estructura política local del ministro de Economía son el empresario teatral Javier Faroni, y el dirigente político Ariel Ciano, actual Director de Aerolíneas Argentinas, hijo de un reconocido periodista de la ciudad. «Massa está pendiente de las necesidades de los marplatenses», dijo Ciano hace pocas horas.

Pero, a no dudarlo, el hombre fuerte del candidato en el distrito es el español Florencio Aldrey Iglesias , siempre dispuesto a “colaborar” con el poder de turno. De él nace todo.

Amo y Señor de Mar del Plata, Iglesias posee los diarios La Capital, El Atlántico, La Voz de Tandil y La Prensa, las dos principales radios de la ciudad, una empresa de cable, los hoteles Hermitage y Provincial, además de explotar diversas Unidades Turísticas Fiscales. A partir de este “imperio”, construyó un enorme poder al que somete a la inmensa mayoría de los dirigentes políticos locales. Y también a algunos gobernadores bonaerenses.

En el Hotel Hermitage se llevó a cabo el agasajo a Massa de los últimos días. Vale la pena recordar algunos episodios.

El 18 de junio de 2008, el entonces gobernador bonaerense Daniel Scioli, su ahijado político, le cedió, de manera directa y escandalosa, a través de su empresa Hotelera del Mar S.A., la concesión por 30 años para la explotación del NH Gran Hotel Provincial y del Casino de dicho establecimiento, eximiéndolo del pago de IIBB desde su reinauguración.

El proceso licitatorio duro apenas dos meses, y la fecha del contrato social de dicha firma es del 5 de mayo de 2008, es decir, apenas 45 días antes del “obsequio” de Scioli. Pero eso recién fue el comienzo: mediante el decreto 2849, y a escasos días de dejar el poder, el ex Intendente Gustavo Pulti prorrogó la exención por 10 años del pago de las tasas municipales. Hotelera del Mar tampoco las abonaba desde 2008.

Pulti se alió en las últimas elecciones con la titular de ANSES, Fernanda Raverta, y fue electo diputado provincial por Unión por la Patria.

En el año 2010, Aldrey, asociado a Néstor Otero, dueño de la terminal de micros de Mar del Plata, vinculado a Ricardo Jaime e involucrado en la causa de los cuadernos k, fue protagonista de una polémica adjudicación, otra vez con la ayuda de Scioli y el por entonces Intendente Pulti, que se hizo por la explotación comercial de la Terminal Sur, donde se levantó el shopping más grande la ciudad.

A través de la firma Emprendimientos Terminal SA, donde figura un familiar del español, se impuso a una iniciativa presentada por el prestigioso arquitecto ya fallecido César Pelli. El centro comercial lleva por nombre “Shopping Aldrey”.

La obra quedó en manos del reconocido estudio de arquitectura local de Jerónimo Mariani, también presente en el evento en el Hermitage con el ministro candidato.

El proyecto desechado de César Pelli, con el grupo Roig Corporativo, competía con el del estudio local, apadrinado por Aldrey Iglesias, muy vinculado a Mariani.

El entonces intendente Gustavo Pulti, hoy aliado a Massa, adjudicó la obra a Emprendimientos Terminal S.A. porque la Procuraduría Municipal “según las normas vigentes que regulan los procesos de iniciativas privadas, concluyó que el primer presentador tenía que tener el carácter de iniciador”.

Las propuestas se hicieron el mismo día y la del grupo Roig había llegado a la comuna apenas cuatro horas más tarde que la del grupo local.

Siguen los vínculos.

La construcción del centro cultural del shopping estuvo a cargo de Coarco, empresa propiedad de Patricio Gerbi, otros de los asistentes a la cena con Sergio Massa y “arrepentido” en la causa de los cuadernos.

La firma constructora, muy reconocida en la ciudad, estuvo implicada en Mar del Plata en obras polémicas. La más conocida quizá sea la frustrada Terminal de Cruceros, que tuvo un costo de 7 millones de dólares y nunca se utilizó para esos fines.

