Perú. Licencia para matar: El gobierno golpista de Perú autorizó el uso de armas de fuego contra manifestantes.

 

 

Dina Boluarte y el ministro de Defensa Jorge Chávez actualizaron el reglamento interno de las Fuerzas Armadas. Al ya reaccionario reglamento, aprobado anteriormente por Pedro Castillo, le incorporaron el aval para la utilización de armas de fuego dirigidas al cuerpo de los manifestantes.

Tras más de dos meses de levantamiento popular, miles de heridos y más de 60 asesinados por el Estado, el gobierno golpista da un nuevo mensaje para justificar la represión. El nuevo Reglamento de Uso de la Fuerza establece que, “de incrementar el nivel de resistencia del intervenido, se procederá al uso del arma de fuego en la zona del cuerpo”. En comparación con el reglamento anterior, de Pedro Castillo, se retira la precisión de que los efectivos puedan impactar únicamente los “miembros inferiores y superiores” (brazos y piernas).

Está claro que estos reglamentos no son más que una fachada que criminaliza a los manifestantes y cubre legalmente al aparato represivo del Estado, cuyo rol social es sostener la dominación de clase y la opresión a los pueblos originarios, defendiendo un régimen social que se basa en el racismo y empuja a millones a la miseria, la precarización y el hambre, mientras un puñado de empresarios amasan fortunas.

Pero lo importante es el mensaje. Dina Boluarte está intentando estabilizar su gobierno golpista, declarando que “no es de transición”, intentando aislar las protestas del interior y “normalizar Lima”. Al mismo tiempo, con este nuevo reglamento continúa su mensaje represivo contra los miles de campesinos, pobladores originarios y trabajadores que sostienen los cortes de ruta y preparan el regreso a la capital tras los días de carnaval.

Como se viene denunciando, las violaciones a los Derechos Humanos en nuestro país son sistemáticas. Tiene responsables materiales en las fuerzas armadas y la PNP, y responsables políticos. Comenzando por Dina Boluarte, quien ahora realiza esta modificación en el reglamento interno para cubrir de legalidad las masacres y la represión brutal, cuyos capítulos más crudos comienzan a salir a la luz en Perú y a nivel internacional, a pesar de los intentos del régimen por encubrirlos.

Este discurso represivo tiene réplica en la derecha, que también busca darle vía libre a los asesinos de quienes se manifiestan por sus derechos. Al estilo fujimorista, la bancada de Avanza País le propuso hace días a Dina Boluarte una “amnistía” para policías y fuerzas armadas por su “defensa a la democracia”. De esta forma reconocen, implícitamente y por la fuerza de los hechos, que policías y fuerzas armadas son responsables de crímenes atroces. El régimen político quiere preparar el terreno para su impunidad.

Resumen Latinoamericano, 22 de febrero de 2023.

en_USEnglish