EL PAPA FRANCISCO ENVIÓ UNA CARTA A RODRÍGUEZ LARRETA CON UN MENSAJE POR LA CUMBRE MUNDIAL POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

El Papa Francisco le envió una carta al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, agradeciendo la invitación a la Cumbre Mundial de Alcaldes de C40 que se realiza en la capital federal y dirigiéndose a los 150 intendentes argentinos de todo el país que participaron del evento.
El Sumo Pontífice saluda a Larreta como «querido hermano», destacando el encuentro del cual fue anfitrión.

«Esta cumbre convocada por Ustedes, alcaldes de distintas ciudades, y la dinámica de trabajo propuesta tiene la particularidad y la riqueza de una doble perspectiva que sortea dialécticas o falsos antagonismos que, ciertamente, no ayudan a asumir la complejidad de la cuestión ambiental y de las múltiples dimensiones que implica.

Al reunirse, Ustedes reconocen la imperiosa necesidad de ampliar la mirada y buscar un bien mayor que favorecerá a todos; pero lo hacen sin evadirse ni desarraigarse de las problemáticas como de las posibilidades que sus ciudades representan».

Por otra parte, Francisco cita la exhortación apostólica Evangelii Gaudium y señala:

«Este tipo de encuentros e iniciativas nos recuerda que también somos parte de la solución y que la misma vendrá como fruto de un trabajo común. Gracias».

En su misiva, el Sucesor de San Pedro se refiere a un pasaje de la encíclica Laudato Si, manifestando:

«Darle a ciudadanía a la búsqueda de transformaciones estructurales que permitan reducir la contaminación climática nos impulsa a ‘reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres’».

Además expresó que no hay que sumarse a «la apatía y la desidia fruto de políticas mal aplicadas y de retóricas estériles».

“Impulsemos en nuestras comunidades una cultura en la que todos se sientan convocados a colaborar como instrumentos de Dios en el cuidado de la creación para que esta siga siendo una casa para todos”, cierra el escrito del Vicario de Cristo.

La carta fue leída por el Secretario General y de Relaciones Internacionales de la Ciudad, Fernando Straface, en el cierre del encuentro internacional más importante sobre ciudades y cambio climático.
Esta es la primera vez que en el marco de una cumbre de C40 se realiza un Foro Interreligioso y Social con líderes de cultos y comunidades de fe.
Como resultado de ese encuentro, realizado ayer en la Usina del Arte, los alcaldes recibieron la publicación Foro de Diálogo Interreligioso y Social: Aportes de las religiones frente al cambio climático, que reúne las contribuciones de más de 20 instituciones y comunidades de fe.

«El compromiso de todas las ciudades que formaron parte de la Cumbre Mundial de Alcaldes C40 tiene que potenciarse, multiplicarse y expandirse. Todo el trabajo que hicimos acá tiene que llegar, a través de ustedes, a sus países de origen para ponerlo en marcha a nivel nacional y global. Camino a la COP 27, tenemos que seguir profundizando este rumbo para llegar a ese encuentro mejor preparados, más comprometidos, y con acuerdos mucho más sólidos a nivel internacional» expresó Rodríguez Larreta.

Antes del cierre, los alcaldes participantes hicieron una foto de familia sobre el escenario, frente a todos los asistentes a la cumbre.
La Cumbre Mundial de Alcaldes de C40 es el encuentro internacional de ciudades y cambio climático más importante. Durante tres días, más de 120 alcaldes de ciudades de todo el mundo y 150 ciudades argentinas debatieron sobre recuperación verde y justa, bienestar integral y financiamiento verde.
Como resultado, intendentes de todo el país presentaron una Declaración de Ciudades Argentinas, que las compromete a presentar planes de acción climática y abrir información y datos sobre el cambio climático, entre otras cuestiones.
Asimismo, tras la cumbre internacional, y de cara a la COP27, las ciudades arribaron al “Consenso de Buenos Aires”, con nuevos compromisos de las ciudades, de las principales instituciones financieras de la región y del sector privado para garantizar el financiamiento climático que requieren las ciudades de América Latina.