La cultura populista de la decadencia no la vamos a revertir siendo tolerantes con quienes expoliaron al Estado.

 

La grieta entre corruptos y ciudadanos de a pie debe ser muy clara. No somos todo lo mismo, como en Cambalache.

 

La alarmante teoría del cambalache del discurso de asunción del presidente Milei, según la cual, no importa lo que hiciste o de dónde venís, más que una convocatoria plural razonable, significa convertirse en el «Lamolina» de la política con su siga siga exasperante.

 

Esta vocación de darle lugar en su gobierno a funcionarios. que han sido, la victorinox de la política siempre disponible para la casta corrupta empobrecedora, tira por la ventana, su propuesta de ir a fondo contra la dirigencia política corrupta, la famosa casta y sus privilegios. Sino resultaría inexplicable entender, por qué sigue, por ejemplo, Daniel Scioli en el Gobierno. 

 

Estas decisiones consagran la cultura de la decadencia. «Lo mismo un burro que un gran profesor».
Coincidimos con el presidente con relación a la responsabilidad de la casta corrupta, pero omite siempre mencionar la corrupción como causa del déficit y ninguna de sus medidas dicen cómo vamos a recuperar lo robado.

 

En la Argentina no solo tenemos el déficit fiscal como causa de la crisis ya que anterior a este subyace el déficit moral, que hizo que la casta corrupta se enriqueciera bajo el amparo de un discurso populista.
Si no desterramos de raíz está corrupción, de poco valdrán los ajustes y sacrificios porque la historia se repetirá una y otra vez.

 

Existió durante el gobierno de Alberto Fernández un plan encubridor de los corrupto, ideado por el entonces Procurador del Tesoro, Carlos Zannini.

 

Hoy, el ministro de Justicia Cúneo Libarona parece ratificarlo.
El 14 de diciembre de 2023, le llevé propuestas positivas al ministro de Justicia, al Procurador del Tesoro y en copia de todo al presidente de la Nación.

 

1-Comisión investigadora de notables para investigar el encubrimiento de estos años y toda la corrupción pendiente de juzgamiento y sanción.
2-Que la crisis la pague la casta (ejecutarles lo robado con a implementación de una licitación pública a todos los estudios jurídicos del país para recuperar el tiempo perdido)
3-El que las hace las paga (querellar y demandar civilmente a cada corrupto).
4-Acabar con el curro de la política (despedir a todos los funcionarios K que continúan en ADUANA,
ANSES, PAMI, AFIP COMERCIO, AEROLINEAS, MIGRACIONES, MINISTERIO DE ECONOMIA, YPF, RENAPER, EMBAJADAS, etc.).
5-Crear un fondo social con el recupero de lo robado, para atender el pasivo social de la corrupción y a sus principales víctimas los niños y nuestros jubilados.
6-Plan de denuncia segura.
7-Ley de Extinción de dominio.
8-Autarquía y autonomía plena de la Oficina Anticorrupción, la UIF, mayor recursos y funciones.
9-Usar la tecnología al servicio del recupero de lo robado y la lucha contra la corrupción.
Asimismo, le cursamos notas, en carácter de urgencia al ministro de Justicia, al Procurador del Tesoro y en copia de todo, nuevamente al presidente de la Nación, para que evitar que el «Ardid Zannini» en YPF le ponga 16.000 millones de dólares en las manos a la familia Kirchner y Eskenazi.

 

Las respuestas, sin nombrarnos y como anuncios independientes de nuestras propuestas fue que el ministro de Justicia anunciara. en una entrevista en televisión. que no vienen a buscar delitos ni a querellar sino a pacificar y el presidente de la Nación confirmara su decisión de pagar el ardid Zannini con un impuesto/ colecta pagado por años por la sociedad argentina que se llamaría «Tasa Kicillof».

 

Así las cosas, el 27 de diciembre de 2023, fuimos a la Justicia para que se investigue el incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos y las acciones de encubrimiento que presagian un pacto de impunidad con funcionarios procesados, que gozaron de 4 años de encubrimiento ideados por el anterior procurador del Tesoro Carlos Zannini.

 

Acciones que le generan una gran estafa al pueblo argentino y a las arcas de la nación. Pedimos investigar fundamentalmente YPF, como asimismo también, las famosas SIRA, «el plan platita» de Sergio Massa y el desfalco del BCRA.

 

Nos ocupamos del tema que nos va la vida a los argentinos y pocos hablan, ni los medios.
El robo más grande de la historia: YPF. El ardid Zannini.

 

Juntamos las pruebas y las llevamos a la justicia para determinar que otros actores del gobierno se niegan a recuperar lo robado e ir contra los delincuentes, cómplices y encubridores del mayor saqueo de la historia.
Un DNU con leve tufillo castillista, que es más lento que un caracol para atacar a la casta. 

