ARGENTINA:EL PRESIDENTE JAVIER MILEI INAUGURA EL 142° PERÍODO DE SESIONES ORDINARIAS DEL CONGRESO –

EL PRESIDENTE INAUGURA EL 142° PERÍODO DE SESIONES ORDINARIAS DEL CONGRESO – 01/03/2024
Diputados y senadores del Congreso de la nación, gobernadores, ministros de la Corte
Suprema de Justicia, Embajadores y quienes nos acompañan hoy en este recinto, nos
reunimos aquí como marca la Constitución nacional para comunicar el estado de nuestra
nación a todo el pueblo argentino que nos está mirando a lo largo y a lo ancho de todo el
país.
En el día de hoy se cumplen exactamente 82 días desde que asumimos el desafío de
conducir la nación en lo que es posiblemente el momento económico más crítico de su
historia.
Luego de más de 100 años de insistir con un modelo empobrecedor y habiendo
olvidado casi por completo las ideas que hicieron grande en nuestro país, los últimos 20
años han sido particularmente un desastre económico, una orgía de gasto público, emisión
descontrolada que tuvo como resultado la peor herencia que ningún gobierno en la historia
Argentina haya recibido jamás.
De hecho los déficits gemelos que heredamos alcanzaron
los 17 puntos porcentuales del PBI, muchos de los datos económicos de la herencia que
recibimos son públicos desde el día 1 en que tomamos el mando del país: cinco puntos de
producto de déficit fiscal en el tesoro y 10 puntos de déficit fiscal generado por el Banco
Central, sumando un total de 15 puntos de déficit consolidado; una deuda descomunal con
importadores y organismos multilaterales de crédito que nos dejaban al borde del default;
reservas netas negativas en el Banco Central por 11,200 millones de dólares; precios de
energía y transporte reprimidos en algunos casos hasta un quinto de su valor real y el dólar
con una brecha del 200% entre el oficial y el Paralelo; una emisión desenfrenada en los
últimos años de gobierno por 13 puntos del PBI, sumados a los más de 15 puntos del PBI
que se habían emitido.
Durante los primeros tres años de gobierno a su vez durante la
primera semana de diciembre la inflación minorista corría un ritmo del 3700 por ciento anual
durante la segunda se aceleró al 7500% anual. Mientras que para aquellos que consideran
que estos números son una fantasía la inflación del 52% mensual en mayorista implicaba
una inflación anual del 17,000%.
Números que cuadraban de modo perfecto con el sobrante monetario y el potencial de
emisión derivado de los pasivos remunerados del BCRA. Entiendo que algunos políticos
suman con dificultad, salvo que se trate de la propia. Por lo que pedirles que computen una
función de crecimiento geométrico es un oxímoron para aquellos que no la han visto, no la
ven y no la verán.
Nada de todo esto es nuevo. Sin embargo el desastre no termina ahí, en la medida que
auditamos la administración pública nacional y se van metalizando algunos síntomas
rezagados del caos económicos que nos dejaron, vamos conociendo en mayor profundidad
el tamaño de la crisis que heredamos.
Una crisis que está presente en todas las dimensiones de la vida de la sociedad.
Tal vez el indicador más descarnado de la herencia que hemos recibido lo conocimos recientemente al haberse hecho público el dato de que cerca el 60% de los argentinos se encuentran por debajo de la línea de pobreza.
Sin embargo para algunos pareciera que la pobreza apareció de un día para el otro.
Les comento que el salario real resulta de la productividad marginal del trabajo y que la misma
viene dada por la acumulación del capital.
Por eso la tan mentada frase de combatiendo al capital atenta contra la inversión, reduce el stock de capital por habitante y como consecuencia de ellos los salarios reales. Esta locura la que nos ha llevado el populismo ha hecho que el salario promedio en dólares al tipo de cambio paralelo -porque el precio
es al que hay- sea de $300 cuando la década de los 90 había llegado a los 1800 dólares, en moneda de hoy serían $3000.
Esto es el populismo nos quitó el 90% de nuestros ingresos, llegando a un nivel de locura tal donde
un tercio de los trabajadores formales son pobres.
Esto es un dato desgarrador que revela crudamente la brutalidad de la herencia que hemos
recibido y los estragos que ha producido el famoso modelo del estado presente.
De ser el país más rico del mundo cuando abrazamos las idead de la libertad a ser un país donde
seis de cada diez argentinos son pobres, mientras la mayoría de los políticos como muchos
de ustedes son ricos.
A esta tragedia de la pobreza que se ha multiplicado por 10 en los últimos 50 años se le suman como problemas adicionales deudas sociales y problemas profundos en todas las dimensiones de la vida argentina.
Una sociedad con cifras récord de indigencia y que al mismo tiempo nunca en su historia repartió tanta asistencia social como ahora.
Donde buena parte es asistencia funciona como botín de guerra para organizaciones de izquierda que le roban la plata a quienes dicen defender y atenta contra aquellos que la producen.
Una sociedad con un mercado laboral donde el sector privado formal se encuentra congelado, que producto de la rigidez y sus altos costos laborales hace 12 años no produce un solo puesto de trabajo nuevo, mientras el empleo público y el trabajo informal son lo único que crecen.
Y como si fuera poco un sistema previsional quebrado que cuenta cada día en menos ingresos en proporción a sus gastos y que en los últimos 10 años incorporó casi cuatro millones de beneficiarios sin aportes a través de moratorias que son una afrenta moral para todos aquellos que durante toda su vida cumplieron con su responsabilidad.
Los jubilados, víctimas de esta herencia continúa atados a una fórmula que quisimos cambiar
porque pulveriza sus ingresos en un régimen de alta inflación a causa del gobierno pasado, y que si no fuera por la recomposición discrecional de los bonos que estamos llevando adelante hubiera redundado en una pérdida de hasta 40% de su poder adquisitivo.
De hecho el uso recurrente de bonos compensatorios es una clara muestra de lo mal diseñada que está la fórmula y que la misma requiere ser modificada de manera urgente de modo tal que los jubilados no sean víctimas de los desaguisados de la política.
