Corte Penal Internacional ordena arresto del ministro de Defensa y del jefe del Estado Mayor de Rusia

Serguéi Shoigú y Valeri Guerásimov son acusados de crímenes de guerra y lesa humanidad cometidos entre octubre de 2022 y marzo de 2023 en medio de la invasión de las tropas de Putin a Ucrania
FOTO DE ARCHIVO: El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, durante una reunión la Junta del Ministerio de Defensa en el Centro de Control de Defensa Nacional en Moscú, Rusia, 19 de diciembre de 2023. Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin vía REUTERS/File Photo. El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, durante una reunión la Junta del Ministerio de Defensa en el Centro de Control de Defensa Nacional en Moscú, Rusia, 19 de diciembre de 2023. Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin vía REUTERS/File Photo.

 

La Corte Penal Internacional (CPI) anunció este martes órdenes de arresto contra el ex ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú, y el jefe del Estado Mayor, Valeri Guerásimov, por crímenes de guerra y lesa humanidad entre octubre de 2022 y marzo de 2023 durante la invasión de Ucrania.
El tribunal dijo en un comunicado que las órdenes se emitieron porque los jueces consideraron que había motivos razonables para creer que los hombres son responsables de “ataques con misiles llevados a cabo por las fuerzas armadas rusas contra la infraestructura eléctrica de Ucrania” desde el 10 de octubre de 2022 hasta al menos 9 de marzo de 2023.
“Durante este período, las fuerzas armadas rusas llevaron a cabo una gran cantidad de ataques contra numerosas plantas y subestaciones de energía eléctrica en múltiples lugares de Ucrania”, añadió el tribunal.
No hay probabilidad inmediata de que ninguno de los sospechosos sea detenido.
Rusia no es miembro del tribunal global, no reconoce su jurisdicción y se niega a entregar sospechosos.
El año pasado, el tribunal también emitió una orden de arresto contra el presidente ruso Vladimir Putin, acusándolo de responsabilidad personal por los secuestros de niños de Ucrania.
El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, Valeri Guerásimov. Sputnik/Aleksey Nikolskyi/Kremlin vía REUTERSEl ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, Valeri Guerásimov. Sputnik/Aleksey Nikolskyi/Kremlin vía REUTERS
Putin reemplazó a Shoigu como ministro de Defensa en una reestructuración del gabinete en mayo cuando comenzaba su quinto mandato como presidente. Nombró a Shoigu secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, dijo el Kremlin.
La Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI aprobó las órdenes de detención, donde se responsabiliza a ambos altos cargos del Gobierno de Rusia de crímenes de guerra por “dirigir ataques a objetivos civiles y por causar daños colaterales excesivos a civiles y objetos civiles”, así como de un crimen de lesa humanidad por “actos inhumanos” definidos en Estatuto de Roma.
El fiscal de la CPI, Karim Khan, solicitó a la Sala la aprobación de estas órdenes de arresto, en las que acusa a Shoigú y Guerásimov de ser presuntos “responsables a nivel penal” de haber cometido esos actos criminales, ordenar su comisión y/o no ejercer el control adecuado sobre las fuerzas bajo su mando para evitar la comisión de esos crímenes.
El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) Karim Khan. EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS
El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) Karim Khan. EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS
“Existen motivos razonables para creer que los dos sospechosos son responsables de los ataques con misiles llevados a cabo por las fuerzas armadas rusas contra la infraestructura eléctrica ucraniana desde al menos el 10 de octubre de 2022 hasta al menos el 9 de marzo de 2023″, señalaron los tres jueces que componen la Sala de Cuestiones Preliminares.
Durante ese período, las fuerzas armadas rusas llevaron a cabo “un gran número de ataques contra numerosas plantas de energía eléctrica y subestaciones en múltiples localidades” de Ucrania.
La Sala también ve “motivos razonables” para creer que “los presuntos ataques estaban dirigidos contra objetos civiles, y que para aquellas instalaciones que podrían haber calificado como objetivos militares en el momento relevante, el daño colateral esperado a civiles y bienes civiles habría sido claramente excesivo en comparación con la ventaja militar anticipada”.
Además, denunció que “la presunta campaña de ataques constituye un curso de conducta que implica la comisión múltiple de actos contra una población civil, llevados a cabo de acuerdo con una política estatal”, lo que hace creer que los sospechosos “causaron intencionalmente un gran sufrimiento o lesiones graves al cuerpo o a la salud mental o física, siendo así responsables penalmente del crimen de lesa humanidad”.
Aunque el contenido de las órdenes se emite como “secreto” para proteger a los testigos y salvaguardar las investigaciones en curso, la Sala sí autorizó divulgar públicamente la existencia de estas órdenes de detención, así como el nombre de los sospechosos y los crímenes de los que se les acusa.
Estas dos órdenes de detención no son las primeras que emite la CPI en el contexto de la invasión rusa de Ucrania desde febrero de 2022. El pasado marzo, se ordenó el arresto de dos militares rusos, el teniente general de las Fuerzas Armadas Rusas Sergey Kobylash, y el almirante de la Armada Rusa, Viktor Sokolov.
Un año antes, la CPI ordenó el arresto del presidente ruso, Vladimir Putin, y la política rusa María Lvova-Belova, comisionada presidencial para los Derechos del Niño en Rusia, por la deportación ilegal de menores ucranianos y su traslado de zonas ocupadas en Ucrania a Rusia, un crimen de guerra según el Estatuto de Roma. EFE
es_ESSpanish