 

¿Por qué no se anuncian medidas para recobrar los miles de millones en manos de la familia Kirchner, sus socios y testaferros? ¿Hay algo más urgente que evitar el ardid Zannini, para que en días más la familia Kirchner nos robe otros 16.000 millones de dólares?

 

Le advertimos oportunamente al Gobierno lo que iba a pasar. Están dilapidando el capital político por no perseguir la corrupción K. Lamentablemente los hechos hablan.

 

Ningún legislador se va a inmolar por Milei en el altar de la democracia, si antes no existe una definición clara de condena a la corrupción, no la de 100 años atrás, sino la de hace 5 minutos con Michel y cía en Aduana o Cúneo Libarona bancando por omisión el plan encubridor de Zannini para ocultar lo robado.  
Y además de todo eso, «la tasa Kicillof» para consagrar una gran estafa, como la de YPF. 

 

El ajuste y el sacrificio de todo un pueblo es en vano, si la casta corrupta queda intacta con su tropa en bunkers y cuarteles, esperando la orden de su Jefa para apropiarse del poder una vez que se produzca «un clamor popular».

 

No hay margen para imponer una agenda exclusivamente económica que, aunque necesaria, no puede prescindir de curar uno de nuestros grandes dramas, como es la corrupción, consagrada por los K.

 

El silencio de Cristina y La Cámpora ante el ajuste está comprado. El «quédate tranquila» del acto de asunción, hoy se explica con la ratificación del plan de encubrimiento de Zannini, por parte del ministro de Justicia, quien considera que el Estado no debe ser querellante en las causas de corrupción ni esta para buscar delitos.

 

Están siendo muy tolerantes con los ladrones e intolerantes con quienes piden que cumplan la palabra.
Lo de YPF es gravísimo, Cristina Kirchner estatizó YPF, y ahora el presidente Milei busca privatizarla a manos del grupo Budford-Eskenazi-Kirchner.

 

No podemos permitir que por la maniobra legal fraudulenta de Zannini, el grupo mafioso Brudford-Ezkenazi-Kirchner se apropien de las acciones de YPF.

 

En nuestra presentación judicial pedimos, como lo hicimos con el ministro de Justicia, el Procurador y el mismísimo presidente de la Nación, para que no se ofrezcan acciones de esa empresa como garantía y se investigue a fondo el ardid de Zannini.

 

Si aflojamos ahora, los corruptos aprovechan enero y febrero y se quedan con las acciones de YPF.
Hasta ahora el ministro de Justicia está pintado. Voy a insistir no me van a callar.

 

Las sociedades corruptas no pueden apoyar a sus ciudadanos. Privan a sus hijos, no solo de la comida, sino también de la educación y la atención sanitaria.

 

No es posible que con el millonario patrimonio robado a todos los argentinos, los Kirchner quieran seguir haciendo política, financiando aventuras golpistas y de desestabilización.

 

La que entendió todo es Patricia Bullrich, el ejemplo a seguir. Se puso de frente y firme en la lucha contra los narcos y los delincuentes que generan inseguridad.

 

Lo mismo que hace Patricia contra los narcos es lo que debería hacer el ministro de Justicia contra los corruptos y saqueadores que empobrecieron a la Nación y se robaron el país.

 

Si valoramos la libertad, en la lucha contra la corrupción no puede haber neutrales ni pactistas. Es un deber de todos, es una guerra de todos.

 

¿Si han saqueado el país, dejando la peor crisis de la historia, como dijo el presidente con Mirtha Legrand, por qué el ministro de Justicia se empeña en no denunciarlos, querellarlos ni recuperar lo robado?

 

Si queremos que vengan inversiones debemos garantizar seguridad jurídica y mejorar nuestro índice de transparencia, teniendo una política que destierre la corrupción y no una mirada laxa, genuflexa y tolerante hacia los corruptos bajo la excusa de paz y armonía social.

 

Estamos totalmente de acuerdo con que el Gobierno pise el acelerador del cambio y las reformas, pero no puede volver a omitir al mandar al Congreso la ley ómnibus, la extinción del dominio de los corruptos. Recuperar lo robado es un deber de la democracia. Y con ficha limpia y boleta única.

 

El error del presidente Milei es creer que el kirchnerismo (o Kicillof ahora) es comunismo o peor aún progresismo. Su ideología siempre fue el poder y el dinero.

 

Como dice Jaime Durán Barba «la verdad es que nunca fueron de izquierda y sus líderes amaban el capital de los dólares, no el de Marx».

 

El gobierno produjo la desactivación del SIRA, sistema que permitió a la mafia de comercio y Aduana un festival de sobornos, en la era Massa.

 

¿El Gobierno cambia el sistema sin denunciar ni investigar esta mega corrupción? Pedimos en la Justicia se investigue este escándalo también.