En materia de seguridad nos encontramos con una sociedad abandonada a su suerte, ciudades enteras reales del narcotráfico, las calles tomadas por el cabo y el desorden.
Ambos generados por las organizaciones de izquierda en su afán de extorsionar constantemente a los distintos gobiernos, un caos que la política alimentó durante los últimos 20 años para beneficio propio.
Frente a ellos una fuerzas de seguridad maltratadas y pisoteadas por los gobiernos anteriores que los ataron de manos y les impidieron cumplir con su trabajo, poniéndose del lado de los delincuentes.
Ejemplificado en el absurdo de soltar presos durante la pandemia.
En lo que respecta a la educación una crisis que ya arrastra décadas que es cada vez más
profunda y que ha redundado en que hoy la mitad de los chicos de tercer grado no entiende
que leen en Argentina y el 70% no puede resolver un problema de matemática básica.
Esta es la realidad actual del país con más premios Nobel de la región, que supo ser en su
pasado un faro de calidad educativa. El analfabetismo incipiente es a nuestra educación lo
que la inflación es a nuestra economía. En el plano de la educación superior la creación de
universidades se ha convertido en un negocio más de la política y en los profesorados e
institutos de formación docente proliferan currículas educativas de izquierda, abiertamente
anticapitalistas y antiliberales en un país en el cual lo que se necesita en más capitalismo y
más libertad.
En materia de salud un sistema empujado hacia una crisis de desabastecimiento causada
por la política comercial irresponsable del gobierno anterior que dejó a médicos pacientes y
familias sin stock de insumos médicos de todo tipo y en particular de medicamentos
especiales como los oncológicos. Todo esto en el medio de la farsa el estado te cuida
durante la pandemia, donde si hubiéramos hecho las cosas como un país mediocre
hubiéramos tenido 30.000 muertos de verdad, mientras que tuvimos 130,000 con el dolor
enorme que eso significa.
Nos vendieron la idea de que el Estado trabaja como un seguro, pero en la vida real,
cuando el siniestro ocurre, defaultea. En términos técnicos, eso ocurre cuando se roban la
prima, tal como se puede inferir de un Estado que todo lo hace muy mal.
En el plano de la Defensa heredamos un ejército desfinanciado y hasta desprestigiado por
el propio Estado, sin los recursos ni la preparación para hacer frente a los desafíos de un
mundo en constante cambio y cada vez más alejado de la Paz. Como si fuera poco, esta
debacle nacional nos está llevando cada vez más a la irrelevancia en el concierto de las
naciones; volviéndonos incapaces de proteger nuestro propio territorio y obligándolos a
arrastrarnos ante los países más cuestionados del mundo.
Esta es la realidad que nos dejaron a nosotros que somos por derecho e historia uno de los
países más importantes del mundo. Un país que hace 120 años tenía uno de los tres PBI
per cápita más alto del mundo y recibía inmigrante de todos los confines del planeta. Detrás
de todos estos males nos encontramos con un Estado nacional inoperante, quebrado y que
no puede ni siquiera cumplir con sus funciones básicas. Un Estado que hace todo y todo lo
hace mal, generando perjuicio en cada aspecto de la vida social en que se entromete. Tal
como señalara Milton Friedman, nada bueno del estado se puede esperar. Según el padre
el monetarismo existen cuatro formas de gastar. Uno puede gastar el dinero propio en uno o
en terceros, mientras que lo mismo se puede hacer con el dinero de otros. Así la mejor
manera de gastar es el dinero propio en uno mismo, ya que uno sabe lo que quiere y cuánto
le costó ganarlo. Es decir se maximiza el beneficio. Por otra parte, cuando se gasta el
dinero propio en otras personas se minimiza el costo, mientras que cuando se gasta el
dinero de otros en uno mismo se cae en el despilfarro. Por ende, esto se deriva que no hay
forma peor de gastar que gastar el dinero de otros en otros. Justamente lo que hace el
Estado. Es por ello que a mayor Estado presente, mayor despilfarro y menor bienestar para
los argentinos de bien.
El informe de situación de las 114 dependencias de la Administración Pública Nacional
realizado por la SIGEN y la Secretaría de Transformación del Estado ha arrojado
información alarmante, entre las que destaca una deuda consolidada de cerca de 3.000
millones de dólares en bienes y servicios impagos. Un Estado que no solo no controla sino
que lo que controla, lo controla mal. Diseñado no para cumplir sus funciones básicas, sino
para generar un kiosco en cada lugar donde sea posible para beneficio del burócrata de
turno.
Tal vez el caso de los seguros que hemos visto recientemente los medios sea el mejor
ejemplo de esto. Un sistema diseñado para generar un intermediario entre los distintos
organismos del Estado de manera de poder cobrar retornos de cada operación. Un sistema
corrupto que ha generado cientos de millones de dólares de retorno que terminaron en los
bolsillos de los políticos. Es esa tal vez la mejor definición que podemos dar de la situación
en la que hemos encontrado el estado: una organización criminal, diseñada para que en
cada permiso, en cada regulación, en cada trámite y en cada operación haya una coima
para el político de turno.
Este esquema putrefacto está extendido a todos los poderes del Estado: tanto el Poder
Ejecutivo, el Poder Legislativo y el Poder Judicial; y en todos sus niveles, nacional,
provincial y municipal. Sustentados por medio de comunicación que viven de la pauta oficial
y formadores de opinión ensobrados que miran para el otro lado o que eligen
cuidadosamente a quien acusar y a quién no. Sustentado también por empresarios
prebendarios que apoyan este modelo porque el retorno de pagar una coima es más
tentador que el desafío de competir en el mercado. También por sindicalistas que entregan
a sus trabajadores, engañándolos con supuestos beneficios mientras promueven un
régimen laboral que solo los beneficia a ellos. Es decir un sistema en absoluta bancarrota
moral e intrínsecamente injusto. Un sistema que solo puede generar pobres y a costa de
ellos produce una casta privilegiada que vive como si fueran Monarcas, que llega absurdos
obscenos de impunidad como por ejemplo el que vivimos esta semana cuando nos
enteramos de que un ex gobernador metió tras las rejas sin debido proceso a un ciudadano
por 50 días, meramente por el crimen de hablar mal de la corona en un chat privado.
