Diego Cabot: La fiesta de Olivos demolió la palabra y la autoridad presidencial de Alberto Fernández