 

Alberto Fernández, no fue solo un tiempo perdido, fue muerte, atraso y encubrimiento de un saqueo que debe ser condenado, con reparación y recupero de lo robado.

 

Sin corruptos presos y sin recupero de lo robado no habrá legitimidad para el ajuste y las privaciones del pueblo.

 

No podemos olvidar, mantengamos viva la memoria del saqueo.
Los argentinos no tienen que pagar ninguna «tasa Kicillof» para financiar un bono para beneficiar al grupo Budford-Eskenazi-Kirchner, como anunció el presidente. En todo caso que la Casta que integra Kicillof pague por los delitos cometidos.

 

Tenemos que decir que la maniobra de Kicillof, Kirchner y Zannini por YPF no fue hecha por ideología, mala praxis o ineptitud, sino que forma parte de la matriz piramidal de corrupción investigada por el fiscal Diego Luciani y donde es cómplice la familia Eskenazi.

 

El monumento a la corrupción del caso YPF no es ideológico: comunistas vs. liberales, es simplemente corruptos vs. argentinos. 

 

No fue el problema la expropiación ya que a Repsol se le pagó todo: 4.960 millones de dólares por el 51 por ciento.

 

Zannini ideó un ardid para que la familia Eskenazi socios de Kirchner generarán el juicio contra Argentina a través del Buffet de abogados Budford, y hoy pretenden enriquecerse por 16.000 millones de dólares.
Que el DNU y la ley ómnibus no encubran el elefante blanco que pasa frente a nosotros.

 

Se está por cristalizar el ardid de Zannini para que las familias Esquenazi-Kirchner se apoderen del mayor botín de la historia con el juicio de YPF.

 

Tenga cuidado señor Presidente, usted no tiene el poder que tuvo Cristina Kirchner, usted si puede ir preso y tampoco tiene 70 años.

 

En 20 días esta dilapidando su poder, quiero colaborar. Déjese cuidar presidente, no pague, no encubra, no sé asocie a la banda.

 

No queremos que paguen los argentinos. Que devuelva la bolsa Cristina y sus socios y testaferros y que no prospere el ardid Zannini.

 

La corrupción es lo que carcomió los cimientos de la democracia argentina.

 

Impedir el ardid Zannini para llevarse 16 mil millones a la familia Kirchner es un cambio profundo.
Estamos saturados de corrupción por eso los niveles de pobreza y el estado quebrado. No hay desarrollo porque hay corrupción.

 

El Grupo Petersen, propiedad de Eskenazi, ingresa con Néstor Kirchner a YPF. Son los mismos que hoy merced al bufette Burford obtuvieron una sentencia por 16.000 millones de dólares, gracias al ardid de Zannini.

 

Pido al Gobierno se investigue y se lleve a la Justicia a los responsables de estos delitos.

 

Todo empezó con los fondos de Santa Cruz de aquel robo que denuncié a este ardid de Zannini con YPF para darle a la familia Kirchner 16.000 millones de dólares.

 

Del primer gran robo al mega robo. Toda la trama me encontró denunciando. Es corrupción o justicia.

 

Si hay Tasa Kicillof hay pacto. No se trata de pagar o no una sentencia sino investigar con qué ardid se llegó a ese resultado, quiénes lo orquestado, quién va a salir favorecido y qué va a hacer el Estado con los autores, cómplices y encubridores de este Monumento a la corrupción que es el juicio de YPF. 

 

No es historia, esto es ahora. Que no se quede tranquila Cristina, para eso deje tranquilo al pueblo.

 

Lo de YPF no es el desaguisado de un amateur, como dice Milei, es un monumento a la corrupción, diseñado por Zannini para que explote ahora y enriquezca ilícitamente a las Familias Eskenazi – Kirchner.

 

Así como en la Colombia de Pablo Escobar había políticos tolerantes al narcotráfico, hasta que les explotó todo, acá tenemos políticos tolerantes con la corrupción, la venden como un desaguisado o un desvarío del comunismo, eso en realidad es encubrimiento.

 

¿La tabula rasa, el blanqueo de capitales en cuentas off shore, el no auditar estos últimos 4 años de Alberto, el no denunciar ni querellar corruptos, cuántas coincidencias que favorecen a la casta corrupta de los k, no?

 

La investigación de la corrupción no puede ser moneda de cambio con los kirchneristas.

 

Los funcionarios están obligados a denunciarla, se vote o no la ley ómnibus, tal como nosotros hemos hecho.

 

Presenté proyectos, ideas y propuestas al Gobierno. Formalicé denuncias de las irregularidades observadas, como muchos me pedían. Ahora impulsamos una campaña para recuperar lo robado. Tenés que sumarte.

 

(*) – Álvaro de Lamadrid es diputado del Parlasur y ex diputado nacional de Juntos por el Cambio.