Ofende el silencio de aquellos que se dicen republicanos
Por si no se escuchó por los aplausos: ofende el silencio de aquellos que se dicen
republicanos.
Tras haber visto con mis propios ojos y en detalle la vulgaridad del despilfarro con el que la
política se acostumbró a vivir, ratifico una vez más que no se trata de impericia. Que un
sistema que haga tanto daño a tanta gente no es casualidad el desastre en lo que nos han
sumergido. Se trata de un esquema consciente y planificado se trata de lo que yo llamo el
modelo de la casta. Es que hay una relación íntima entre los privilegios de la política y el
malestar del común de los argentinos. Es precisamente el modelo económico del Estado
presente, un régimen de gasto público alto, déficit fiscal, deuda y emisión monetaria. El
sistema del que la casta política se sirve para expropiar riqueza de los argentinos de bien y
dárselos a sus clientes y amigos. En este sistema, lo que está en la base del deterioro es
generalizado en los últimos 100 años, la construcción de una fachada, un negocio
amparado en la mentira. Este es el lamentable estado material y espiritual de nuestra
Nación.
Hace muchos años que denunciamos este modelo ante la sociedad. Y hace poco más de
tres meses, después de 100 años de paulatina decadencia y más de una década de caída
libre a la miseria, una mayoría silenciosa levantó la voz. Esa mayoría silenciosa que se
compone de los que trabajan, de los que producen, de los peones rurales que se levantan a
las cuatro de la mañana, del que atiende un negocio, del cuentapropista, del trabajador
informal, del joven que no encuentra trabajo y de las amas de casas que tienen la enorme
tarea de educar a nuestras generaciones futuras.
Una mayoría silenciosa de aquellos ciudadanos argentinos desprotegidos, que no los
invitaron a sentarse en la mesa del poder, en la que siempre se definió el rumbo del país.
Esa Argentina despertó, asistió a las urnas y puso en la Presidencia a un hombre recién
llegado a la vida política, que conduce una fuerza política nueva, que puede no tener
mayorías parlamentarias, ni intendentes, ni gobernadores, pero que sabe lo que tiene que
hacer, sabe cómo hacerlo y tiene la convicción para hacerlo.
Un Presidente que puede no tener el poder de la política, pero que tiene el poder de la
convicción y el apoyo de los millones de argentinos que quieren un cambio de verdad.
Porque como dicen las sagradas escrituras en el libro de Macabeos y que se conmemora
en la fiesta de janucá: la victoria en la guerra no depende de la cantidad de soldados sino
de las fuerzas que vienen del cielo.
Hace 35 años en su primer discurso acerca del estado de la nación el presidente Carlos
Saúl Menem dijo que el coraje de un pueblo no se comprueba únicamente en el campo de
batalla o al enfrentar desgracias sino que también se comprueba por la cantidad de
verdades que es capaz de soportar.
Él le hablaba al pueblo argentino en un contexto con algunas similitudes económicas al
contexto actual, que lo instaban a tomar decisiones difíciles similares a las que me toca
tomar a mí hoy. Durante la campaña electoral le hablamos al pueblo argentino con la verdad
por primera vez en décadas y el pueblo lo comprendió, lo aceptó y nos eligió. A pesar de
que había otros candidatos que prometían las mismas soluciones de siempre, repitiendo el
mismo discurso conciliador y engañoso de siempre, por primera vez en mucho tiempo la
sociedad eligió al candidato que prefería decir una verdad incómoda que una mentira
confortable. Nosotros le planteamos a la sociedad que la única forma de evitar una
catástrofe económica peor sería con un ajuste del gasto público brutal y rápido. Le
planteamos a la sociedad también que la corrección de los precios reprimidos y la inflación
rezagada producto de la emisión monetaria generarían meses de inflación muy alta y
también que sanear la economía destrozada que heredábamos implicaría sacrificio y dolor y
tardaríamos en salir del pozo. Firmamos un contrato electoral de esfuerzo y sacrificio
porque 100 años de decadencia no se dan vuelta de un día para el otro.
Pero al mismo tiempo, asumimos un compromiso con los argentinos de que el esfuerzo iba
a valer la pena, porque hacerlo nos iba a permitir cumplir dos objetivos: primero nos
permitiría terminar con la inflación para siempre y avanzar en las reformas estructurales
para que la Argentina vuelva a ser un país próspero y pujante; segundo, nos permitiría
terminar con el régimen de apartheid político que hay en la Argentina desde hace décadas.
Un régimen en que los políticos y sus amigos son ciudadanos de primera y los argentinos
de bien son ciudadanos de segunda.