Sobre Patricio Gerbi pesaban dos acusaciones en torno al expediente de los cuadernos de la corrupción. Por un lado, estaba sospechado de haber pagado coimas a partir de la asignación de obra pública nacional, apuntado por el propio Carlos Wagner, ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, y, por otro, se lo apuntaba por haber también realizado pagos de sobornos en el marco de la concesión del Corredor Vial Nº1 que explotaba Coarco junto a otra firma.

En la cena con Massa también estuvo Sandra Cipolla, presidente del Astillero Servicios Portuarios Integrales (SPI).

La firma fue fundada y es propiedad del ingeniero naval Horacio Tettamanti, ex asesor de Oscar Parrilli. Primo del vicecanciller Pablo Tettamanti, Horacio también fue funcionario de Cristina Kirchner, asumiendo como Subsecretario de Puertos el 12 de julio de 2012.

Durante su paso por la función pública, el astillero SPI se vio beneficiado con varios contratos de reparación de naves de la Armada, y con el siempre controvertido dragado del puerto marplatense, que mereció varios informes por parte de este medio.

En 2013, la empresa de su propiedad resultó adjudicataria de la licitación 65/13 convocada por la Armada para proveer de software de navegación a la Escuela Nacional de Náutica. Si bien Tettamanti renunció a la presidencia de la firma el 31 de mayo de 2012, designó a su esposa, Adriana Lidia Grande, como directora suplente de la sociedad Servicios Portuarios Integrados.

También en un trámite sumarísimo, teniendo en cuenta los tiempos administrativos del Estado, en marzo de 2020 (a sólo 3 meses de la asunción de Fernández – Fernández) SPI se quedó con el contrato de reparación de la Fragata Libertad.

La pesca tampoco podía faltar en el agasajo a Massa, a través de dos de los principales empresarios del sector del país: Antonio Solimeno y José Moscuzza, verdaderos “pulpos” de la actividad.

De acuerdo al dr. César Lerena, experto en pesca y Atlántico Sur, “pese a que los recursos son propiedad del Estado nacional y provincial, no es el gobierno el que administra el recurso en la ZEE (Zona Económica Exclusiva) y mucho menos fuera de ella, ya que ha concesionado la explotación a los empresarios”. Y agrega: Sólo 10 empresas sobre un total de 250 concentran más del 50% de la facturación de exportación”. 

Tres de esas 10 empresas son Solimeno, Moscuzza y Valastro.

En un informe de la Auditoría General de la Nación (AGN), correspondiente al período auditado desde el 20 de enero de 2012 hasta el 30 de diciembre de 2014, las conclusiones fueron alarmantes.

Afirmaba, por ejemplo, que la normativa dictada por el organismo auditado es dispersa por no existir un cuerpo ordenado, generando contradicciones, y vacíos legales”, agregando que “la documentación contenida en los expedientes analizados es incompleta respecto a la existente en la base de datos utilizada por la Dirección de Registro de Pesca”. 

Y remataba: “Las balanzas utilizadas por la Subsecretaría de Pesca en dicho puerto durante la fiscalización de las descargas pertenecen a las empresas armadoras y no son sujetas a ningún procedimiento de control”. 

Entre el 1 de junio de 2015 y el 31 de mayo de 2016, la AGN realizó uja nueva auditoría sobre el sector, cuyo trabajo de campo abarcó desde agosto de 2016 hasta febrero de 2017. El informe señala gravísimas deficiencias. Las mayores irregularidades, llamados por el auditor “procesos críticos”, se dieron en dos puntos: el ingreso de datos de las Actas de Desembarco, y en el control y monitoreo de los buques.

En otras palabras, se sospecha de una fuerte evasión y una sub declaración de pesca.

El pasado jueves 2, con una sonrisa en su rostro, Sergio Massa dijo, entre varias cosas, que la del 19 “no es una elección más”, ya que “los daños que se producen cuando se entra en procesos como el de Martínez de Hoz llevan muchos años. ¿Cuánto le costó a esta ciudad reconstruir la industria textil? ¿Cuántos años tuvieron que ver a Mar del Plata liderando la tabla del desempleo?”, preguntó.

Mientras todos los invitados aplaudían a rabiar. Pero no cabe duda: si Milei es electo Presidente, estarán en primera fila ovacionándolo.

pablo@elobservadoronline.com.ar  @PortaluppiPablo

en_USEnglish