Ecuador: Hombres armados irrumpen en un estudio de televisión de durante una transmisión en vivo.

Más de una docena de hombres enmascarados irrumpieron en el plató de un canal de televisión pública de Ecuador, agitando armas y gritando durante una transmisión en vivo.
GUAYAQUIL, Ecuador (AP) — Hombres enmascarados irrumpieron el martes en el set de un canal de televisión pública en Ecuador agitando armas y explosivos durante una transmisión en vivo, y el presidente emitió un decreto declarando que el país plagado de violencia había entrado en un “conflicto armado interno”. .”

 

Los hombres armados con pistolas y lo que parecían cartuchos de dinamita ingresaron al plató de la cadena TC Televisión en la ciudad portuaria de Guayaquil durante un noticiero que se transmitía en vivo en miles de hogares de todo el país y gritaron que tenían bombas. Se escucharon ruidos similares a disparos.
Nadie murió en el ataque y las autoridades dijeron más tarde que todos los intrusos enmascarados habían sido arrestados, 13 en total, y serían acusados ​​de terrorismo.

 

Las autoridades no han dicho quién estuvo detrás de la ocupación de la estación de televisión, ni de una serie de otros ataques que han sacudido al país sudamericano recientemente, pero siguen las aparentes fugas de prisión de dos líderes de las bandas de narcotraficantes más poderosas de Ecuador.
Alina Manrique, jefa de noticias de TC Televisión, dijo que estaba en la sala de control de TC Televisión, frente al estudio, cuando los enmascarados irrumpieron en el edificio. Uno de ellos le apuntó con un arma a la cabeza y le dijo que se tirara al suelo, dijo Manrique

 

El incidente fue transmitido en vivo, aunque la señal de la estación se cortó después de unos 15 minutos. Manrique dijo que algunos de los agresores salieron corriendo del estudio y trataron de esconderse cuando se dieron cuenta de que estaban rodeados por la policía.

 

«Todavía estoy en shock», dijo Manrique a The Associated Press en una entrevista telefónica. «Todo se ha derrumbado… Todo lo que sé es que es hora de dejar este país e irnos muy lejos».

 

Ecuador se ha visto sacudido por una serie de ataques, incluidos los secuestros de varios agentes de policía, a raíz de la aparente fuga de prisión de un notorio líder de una pandilla durante el fin de semana. 
El presidente Daniel Noboa declaró el lunes estado de emergencia nacional, una medida que permite a las autoridades suspender los derechos de las personas y movilizar al ejército en lugares como prisiones.

 

Poco después de que los hombres armados irrumpieran en la estación de televisión, Noboa emitió otro decreto designando a 20 bandas de narcotraficantes que operaban en el país como grupos terroristas y autorizando al ejército de Ecuador a “neutralizarlos” dentro de los límites del derecho internacional humanitario. También dijo que el país había entrado en un conflicto armado interno.

 

La Fiscalía General de Ecuador dijo que las 13 personas arrestadas serán acusadas de terrorismo. Tuiteó que presentará los cargos en las próximas horas. La ley ecuatoriana establece una pena de hasta 13 años de prisión para cualquier persona condenada por terrorismo.

 

El gobierno no ha dicho cuántos ataques han ocurrido desde que las autoridades anunciaron que el líder de la pandilla Los Choneros, Adolfo Macías, alias “Fito”, fue descubierto desaparecido de su celda en una prisión de baja seguridad el domingo. Ese día estaba previsto que fuera trasladado a un centro de máxima seguridad.

 

El martes, funcionarios ecuatorianos anunciaron que otro líder de una pandilla, Fabricio Colón Pico, del grupo Los Lobos, se había escapado de una prisión en la ciudad de Riobamba. Colón Pico fue capturado el viernes como parte de una investigación por secuestro y también ha sido acusado de intentar asesinar a uno de los principales fiscales del país.

 

Otros ataques incluyeron una explosión cerca de la casa del presidente de la Corte Nacional de Justicia y el secuestro de cuatro policías el lunes por la noche. La policía dijo que un oficial fue secuestrado en la capital, Quito, y tres en la ciudad de Quevedo.

 

Will Freeman, analista político del Consejo de Relaciones Exteriores, dijo que si bien las pandillas en Ecuador han asesinado previamente a un candidato presidencial y detonado coches bomba frente a edificios gubernamentales, los acontecimientos del martes marcaron un nuevo pico de violencia en el país.

 

«Este es un punto de inflexión», dijo Freeman. “Dependiendo de cómo responda el gobierno, sentará el precedente para que este tipo de incidentes continúen, o utilizará esto como catalizador y realizará algunas reformas estructurales muy necesarias para que el Estado pueda comenzar a ganar su guerra contra el crimen”.

 

Ubicado en la costa del Pacífico de América del Sur, entre Perú y Colombia, los mayores productores de cocaína del mundo, Ecuador se ha convertido en los últimos años en un punto de tránsito clave para la droga. 
Gran parte de la violencia que sufre el país se produce cuando las bandas de narcotraficantes luchan entre sí y contra el gobierno por el control de los puertos y las rutas de contrabando.

 

Freeman dijo que el gobierno de Ecuador tendrá que encontrar formas de controlar las prisiones, desde donde los líderes de las pandillas continúan dirigiendo sus operaciones y podría tener que considerar la extradición de algunos de los principales líderes criminales a Estados Unidos. 
La nación de 20 millones de habitantes también podría tener que hacer reformas judiciales para dar a los jueces mayor seguridad y permitirles dictaminar de forma anónima sobre casos que involucran a las bandas de narcotraficantes.

 

«Si estos tipos pueden asaltar una estación de televisión o matar a un candidato presidencial, usted, como juez, no se enfrentará a ellos a menos que realmente tenga sólidas garantías de su seguridad», dijo Freeman.

 

Los Choneros es una de las pandillas ecuatorianas que las autoridades consideran responsables del aumento de la violencia , en gran parte ligada al narcotráfico, que alcanzó un nuevo nivel el año pasado con el asesinato del candidato presidencial Fernando Villavicencio. La pandilla tiene vínculos con el cartel mexicano de Sinaloa, según las autoridades.

 

Se desconoce el paradero de Macías. Los fiscales abrieron una investigación y acusaron a dos guardias en relación con su presunta fuga, pero ni la policía, el sistema penitenciario ni el gobierno federal confirmaron si el prisionero huyó de la instalación o podría estar escondido en ella.

 

En febrero de 2013 escapó de una instalación de máxima seguridad pero fue recapturado semanas después.
Noboa dijo en un mensaje en Instagram que no pararía hasta “devolver la paz a todos los ecuatorianos” y que su gobierno había decidido enfrentar el crimen. La ola de ataques comenzó pocas horas después del anuncio de Noboa.

 

Los estados de emergencia fueron ampliamente utilizados por el antecesor de Noboa, Guillermo Lasso , como forma de enfrentar la ola de violencia que ha afectado al país.

 

Macías, quien fue condenado por narcotráfico, asesinato y crimen organizado, cumplía una condena de 36 años en el penal La Regional, en el puerto de Guayaquil.

 

Los Choneros y otros grupos similares vinculados a los cárteles mexicanos y colombianos se pelean por las rutas del narcotráfico y el control del territorio, incluso desde los centros de detención, donde más de 450 reclusos han muerto desde 2021, según las autoridades.

en_USEnglish