Por eso, por el mandato de cambio que nos dio la gente y con el aval de haber dicho la
verdad y nada más que la verdad en campaña, durante nuestros primeros 82 días en
funciones hemos llevado adelante el programa de gobierno más ambicioso del cual se
tenga memoria. En el plano económico, comenzamos por destruir el huevo de la serpiente:
el déficit fiscal. Hemos avanzado en la reducción del gasto público más profunda de nuestra
historia, haciendo un recorte de cinco puntos del PBI en tan solo un mes redujimos el gasto
primario del Estado Nacional en 40% en términos reales, donde dicho resultado surgió de
eliminar la obra pública, reducir el 98% de las transferencias a las provincias, reducir los
ministerios a la mitad, echar empleados públicos fantasmas, eliminar planes sociales a
personas que no lo necesitaban, terminar con los intermediarios de la pobreza y reducir al
mínimo la flota de autos, asesores y teléfonos celulares. Es decir, si bien ha habido
licuación, ha habido mucho más de motosierra, todo para la política
En definitiva es un ajuste que ha sido realizado mayormente sobre el sector público nacional
y no como se hizo siempre aumentando impuestos y cargando todo el peso sobre el sector
privado. Como ya no se habrán escuchado decir en los últimos 123 años la Argentina tuvo
déficit fiscal en 112 de ellos. El déficit fiscal y la lucha contra la alta presión fiscal son para
nosotros la madre de todas las batallas, son la causa de la pobreza y del estancamiento de
los últimos 100 años. Luego de décadas de gobierno que despilfarraron el dinero de los
pagadores de impuestos, la Argentina vuelve a contar con un gobierno que va a cuidar cada
uno de los pesos que con trabajo y sudor los argentinos pagan. Segundo: evitamos el
default con el FMI y otros organismos multilaterales en el que íbamos a caer a 11 días de
haber asumido. Tercero: cortamos con la emisión monetaria que es la única y probada
causa de la inflación. Y a través de un ambicioso programa financiero avanzamos con el
saneamiento del balance del Banco Central. De hecho, desde que llegamos al gobierno
hemos comprado en el mercado cerca de 9 mil millones de dólares, donde pese a esta
emisión, la ejecución de puts contra el BCRA y el pago de intereses a los pasivos
remunerados, la contracción por BOPREAL y por el ajuste fiscal, ha logrado mantener la
base monetaria constante. Esto es, para la misma base monetaria en pesos, hoy tenemos
9.000 millones de reservas adicionales que cubren más del 90% de la misma. No solo eso,
la base monetaria que durante el siglo XXI se ha ubicado en torno al 9% del PBI, hoy solo
representa el 3%, mientras que si consideran la versión amplia algo sólo factible en una
crisis de confianza furiosa, la misma está en línea con el promedio histórico. Por ello, en el
último mes se ha desplomado el precio del dólar paralelo, la brecha con el dólar de
importación corregido por impuesto País ha desaparecido y los futuros del dólar se han
alineado con las pautas establecidas por el BCRA, en un contexto en el cual el precio de los
bonos sube, el riesgo país baja y las acciones vuelan por las nubes, pese a los intentos de
algunos degenerados Fiscales por sabotear el futuro de los argentinos de bien.
Por lo tanto en este contexto, pese a que aún quedan algunos meses de alta inflación, la
misma seguirá cayendo fuertemente y la salida del cepo estará cada vez más cerca. Cuarto:
hemos podido resolver el problema de la deuda de los importadores, que era una espada de
Damocles de 42 mil millones de dólares que colgaba sobre la cabeza de todos los
argentinos. Como consecuencia de todas estas medidas económicas, llegamos al superávit
tanto primario como financiero en nuestro primer mes de gobierno, lo cual constituye un
récord global en la historia del capitalismo moderno. Y como si fuera poco hemos tomado
todas estas medidas únicamente con los resortes del Poder Ejecutivo sin apoyo de ningún
tipo del resto del arco político salvo honrosas excepciones.
Pero nuestro trabajo no se limita únicamente a lo económico. En seguridad hemos
inaugurado una nueva doctrina del orden público que nadie se animó a implementar, a
pesar de que era inequívocamente el único camino correcto. En primer lugar, empezamos a
hacer cumplir la ley sin excepciones. Por eso liberamos la calle del flagelo de los paros
constantes a través de nuestro protocolo de orden público. En todas y cada una de las
manifestaciones que se convocaron en estos casi tres meses de gobierno y que
comenzaron inmediatamente apenas asumimos, rompiendo un récord en la historia
democrática, en todas ellas mantuvimos el orden y evitamos el corte indiscriminado de
calles mediante un despliegue controlado de las fuerzas de seguridad.
Además, estamos intimando a las organizaciones que convocan a manifestarse para que se
hagan cargo del costo de los operativos policiales. Segundo, cuidamos a las víctimas y a
quienes nos cuidan. Se terminó con nosotros la cultura vil del despreciar a las fuerzas del
orden y a las víctimas del delito y el enaltecer a los delincuentes. Por eso, estamos
impulsando una ampliación del marco de legítima defensa y de cumplimiento del deber,
para que no termine entre las rejas los ciudadanos que se protegen a sí mismos o los
policías que protegen a los ciudadanos, mientras los delincuentes pasean libres por
nuestras calles.
Tercero: somos inclementes en el combate contra el crimen organizado. Por eso a través
del Operativo Bandera desplegamos efectivos nuevos de las fuerzas federales en Rosario.
Y gracias al trabajo de prevención se logró disminuir en estos dos meses casi un 60% el
homicidio doloso en la vía pública en las zonas controladas por las fuerzas federales. Por
eso, también creamos un sistema de gestión especial para presos de alto riesgo de nuestro
sistema penitenciario. De ahora en más estarán controlados por un grupo de élite para
evitar que sigan cometiendo delitos desde el encierro, práctica que lamentablemente se
volvió moneda corriente en el último tiempo.
Respecto a la asistencia social, nos comprometimos a terminar de una vez y para siempre
con el negocio de los gerentes de la pobreza, que usan la intermediación de planes como
mecanismo recaudatorio y como recurso extorsivo para manipular a los que menos tienen.
Por eso llevamos adelante un proceso de auditoría de los planes sociales que arrojó, como
sospechábamos, que al menos 52.000 planes Potenciar Trabajo estaban asignados de
forma indebida a beneficiarios que no cumplían las condiciones. Planeros VIP que cobraban
fraudulentamente sin necesitarlo, muchos de ellos mientras viajaban en avión al exterior,
muchos con conexiones espúreas en la política, muchos empleados públicos y cuya
eliminación del padrón redundó en un ahorro anual de 43.000 millones de pesos
Por eso también implementamos la línea 134 del Ministerio de Seguridad, que nos ayudó a
poner al descubierto el mecanismo perverso que las organizaciones piqueteras usan para
llevar gente contra su voluntad a la manifestaciones, bajo amenaza de quitarles el plan.
Recibimos cerca de 80.000 llamados que decantaron en más de 1300 denuncias
judicializadas y llegamos a descubrir, gracias a este sistema de denuncias, a la cara más
oscura de este fenómeno: una banda política en Chaco que explotaba sexualmente a
mujeres y arbitraba sus planes sociales.
Estamos terminando con la extorsión de las organizaciones sociales hacia los beneficiarios.
Y gracias al protocolo de seguridad, instrumentado por la ministra Patricia Bullrich, estamos
terminando también con la extorsión cotidiana que las organizaciones sociales le imponen a
la sociedad cada vez que cortan una calle. Siempre lo dijimos: en nuestro gobierno el que
corta no cobra.
