Desde Lago Posadas. Argentina. La historia de Claudio Perusini, el hombre del milagro de Mama Antula

Según informó el Vaticano, el próximo año, el Papa Francisco canonizará a la beata María Antonia de San José, conocida como Mama Antula, quien que se convertirá en la primera santa argentina. Uno de los milagros de esta mujer se le atribuye a la sanación de un profesor de Filosofía que trabajó en el Colegio Salesiano de Río Gallegos y que hoy reside en Lago Posadas. Claudio Perusini y su esposa María Laura Baranda, contaron su historia en Cambalache , por Tiempo FM 97.5.

  • 31/10/2023 • 20:58

La historia de este milagro fue narrada por la esposa de Claudio Perusini, María Laura Baranda: El lunes 25 de julio de 2017, a las cinco de la madrugada, Claudio sufrió un severo accidente cerebro vascular que lo dejó al borde de la muerte. Fue en Santa Fe mientras visitaban a sus dos hijos que estudiaban en esa provincia.

Fue trasladado hasta el Hospital Cullen, donde lo desahuciaron e invitaron a su familia a despedirse. “Claudio quedó inconsciente desde el primer momento. Por lo tanto, todo lo que podíamos hacer era orar”, dijo.

Notificado de esta situación, viajó uno de sus grandes amigos del secundario, quien ahora es el Obispo Ernesto Giobando para despedirlo y ofrecerle el sacramento de la extrema unción. Allí rezó al lado de Claudio y luego, en la casa junto a su familia, presentó a esta beata y orando pidió su intercesión ante Dios para obrar por su salud.

“El padre nos dijo que había muchas personas que le están rezando para que Dios haga el milagro a través de esta Beata. A partir de allí, yo rezaba en todo momento y la invocaba para que interceda por este milagro”, contó la esposa.

“Todo era angustia y esperanza. Frente a este panorama, te resignas a lo que sea la voluntad de Dios”, recordó, pero una semana y media después Perusini pasó a la terapia intermedia, y fue trasladado al Hospital Vera Candioti donde comenzó a recibir terapias para su recuperación.

“Allí empezó otra parte de su camino, poco a poco con mucho esfuerzo y trabajo se recuperó y empezó a tragar, a ver, a hablar, caminar, etc. Comenzó a recuperar todas sus funciones y logró sobrevivir”, indicó.

Baranda explicó que el caso llegó al Vaticano porque “todos los que lo veían decían que era un milagro. No puede ser, es inexplicable.

En febrero del 2018, el padre Ernesto Giobando nos invitó a presentar la documentación para que sea estudiado como un milagro de mama Antula. Respondimos que sí, yo ya estaba eternamente agradecida, porque tenía a mi compañero, éramos felices a pesar de todo lo vivido”, sostuvo por la radio.

Con esta decisión, indicó que “empezó la otra parte de la historia, que fue buscar en el Hospital toda la documentación; sus estudios de cerebro, de su cuerpo, análisis, solicitar testigos. Algunos doctores quisieron testimoniar y sus jefes médicos no se lo permitieron. Otros argumentaban ser agnósticos, pero estaban dispuestos a relatar lo que aconteció”, concluyó.

Por su parte, Claudio también quiso testimoniar en Tiempo FM: “Nos llamó el Papa Francisco a casa cuando yo estaba de visita en el medio de las terapias. Nos habló de la beata, me dijo que no dejara de rezarle, que le pida mucho. No la conocía y cuando empecé a leer de nuevo, lo primero que busqué es un librito sobre su historia.

Lo cierto es que milagros hay a montones, lo que pasa es que el mérito de que un milagro haga Santa a una mujer es del que junta todos los datos y la información. Los abogados del vaticano dudan todo y lo investigan todo, pero fue corroborado el milagro”, añadió.

Tras estos hechos, y realizado el proceso de verificación, el Papa Francisco autorizó el martes pasado la canonización de la Beata María Antonia de San José (Mama Antula), quien será santa oficialmente desde el año próximo.

Este presunto milagro ocurrido con Perusini tiene antecedentes: la Iglesia Católica investigó rigurosamente y adjudicó al menos otros dos presuntos milagros más a Mama Antula: el de una religiosa (Rosa Vanina, 1904), y el de un médico de apellido Copelli (1947).

Cabe señalar que Perusini estudió la carrera de Filosofía en la Universidad Católica y más adelante, en el tiempo, se recibió de profesor de esa disciplina. Estuvo tentado a convertirse en sacerdote, pero cuando decidió que no lo sería vino a Río Gallegos, donde se conoció con María Laura, en el Colegio Salesiano. Se casaron y después llegaron los hijos.

En 2007, Perusini concursó para docente y se fue a trabajar con su esposa a la Cordillera, que es donde viven hoy: Lago Posadas, Santa Cruz.

Ese es el lugar en el mundo de la familia. En el lugar, ya jubilado, fundó una escuelita secundaria en el pueblo donde continuó educando.

Tras el accidente, junto a su familia visitó el pueblo de donde proviene mamá Antula: Villa Silípica en Santiago del Estero.

Mama Antula

Sobre Mama Antula se cuenta que tras la expulsión de los jesuitas del país fue de ciudad en ciudad por las regiones pobres del nordeste argentino, promoviendo ejercicios espirituales según el espíritu ignaciano, confiando únicamente en la providencia.

En solo ocho años, consiguió ofrecer los ejercicios espirituales a 70.000 personas.

Defensora y divulgadora de la obra de los Ejercicios Espirituales, estableció también una primera Casa de Ejercicios en Argentina tras la supresión de la Compañía de Jesús, que contó con el apoyo del rey Carlos III de España.

La vida de una mujer adelantada a su tiempo que nació en Santiago del Estero en 1730 y murió en Buenos Aires 69 años después.

es_ESSpanish