El papa Francisco“desconsolado” por la masacre en Texas arremetio contra la industria armamentística,“Mercaderes de la muerte”.

Durante su audiencia general semanal, el pontífice afirmó que rezaba por los niños y adultos asesinados y por sus familias.
“Es hora de decir ‘basta’ al comercio indiscriminado de armas”, afirmó Francisco, quien pidió un nuevo compromiso “para que tragedias como esta no puedan volver a ocurrir”.
El pontífice argentino lleva años arremetiendo contra la industria armamentística, calificando a los fabricantes de “mercaderes de la muerte”.