El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández es hallado culpable de narcotráfico en una corte federal de Manhattan

Hernández, que alguna vez fue promocionado por las autoridades estadounidenses como un aliado clave en la guerra contra las drogas, fue acusado por los fiscales de haber dirigido su país como un ‘narcoestado’, recaudando millones de dólares de los carteles para impulsar su ascenso al poder.
El expresidente hondureño Juan Orlando Hernández fue hallado culpable este viernes por un jurado en una corte federal de Manhattan por cargos de tráfico de drogas y armas.

Hernández, que alguna vez fue promocionado por las autoridades estadounidenses como un aliado clave en la guerra contra las drogas, fue acusado por los fiscales de haber dirigido su país como un ‘narcoestado’, recaudando millones de dólares de los carteles para impulsar su ascenso al poder.

El jurado dio su veredicto en un tribunal federal al cabo de un juicio de dos semanas, que se ha observado estrechamente en su país natal.
JOH, como es también conocido, fue condenado por conspirar con narcotraficantes y utilizar sus fuerzas militares y policiales para facilitar el ingreso de toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Hernández, de 55 años, sirvió dos mandatos como líder de la nación centroamericana de aproximadamente 10 millones de habitantes. Fue arrestado en su casa de Tegucigalpa, la capital hondureña, tres meses después de dejar el cargo en 2022 y extraditado a Estados Unidos en abril de ese año.

Los fiscales estadounidenses acusaron a Hernández de trabajar con narcotraficantes ya en 2004, diciendo que aceptó millones de dólares en sobornos mientras ascendía de congresista rural a presidente del Congreso Nacional y luego al cargo más alto del país.

Hernández reconoció en su testimonio en el juicio que se pagó dinero del narcotráfico a prácticamente todos los partidos políticos de Honduras, pero él mismo negó haber aceptado sobornos.

Señaló que había visitado la Casa Blanca y se había reunido con presidentes de Estados Unidos mientras se presentaba como un campeón en la guerra contra las drogas que trabajaba con Estados Unidos para frenar el flujo de drogas hacia Estados Unidos.

En una ocasión, dijo, el FBI le advirtió que un cartel de la droga quería asesinarlo y que sus acusadores inventaron sus mentiras sobre él en un intento por obtener indulgencia por sus crímenes.

«Todos tienen motivación para mentir y son mentirosos profesionales», dijo Hernández.

La fiscalía, sin embargo, se mofó de Hernández por aparentemente afirmar ser el único político honesto en Honduras.

Durante los argumentos finales del miércoles, el fiscal federal adjunto Jacob Gutwillig dijo al jurado que el exmandatario “pavimentó una superautopista de la cocaína hacia los Estados Unidos”.

El abogado defensor Renato Stabile dijo que su cliente «ha sido acusado injustamente» e instó a que lo absolvieran.

Los testigos del juicio incluyeron traficantes que admitieron responsabilidad por docenas de asesinatos y dijeron que Hernández era un protector entusiasta de algunos de los traficantes de cocaína más poderosos del mundo, incluido el notorio narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien cumple cadena perpetua en Estados Unidos.

Hernández, vestido con un traje durante todo el juicio, fue mayormente desapasionado cuando testificó a través de un intérprete, diciendo repetidamente “no, señor” cuando le preguntaron si alguna vez pagó sobornos o prometió proteger a los traficantes de la extradición a Estados Unidos.

Su hermano Juan Antonio “Tony” Hernández, excongresista hondureño, fue sentenciado a cadena perpetua en 2021 en un tribunal federal de Manhattan por su propia condena por cargos de drogas.

es_ESSpanish