Pero nosotros tenemos la vocación de proteger lo más posible a las víctimas del sistema
empobrecedor que estamos intentando cambiar. Ningún argentino tiene la culpa de que la
inoperancia y avaricia de los políticos hayan destruido sus ingresos y menos los más
vulnerables. Por eso decidimos terminar con el sistema de intermediación de la asistencia y
fortalecer los mecanismos de asistencia directa. En esa línea, hemos duplicado los montos
de la Asignación Universal por Hijo, la asignación por embarazo y la tarjeta Alimentar.
Hemos también compatibilizado percibir asistencia social con tener un salario de hasta un
millón de pesos, para que quienes perciban un plan social puedan reintegrarse, con el
tiempo, al mundo del trabajo. También absorbimos funciones que realizaban en forma no
auditada sin registro y sin control las organizaciones sociales como es la entrega de
alimentos. Ahora sabemos exactamente qué pasa con cada bolso de comida que se
reparte.
En materia educativa multiplicamos por cuatro la ayuda escolar para que las familias que se
vieron afectadas por aumentos drásticos en este nuevo inicio de clases puedan comprar los
útiles y materiales escolares que sus chicos necesitan. Esta medida va a beneficiar a las
familias de 7.300.000 chicos, desde nivel inicial hasta el secundario.
En una Argentina donde los chicos no saben leer y escribir, no podemos permitir más que
Baradel y sus amigos usen a los estudiantes como rehenes para negociar paritarias con los
gobiernos provinciales
Por eso, incluimos en el decreto de necesidad y urgencia a la educación como servicio
esencial, lo cual le sacará el arma de la mano a los sindicatos y los obligará a prestar al
menos un 70% del servicio educativo durante cualquier huelga.
Siempre dijimos que le pedimos el voto a la gente, no para que nos dé el poder a nosotros,
sino para devolvérselo a los argentinos. Esa cruzada empieza por reducir el tamaño del
Estado a su mínimo indispensable y purgarlo de privilegios para los políticos y sus amigos.
Por eso pasamos de 18 a 8 ministerios y de 106 a 54 secretarías, reduciendo los cargos
públicos jerárquicos en más de un 50%. Eso sí es motosierra.
Por eso, también cancelamos la publicidad oficial en medios de comunicación por un año, lo
que va a redundar en un ahorro de más de 100 mil millones de pesos, si tomamos como
parámetro lo que se gastó el año pasado. Es una inmoralidad que en un país pobre como el
nuestro, los gobiernos gasten el dinero de la gente para comprar voluntades de periodistas.
Además, eliminamos agencias de gobierno como el INADI, que además de cumplir el rol de
policía del pensamiento, contaba con un presupuesto anual de 2.800 millones de pesos
para mantener militantes rentados.
En esta misma línea, vamos a cerrar la agencia Télam que ha sido utilizada durante las
últimas décadas como agencia de propaganda kirchnerista.
Redujimos las transferencias discrecionales a las provincias al mínimo, recursos que
históricamente se usaron como moneda de cambio para comprar apoyos políticos. Para que
dimensionen de qué se trata: si lo actualizamos al valor de hoy el año pasado el estado
nacional gastó 5,4 billones de pesos en transferencia discrecionales a las provincias. Tanto
yo como en mis funcionarios, viajamos en vuelos comerciales y no en aviones privados,
como están acostumbrados a hacer los políticos que tienen una concepción laxa de Para
qué sirve un avión sanitario.
Por eso en los próximos días la Administración Nacional de Aviación civil establecerá un
nuevo criterio regulatorio para que ningún político ni familiares de políticos puedan usar
aviones privados, salvo para cuestiones estrictamente oficiales.
También desde el primero de marzo ningún funcionario que viaje con un pasaje pagado por
un organismo público puede acumular millas para viajes personales, un privilegio sin sentido
que grafica la perfección el modelo de la casta.
Terminamos también con el festival de los vehículos oficiales que los usaba cualquiera para
cualquier cosa, como si un director de recursos humanos necesitara chofer. Todos los
ministerios han cumplido con el mandato de decomisar al menos el 30% de su flota.
También eliminamos las SIRAS y licencias no automáticas para las importaciones, de modo
tal que le hemos puesto un punto final a la discrecionalidad y al amiguismo. Ahora el que
quiere importar lo puede hacer sin preguntarle a nadie. Se acabó la era de las coimas a
cambio de permisos de importación.
Por último, firmamos también un mega decreto de necesidad y urgencia para, por primera
vez en tres décadas, devolverle la libertad a los argentinos, en vez de cercenarla. En ese
decreto estaban incluidos 366 artículos que eliminan o modifican regulaciones que
entorpecían la economía, le complicaban la vida a la gente para proteger algún privilegio o
agravaban los problemas que pretendían solucionar. Dentro de estas cosas quiero resaltar:
liberamos la elección de las obras sociales para que los trabajadores ya no estén presos del
sindicato de su actividad y puedan elegir cuál prestador de servicio prefieren.
Derogamos la nefasta ley de alquileres y pasó exactamente lo que dijimos: la oferta de
bienes en el mercado se duplicó de diciembre a febrero y en consecuencia el valor en
términos reales de los alquileres bajó. Derogamos también la nefasta ley de abastecimiento,
que era una herramienta que los políticos utilizaban para extorsionar a las empresas y
prohibimos la potestad de la política de prohibir exportaciones. Modernizamos la legislación
laboral para facilitar la contratación del empleo registrado, algo que fue combatido por los
sindicatos.
Sin embargo, todos estos logros primerizos representan únicamente la superficie de los
grandes cambios que venimos a implementar en la Argentina. Para profundizar en nuestra
misión de terminar con los privilegios de la política y sus amigos estamos enviando al
Congreso un paquete de leyes anti casta del cual quiero compartir con ustedes alguno de
sus componentes.
Eliminaremos las jubilaciones de privilegios para Presidente y Vicepresidente. Obligaremos
a los sindicatos a elegir sus autoridades a través de elecciones periódicas, libres y
supervisadas por la Justicia Electoral, que limitará los mandatos de esas autoridades a
cuatro años y establecerá un tope de una sola reelección posible.
