Argentino del Valle Larrabure, militar y mártir de Dios y de la patria

A casi un año de que se iniciara la causa de beatificación del coronel Argentino del Valle Larrabure, este martes 19 de marzo se realizará la presentación del libro “Argentino del Valle Larrabure: mártir de Dios y de la patria”.

whatsapp sharing button
En una presentación que será este martes 19 y que tendrá la presencia del ministro de Defensa, Luis Petri, de uno de los hijos de Argentino del Valle Larrabure, Arturo Larrabure y del director de Expreso News, el periodista Sergio Solon; Sebastián Miranda presentará “Argentino del Valle Larrabure: mártir de Dios y de la patria”, un libro que contará la vida en cautiverio del coronel que fue secuestrado y asesinado por el ERP en 1975.

El martirio que tuvo que atravesar durante los 372 días que estuvo secuestrado y la forma en la que transitó el mismo, ya que lo hizo desde la fe, fue que en mayo del 2023, tomaron la decisión de comenzar el proceso de canonización.

 

Horas previas a la presentación, Sebastián Miranda dialogó en exclusiva con nuestro sitio y dio algunos detalles del protagonista del libro: “Argentino del Valle Larrabure nació el 6 de junio de 1932, en la ciudad de San Miguel de Tucumán. Era el menor de siete hermanos y de una única hermana mujer, que tuvo el matrimonio Larrabure. Hijo de un padre consagrado, lo que lo convirtió en el sostén de esa casa con una familia tan numerosa y de una madre dedicada a los hijos”.

 

Miranda cuenta que de chico Larrabure mostró una “fuerte impronta religiosa” y una “vocación militar” que se vio reflejada “cuando le pidió a su padre poder ir a un colegio militar”. Fue así que en “1950, fue becado e ingresó al Colegio Militar de la Nación, donde estuvo durante tres años y donde se destacó como una persona con deseos de superación, con inquietudes intelectuales y siempre sobresaliendo sus condiciones morales y su voluntad para aprender”.

 

Asimismo, Sebastián hizo un repaso de cómo fue la vida de Argentino del Valle una vez egresado como subteniente de la Armada de Infantería: “Él tuvo distintos destinos: volvió a su San Miguel de Tucumán natal, pero la mayor parte del tiempo estuvo en distintas unidades en la provincia de Buenos Aires.
En 1960, una inquietud que venía teniendo hacía mucho tiempo, floreció y fue autorizado por el Ejército para cursar los estudios para ser ingeniero militar e ingresó en lo que en la actualidad es la Escuela de Ingeniería del Ejército.
En la misma, es donde se formaban y se siguen formando los ingenieros militares; está ubicada en el barrio de Palermo. Argentino del Valle egresó entre los mejores de su promoción y ahí ya tenemos un hombre que se vuelca muchos más a lo que es la actividad militar, pero vinculada directamente a la ingeniería.
Y por eso los destinos militares que luego tendría hasta su secuestro, durante el ataque a la fábrica de Pólvora y Explosivos de Villa María, están vinculados con el mundo de los ingenieros militares”.

 

Por su parte, contó detalles de cómo se produjo el secuestro por parte del ERP: “Fue tan destacado por su nivel de estudio y por su dedicación, que fue premiado con una beca para continuar los estudios de ingeniería en Brasil y al volver fue destinado a la fábrica de pólvora y explosivos de Villa María.
Era una etapa muy complicada en la historia Argentina, ya que había una serie de organizaciones armadas que venían actuando con el fin de establecer gobiernos totalitarios y una de esas organizaciones que es el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), el 10 de agosto de 1974 y en pleno gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, atacó la fábrica, la tomó y tomaron como prisionero a Argentino del Valle”.

 

Y sumó: “Él estaba realizando una reunión social y en el momento en que ingresaron los terroristas, se identificó rápidamente, les pidió calma y que no dañen a las personas que estaban asistiendo a dicha cita, aunque de igual modo se lo llevaron secuestrado”.

 

De acuerdo a las palabras del escritor, se tiene la certeza de que durante los 372 días que permaneció secuestrado hasta que fue asesinado, permaneció encerrado “en Rosario, en condiciones infrahumanas”. Tras los allanamientos que realizó la policía en el lugar donde fue “torturado física y psicológicamente” se pudo comprobar que “era prácticamente un agujero que no llegaba a los 2 metros de alto por unos 2 metros de ancho”.

 

Es preciso mencionar que durante todo su cautiverio, sus secuestradores intentaron convencerlo “para que los ayude a fabricar armas y municiones y capacitar gente para que lo haga y así obtener su libertad”, pero él se “negó sistemáticamente”.

 

A pesar de las condiciones en las que estuvo secuestrado y en las que fue encontrado su cuerpo (tenía signos de haber estado atado y con 40 kilos menos), Del Valle Larrabure “escribió un diario, que es el que se encontró cuando se allanó la vivienda donde estuvo secuestrado y escribió ocho cartas, en las que manifestó el amor a su familia, a Dios, al Ejército, a sus amigos y el centro de su mensaje fue no odiar y perdonar”.
Además, hubo dos empresarios que estuvieron secuestrados en una habitación continúa y contaron que permanentemente lo escuchaban rezar y cantar el himno nacional.

 

es_ESSpanish