EE.UU. lanza una estrategia para proteger sus infraestructuras de la IA

El presidente estadounidense, Joe Biden, emitió el mes pasado una orden ejecutiva para proteger los lugares claves del país contra la inteligencia artificial.
La estrategia también señala el «uso responsable de IA» para fortalecer la defensa cibernética estadounidense. 
El Gobierno estadounidense anunció este martes su estrategia para proteger las infraestructuras claves del país contra la amenaza de la inteligencia artificial (IA) ante el riesgo de que «la tecnología más potente» de la actualidad pueda ser usada para crear armas de destrucción masiva o facilitar el robo de la propiedad intelectual.
La estrategia fue dada a conocer por la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de Infraestructuras (CISA, en inglés) del Departamento de Seguridad Nacional después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, emitiera el mes pasado una orden ejecutiva para proteger las infraestructuras claves del país contra la IA.
CISA señaló que «valorará y recomendará» medidas para mitigar las amenazas que la IA plantea a las infraestructuras críticas del país, que no fueron especificadas. Una división de ese organismo, la de Colaboración conjunta en Ciberdefensa (JCDC), estará a cargo de esta misión.
La estrategia también señala el «uso responsable de IA» para fortalecer la defensa cibernética del país, el control de la adopción por parte de agencias gubernamentales de software basado en la inteligencia artificial y una mayor colaboración nacional e internacional para asegurar el uso seguro de la nueva tecnología.
La directora de CISA, Jen Easterly, declaró que «la inteligencia artificial representa una inmensa promesa en mejorar» la ciberseguridad de Estados Unidos pero, al ser la tecnología más potente de la actualidad, «también supone riesgos enormes».
Easterly añadió que la estrategia de CISA tiene como objetivo promover el uso de IA para fortalecer la ciberseguridad, asegurar que los sistema de IA están protegidos «y disuadir el uso malicioso de IA para amenazar las infraestructuras críticas de las que dependen cada día los estadounidenses».
es_ESSpanish