Los convenios colectivos específicos que realizan en asociación libre los trabajadores de
una empresa o grupo de empresas primarán sobre los convenios colectivos del sector.
Vamos a terminar con esa locura de imponerle a la gente las condiciones laborales que
define atrás de un escritorio un señor que no trabaja hace 30 años.
Las personas condenadas por corrupción en segunda instancia no podrán presentarse
como candidatos en elecciones nacionales. Además, todo ex funcionario público con
condena firme en segunda instancia por delitos de corrupción perderá automáticamente
cualquier beneficio que tenga por haber sido funcionario.
Reduciremos drásticamente la cantidad de contratos para asesores de los diputados y
senadores de la Nación. Ha sido una práctica común de la política que los representantes
del pueblo armen pymes de 30 o 40 asesores cada uno, dilapidando los recursos de los
argentinos.
Se descontará la jornada del sueldo a los empleados del Estado que no vayan a trabajar por
motivo de paro. Y a su vez, eliminaremos el financiamiento público de los partidos políticos:
cada partido tendrá que financiarse con aportes voluntarios de donantes o afiliados propios.
Todos los economistas serios del mundo, salvo algunos perros falderos de la política
Argentina, coinciden que financiar el tesoro con dinero emitido por el Banco Central genera
inflación. Esto no es opinable: financiar el tesoro con emisión está simplemente mal, técnica
y moralmente mal. Esto es así porque genera inflación y porque licúa la capacidad de
compra de todos los argentinos ¿y para qué? Para poner plata en la mano de la política que
no la usan para otra cosa que su provecho personal. Sin embargo en Argentina lo hemos
hecho una y otra vez y como resultado somos uno de los países que más inflación ha tenido
en la historia moderna. Con nosotros se acaba: vamos a enviar un proyecto al Congreso
para penalizar por ley al Presidente de la Nación, al ministro de Economía, a los
funcionarios del Banco Central y a los diputados y senadores que aprueben un presupuesto
que contemple financiar déficit fiscal con emisión monetaria, para terminar de una vez por
todas y para siempre con estas prácticas insostenible moralmente y criminal. Y además
propondremos que dicho delito esté a la altura de un delito de lesa humanidad de manera
tal que sea imprescriptible, para que tarde o temprano paguen el costo de sus acciones.
Estas son solo algunas de las reformas que vamos a implementar. Avanzaremos ya sea a
través de proyecto de ley, de decretos o modificando regulaciones, en el proceso de
regulación económica más ambiciosa de nuestra historia; porque si no cambiamos este
modelo económico de raíz, la Argentina no tiene futuro.
Sin embargo, todas estas medidas que hemos implementado como también los proyectos
de reforma que hemos promovido han sido recibidos con recelo y desconfianza por buena
parte de la dirigencia política argentina, por no decir con abierto rechazo. Lo que pasó con
el capítulo laboral del DNU y con la ley de Bases y Punto de partida para la libertad de los
argentinos, que reflejaban algunos de los cambios los que queremos avanzar, demuestra
cabalmente este punto. Una ley que tiene como Norte volver a abrazar el modelo de la
Libertad inspirados en las ideas de alberdi de la generación del 37 que viene a liberar las
fuerzas productivas de los argentinos, a devolver libertades, a terminar con privilegios y
negocios de la casta, fue manoseada y rechazada por una parte de la clase política que se
resiste a cambiar. Porque no debemos engañarnos hay un sector importante en la vigencia
política que no quiere abandonar los privilegios del antiguo régimen. Los vimos en las
violentas manifestaciones frente al congreso, en las declaraciones de los sindicalistas que
se resisten a entender que la Argentina de los privilegios se terminó, en el accionar de
diputados que pidieron el voto apoyando el cambio, pero que pretendieron traicionar su
mandato mientras nadie veía. Lo vimos también en la reaparición de los jinetes del fracaso
como Sergio Massa, Pablo Moyano, Juan Grabois y Máximo Kirchner. Incluso con la
reaparición de la expresidente Cristina Fernández de Kirchner que ha sido responsable de
uno de los peores gobiernos de la historia.
Pero también lo vimos con periodistas, que frente a la decisión de terminar con la pauta
oficial han decidido salir a defender sus privilegios de manera descarnada, llegando a caer
en delitos de calumnia e injurias y mentir de manera depravada. Lo vimos también en
gobernadores a los que sólo les importa asegurarse la caja para poder seguir con la fiesta
del gasto público, la pauta oficial, los recitales de artista con alto cachet y dudosa calidad,
los aviones privados y tantos otros vicios a los que nos tienen acostumbrados los políticos
hace décadas. Evidentemente hay muchos actores del establishment político y económico
del país que no quieren dejar atrás la Argentina del fracaso; algunos por miedo al cambio,
otros porque son los beneficiarios de este antiguo régimen. Es importante que la sociedad
comprenda que fue la resistencia de gran parte de la política a renunciar a sus privilegios lo
que boicoteó la ley, como quedó de manifiesto cuando hubo 142 votos rechazando el
artículo de la eliminación de los fondos fiduciarios. Durante todo el proceso de negociación
para la sanción de la ley se puso en evidencia un sector de la clase política que no entiende
el momento histórico, ni para qué nos eligió la gente. Nosotros no vinimos a jugar el juego
mediocre de la política, no vinimos a prestarnos al toma y daca de siempre, a emular esos
políticos que supeditan sus proyectos al intercambio de favores, cargos y negocios. No
vinimos a hacer más de lo mismo. Vinimos a cambiar el país en serio. Por eso, antes que
aprobar un proyecto vaciado de contenido preferimos retirarlo. No negociamos el cambio y
vamos a cumplir la promesa que le hicimos a la sociedad, con o sin el apoyo de la dirigencia
política. Lo haremos con las herramientas que nos puedan brindar o lo haremos únicamente
con los resortes legales del Poder Ejecutivo, como venimos haciendo hasta ahora. Porque
nosotros cuando nos encontramos con un obstáculo, no vamos a dar marcha atrás, vamos
a seguir acelerando.
