Bob Menéndez marginado de una sesión clasificada sobre Israel tras sospecha de ser agente extranjero.

Las primeras repercusiones en la carrera del legislador de New Jersey han comenzado surgir después de que fuera señalado por presuntamente haber filtrado información a Egipto.
Documentos judiciales señalan que Bob Menéndez utilizó su influencia en el Senado para presuntamente beneficiar a varios empresarios tras tener acceso a información privilegiada.
Derivado de las acusaciones que lo señalan como presunto agente extranjero no registrado del gobierno egipcio, Bob Menéndez, expresidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y todavía congresista, no podrá estar presente en una sesión clasificada sobre Israel.

 

La semana pasada, Damian Williams, fiscal federal de New Jersey, presentó un nuevo cargo al expediente del demócrata quien, junto con su esposa, Nadine Arslanian, presuntamente conspiraron para actuar como agentes de Egipto mientras él presidía el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

 

Al respecto, el político de 69 años descartó haber traicionado a la nación filtrando información.
“A lo largo de mi vida he sido leal a un solo país: los Estados Unidos de América, la tierra que mi familia eligió para vivir en democracia y libertad”, enfatizó.

 

No obstante, el senador ha comenzado a ser relegado de algunas actividades como es el caso de la sesión que se llevará a cabo este miércoles.

 

Con el objetivo de no generar mayor polémica, Chuck Schumer, líder de la mayoría del Senado, únicamente se limitó a informar sobre la ausencia de Menéndez.
“No asistirá a la sesión informativa. He tenido conversaciones privadas, pero no me involucro en lo que pasó en ellas, en este tipo de cosas”, señaló ante varios representantes de los medios informativos.
                                              Crédito: Anna Moneymaker | Getty Images
El escándalo relacionado con Bob Menéndez inició a partir de que en septiembre se le fincaron cargos por corrupción pues en su domicilio fueron hallados cientos de miles de dólares y lingotes de oro, los cuales presuntamente obtuvo a cambio de su influencia en el Senado.

 

Documentos judiciales señalan que el legislador influyó para beneficiar a los empresarios Wael Hana, José Uribe y Fred Daibes en acuerdos comerciales y de armas con Egipto.

 

A pesar de que varios de sus colegas exigieron su renuncia como legislador, el demócrata se ha negado a dar un paso al costado.

 

Cuestionado sobre su ausencia en la sesión clasificada sobre Israel, Menéndez señaló que él fue quien optó por no estar presente.
“Tomé mi propia decisión de no asistir. Después de 30 años de hacer política exterior y (estar) íntimamente involucrado con nuestra relación con Israel, no voy a escuchar nada en una audiencia clasificada que vaya a alterar mi visión de lo que hay que hacer”, indicó.
en_USEnglish