Ahora, la realidad es que hoy nos encontramos frente a un punto de inflexión. La crisis que
hemos caracterizado es mucho más profunda que simplemente material: es una crisis de
horizonte porque todo lo que hemos probado los argentinos los últimos 100 años ha
fracasado. Ya no quedan opciones: la conclusión lógica es que la única alternativa posible
es hacer algo diametralmente distinto o lo que se ha hecho en el pasado. Eso es lo que
estamos intentando hacer nosotros: volver a las bases volver a las ideas que hicieron
grande a este país. Sin embargo, nos hemos encontrado con una resistencia indeclinable a
realizar cualquier cambio. Hemos encontrado una voluntad por construir cualquier reforma.
Todo atisbo de cambio que implique un sacrificio para la clase política ha sido rechazado.
Algunos porque no lo entienden la gravedad de la situación en la que nos encontramos y se
aferran a tradiciones pasadas que solo han producido fracasos y otros que se resisten a
perder sus privilegios, sus negocios o su comodidad. Esto nos deja de frente a dos
escenarios posibles: el primero es el camino en el que estamos inmersos, el camino de la
confrontación, el del conflicto. Ese no es el camino que elegimos y lo hemos demostrado,
haciendo el intento de enviar a esta honorable casa un ambicioso proyecto de ley, con la
expectativa de que fuera acompañado. Ahora, si bien no elegimos el camino de la
confrontación, tampoco le escapamos. Porque sabemos desde el día que decidimos
meternos en política quedar esta pelea no iba a ser fácil. Quiero decirles, sin embargo que
si eligen el camino la confrontación, se encontrarán con un animal muy distinto al que están
acostumbrados. Porque a diferencia de algunos de los que están acá o de quienes nos
miran desde su provincia, la política para nosotros no es un fin en sí mismo. No vivimos por
la política, no vivimos de la política, no tenemos ambición de poder. Lejos de todo eso, lo
único que tenemos es sed de cambio.
Nosotros no tomamos decisiones pensando en nuestra carrera política. Nosotros vinimos
enarbolar las banderas de la libertad, con plena conciencia de que íbamos a tener que
pagar los costos de la fiesta obscena que muchos de ustedes realizaron. Porque lo que nos
mueve a nosotros no es el poder por el poder mismo, sino nuestra causa sagrada: la
defensa de la vida, la libertad y la propiedad privada de los argentinos.
No buscamos ni provocamos la confrontación, no queremos discutir el pasado. Venimos a
plantear una agenda de futuro, porque como dice el refrán “El Secreto del cambio es
concentrar toda tu energía, no en luchar contra los viejos, sino en construir lo nuevo”.
Nosotros venimos a poner nuestra energía en construir lo nuevo, pero quiero decirles a
todos los que están acá y a quienes nos están mirando que si lo que buscan es el conflicto,
conflicto tendrán.
Porque a diferencia de algunos de ustedes, que están pensando en su próxima elección o
en sus propios intereses, nosotros solo pensamos en defender la causa de la Libertad, en
reconstruir nuestra Nación y en brindarle un futuro de prosperidad a nuestros hijos a
cualquier precio.
Sin embargo, la confrontación no es el camino que queremos ni el que elegimos hay otro
camino posible, un camino distinto, un camino de paz y no de confrontación; un camino de
acuerdo y no de conflicto. Acuerdo sí no el consenso contra el cambio
Debo ser honesto en decirles que no tengo demasiadas esperanzas de que tomen este
camino. Creo que la corrupción, la mezquindad y el egoísmo están demasiado extendidos.
Pero si bien no tengo demasiadas esperanzas, tampoco las he perdido. Es más, quiero que
me demuestren que estoy equivocado, quiero desafiarlos a que demuestren que la política
puede ser más que lo que es, que podemos aspirar a ser mejores, que demuestren a que a
pesar de nuestras diferencias podemos anteponer los intereses de la nación a los
miserables intereses electorales. Por esta razón y con el deseo de estar equivocado en mi
desconfianza hacia muchos de ustedes, es que quiero aprovechar esta ocasión para
extenderles una invitación. Hoy, en la primera apertura de sesiones de nuestra
administración, quiero convocar tanto a gobernadores como expresidentes y líderes de los
principales partidos políticos, a que depongamos nuestros intereses personales y nos
encontremos el próximo 25 de mayo en la provincia de Córdoba para la firma de un nuevo
contrato social llamado pacto de mayo: un contrato social que establezca los 10 principios
del nuevo orden económico argentino.
De esta manera, espero que podamos dejar atrás las antinomias del pasado, abandonar las
recetas del fracaso y volver, tal como hicieron nuestros padres fundadores hace más de 200
años, a abrazar de una vez y para siempre las ideas de la libertad. Ese pacto de mayo
tendrá por fin establecer las 10 políticas de Estado que el país necesita para abandonar la
senda del fracaso y comenzar a recorrer el camino de la prosperidad. Esas 10 políticas de
Estado son: uno, la inviolabilidad de la propiedad privada; dos, el equilibrio fiscal
innegociable; tres, la reducción del gasto público a niveles históricos en torno al 25% del
PIB; cuatro, una reforma tributaria que reduzca la presión impositiva, simplifique la vida de
los argentinos y promueva el comercio; cinco, rediscutir la coparticipación Federal de
impuestos y terminar para siempre con el modelo extorsivo actual; seis, un compromiso de
las provincias de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país; siete, una
reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal; ocho, una reforma previsional que
le dé sustentabilidad al sistema, respete a quienes aportaron y aporten y permita a quienes
prefieran suscribirse un sistema privado de jubilación; nueve, una reforma política
estructural que modifique el sistema actual y vuelva a alinear los intereses de los
representantes y los representados; diez, y por último, la apertura de comercio internacional
de manera que la Argentina vuelva a ser un protagonista del mercado global.
Estas 10 ideas, que son las bases del progreso de cualquier nación, podrán sentar las
condiciones del crecimiento argentino por los próximos 100 años, para que una vez más
Argentina sea un faro de luz para occidente.
Toda la política está convocada a acompañarnos. No nos importa quienes sean, de donde
vengan, ni qué de ideas hayan defendido. Para mostrar el compromiso del gobierno de
avanzar en esta dirección, he instrumentado al Jefe de Gabinete, al Ministro de Economía y
al Ministro del Interior a que, como primer paso antes de firmar el Pacto de Mayo, convoque
a los gobernadores de todas las provincias argentinas a la Casa Rosada para firmar un
preacuerdo y sancionar tanto la ley bases como un paquete de alivio fiscal para las
provincias.
Sancionadas ambas leyes, como muestra de buena voluntad, podremos empezar a trabajar
en un documento común basada en estos 10 principios esbozado previamente, para así el
25 de mayo de este año reunidos en la Docta, podamos dar inicio a una nueva época de
gloria para nuestro país.
Esta es la oferta que nosotros ponemos sobre la mesa: quedará en ustedes y en el resto de
la dirigencia argentina saber aprovechar la oportunidad de cambiar la historia; o de lo
contrario pretender continuar por este camino de decadencia, por el cual nos han traído ese
día. Veremos quiénes están sentados en la mesa trabajando por los argentinos y quienes
pretenden continuar por este camino de servidumbre. Quiero ser claro acerca de la
naturaleza de esta convocatoria: nuestras convicciones son inalterables. Ordenaremos las
cuentas Fiscales de la Argentina con o sin la ayuda del resto de la dirigencia política. Pero si
el resto de la política acompaña, lo haremos más rápido y mejor, con menor costo social y
mayor costo para quienes viven de este sistema. Si el resto de la política acompaña las
reformas que implementaremos tendrán un carácter más duradero y en consecuencia,
generarán mayor seguridad para los actores económicos locales y extranjeros, lo cual
redundará en acelerar el crecimiento económico, la caída de la pobreza y la mejora del
bienestar.
Este momento histórico no es para cualquiera. No es para dirigentes que especulan
políticamente, no es para quienes piensan que gobernar es un concurso de popularidad, no
es para los que quieren mantener sus privilegios a costa de un país quebrado y no es para
almas bellas, para los cuales las formas o las comas en un texto pesan más que la voluntad
de cambio. Es para hombres o mujeres de Estado, para patriotas, para aquellos que
piensan en la historia, que están dispuestos a arriesgarlo todo en beneficio de la Nación,
porque arreglar este país requiere de enormes sacrificios.
Nosotros no gobernamos para ser populares. La búsqueda de popularidad es un mal
consejo para un líder. Es esa brújula la que empujó a los gobiernos de los últimos 20 años a
postergar medidas que si bien eran difíciles, eran también necesarias. Nosotros no
escuchamos esos cantos de sirena, no gobernamos para ser populares ni hoy ni mañana.
Gobernamos para todos los argentinos, incluso para los argentinos que aún no nacieron.
Para que algún día, dentro de 30 años, cuando la Argentina sea una potencia mundial, las
generaciones futuras miren para atrás y digan “fue ahí, en la Docta, nuestra querida
provincia de Córdoba que comenzó el camino a la prosperidad”.
Por eso tenemos la mano firme, porque tenemos el rumbo claro. Por eso, también
aceptamos pagar todos los costos políticos para lograr esos cambios, inclusive costos
políticos que no nos correspondan. Porque si el precio de arreglar este país es caer al
ostracismo, allí me encontrarán con orgullo, porque para nosotros no hay nada más sagrado
que la lucha por la libertad.
Miro a la Argentina y veo un país con todo por hacer, un país rico en recursos naturales, rico
en capital humano y con un espíritu hambriento de prosperidad, pero encerrado,
encorsetado y reprimido por un modelo que solo puede conducir al fracaso. Nosotros
vinimos a devolverle la libertad a los argentinos, porque solo una sociedad libre puede
progresar. Solo una sociedad dinámica, que trabaja, que emplea, que comercia, que
produce, que importa, que exporta, sin que nadie le diga que ni cómo puede prosperar.
Solo siendo una sociedad libre podemos aprovechar como nación los dones naturales que
Dios nos ha concedido. Miro a la Argentina hoy, tengo la certeza de que con las ideas de la
libertad como faro este país aún tiene todo para retomar el camino de la prosperidad. Para
eso gobernamos, para volver a hacer de la Argentina una de las grandes naciones del
mundo líder y referencia de la región, una potencia productiva agrícola energética comercial
marítima y tecnológica, llena de vida, voraz por poblar los rincones de la patria con el
espíritu de frontera que alguna vez nos caracterizó. Ese es el país con el que sueño y para
el que gobierno.
Para concluir este mensaje, a los gobernadores, los dirigentes, los distintos partidos del
sistema político, y a los diputados y senadores que se encuentran aquí presentes, hoy les
digo, están ante un momento bisagra en la historia Argentina. Pueden aferrarse a un
sistema injusto del cual la gran mayoría de la sociedad es víctima, o bien pueden dejar sus
intereses particulares y prejuicios ideológicos de lado, colaborar con nuestra misión del
cambio, ayudarnos a transformar el país y pasar a la posteridad como patriotas. Si eligen
estar a la altura de las circunstancias y presentarse en Córdoba para firmar el Pacto de
Mayo, tanto yo como el pueblo argentino reconoceremos ese gesto como un acto de
humildad y valentía, y una señal clara de que podemos trabajar juntos sin rencores. A los
argentinos les pido solo una cosa, paciencia y confianza. Falta un tiempo para que podamos
percibir el fruto del saneamiento económico y de las reformas que estamos implementando.
Es más, todavía no hemos visto todos los efectos del desastre que heredamos, pero
estamos convencidos que vamos por el camino correcto porque por primera vez en la
historia estamos atacando el problema por su causa, el déficit fiscal, y no por sus síntomas.
Por eso les pido paciencia y confianza, porque por más oscura que sea la noche, siempre
sale el sol por la mañana.
El rey Salomón le pidió a Dios sabiduría para distinguir el bien del mal, coraje para elegirlo y
templanza para mantenerse en ese camino. Yo le pido lo mismo para mí y para todos los
aquí presentes. De esta manera quedan inauguradas las sesiones ordinarias número 142
del honorable Congreso de la Nación. Que Dios bendiga a los argentinos y que las fuerzas
del cielo nos acompañen. Muchas gracias y viva la libertad, carajo…viva la libertad,
carajo…viva la libertad, carajo.
es_ESSpanish