Mundo

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, resaltó que su país está orgulloso de la relación con Cuba y manifestó el deseo de continuar trabajando junto a la isla en beneficio mutuo.

Interrogado sobre la decisión del presidente norteamericano, Donald Trump, de revertir aspectos del acercamiento de Estados Unidos a la nación caribeña, el jefe de Gobierno aseguró que eso no afectará en nada la dinámica entre Ottawa y La Habana, según difundió la agencia The Canadian Press.‘Mantenemos una relación muy respetuosa y constructiva con Estados Unidos, pero siempre tuvimos una diferencia de opinión sobre el nivel de compromiso con Cuba’, expresó Trudeau en esta capital durante una conferencia de prensa con su homólogo belga, Charles Michel.

Las inversiones en Cuba por parte de empresas canadienses y gente de negocios, las oportunidades para el turismo y para el comercio en beneficio mutuo ciertamente continuarán, aseguró el primer ministro.

De acuerdo con Trudeau, Canadá siempre ha estado muy orgullosa de la independencia de su política exterior, particularmente en relación con la nación antillana.

El jefe de Gobierno realizó una visita a Cuba en noviembre pasado, durante la cual sostuvo conversaciones oficiales con el gobernante Raúl Castro.

Durante ese encuentro, ambos líderes debatieron sobre el satisfactorio estado de las relaciones bilaterales y reiteraron la voluntad de sus respectivos gobiernos de fortalecer los nexos políticos, económico-comerciales, financieros, de inversión, de cooperación y de turismo entre las dos naciones.

Canadá es el cuarto socio comercial del territorio antillano a nivel mundial y el principal emisor de turistas a la isla, con el 30 por ciento del total de visitantes extranjeros que llegaron al país el pasado año.

Tomado de: Revista Bohemia

 

Con la visita de Angela Merkel a México, Alemania no solo se posiciona como inversor en ese país, sino también como nuevo mercado de productos mexicanos de exportación.

Las relaciones económicas entre ambos países no pueden ser mejores. Según una encuesta reciente entre los miembros de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (Camexa), en Ciudad de México, un 65 por ciento espera un incremento en los negocios, y un 29 por ciento cree que todo seguirá como hasta ahora.

"Nuestras empresas miembros sienten alivio y confianza en cierta forma", explicó a DW el portavoz de Camexa, Björn Lisker. Lo único que les preocupa son, como siempre, los factores externos, en los que no se puede influir, y las condiciones marco económico-políticas. 

Automóviles "made in Mexico”

En el marco del sondeo de Camexa "World Business Outlook”, un 67 por ciento de las cerca de 1.900 empresas con participación de capital alemán en México describió su situación como "buena”. Un 29 por ciento la calificó de "satisfactoria”, y solo un cuatro por ciento de "mala”.

La prueba de esta excelente tendencia entre las compañías germanas son las inversiones que planifican. La automotriz BMW, por ejemplo, está construyendo una central en el Estado de San Luis Potosí en el que a partir de 2019 se producirá la tercera serie de esa marca para el mercado mundial. Mercedes y Nissan, por su parte, están terminando las instalaciones de una fábrica conjunta en Aguascalientes, donde ya en 2018 se iniciará la producción de la Clase A y de la marca de lujo Infiniti.

Como si eso fuera poco, ya en septiembre del año pasado, Audi comenzó a fabricar sus modelos Q5 en San José Chiapa, en el Estado de Puebla. Y en marzo de este año, el director general de Siemens, Joe Kaeser, anunció inversiones alemanas en México por la suma de 200 millones de dólares.

Ildefonso Guajardo y Joe Kaeser.

Ildefonso Guajardo y Joe Kaeser.

¿Falsa alarma?

En enero de 2017, poco antes de que Donald Trump asumiera la presidencia de EE. UU., todo se veía diferente. Los anuncios del presidente estadounidense no solo alarmaron a las empresas alemanas en México. Sus amenazas de aplicar multas aduaneras a exportaciones mexicanas, de retirarse del TLCAN y de construir un muro entre México y EE. UU. podrían minar la base económica de miles de compañías.

Entretanto quedó claro que el tratado de libre comercio entre EE. UU., México y Canadá, creado en 1994, no será rescindido sino renegociado. El ministro de Economía de México, Ildefonso Guajardo, dijo en el diario El Universal antes de la llegada de Angela Merkel: "No estaría tan seguro de que no surja un proyecto de ley para multas aduaneras".

El acceso al mercado estadounidense en el marco del TLCAN aún es una cuestión existencial para México. Según datos de la Organización Mundial del Comercio (OMC), un 81 por ciento de las exportaciones mexicanas va hacia los EE. UU. A Canadá solo se dirige un 2,8 por ciento. En cuanto a importaciones, los productos estadounidenses alcanzan un 47 por ciento.

Mientras el balance comercial con EE. UU. es positivo para México, no lo es en relación a Alemania. El volumen de negocios germano-mexicano es de un total de 16.000 millones de euros: 11.000 millones de los productos alemanes exportados y 5.000 millones de la importación de productos mexicanos.

Enrique Peña Nieto y Angela Merkel en Berlín. (Archivo).

Enrique Peña Nieto y Angela Merkel en Berlín. (Archivo).

Más importaciones de México

El portavoz de Camex, Björn Lisker, espera que, en el futuro, aumente el volumen de exportación mexicana hacia Alemania. "Esperamos que los mexicanos se orienten claramente hacia Europa y hacia Alemania”, subrayó. "El tratado de libre comercio entre EE. UU. y México no se aprovecha lo suficiente".

Justamente ahora se está renegociando el TLCAN, que se firmó en 2001. México exige que se mejoren las tasas para las bananas, el atún y el aguacate. En vista del aislacionismo que predica Trump, Merkel se encuentra con que México la recibe con los brazos abiertos en su ofensiva por conquistar ese mercado.

"Los mexicanos reconocieron que la gran dependencia de EE. UU. conlleva también grandes riesgos", dijo Lisker. "Claro que eso ya lo sabían, pero ahora están por primera vez en la situación de decir que esa dependencia es perjudicial para ellos".

Autora: Astrid Prange 

En medio de la profunda crisis económica que atraviesa Puerto Rico, sus ciudadanos están llamados a las urnas en un referendo trascendental.

El territorio estadounidense celebrará este domingo 11 de junio una consulta no vinculante sobre su estatus legal.

A los votantes se les preguntará si quieren que Puerto Rico sea el estado número 51 de Estados Unidos, si prefieren que obtenga la independencia definitiva o si están de acuerdo en que siga siendo un territorio autónomo de Estados Unidos, como hasta ahora.

El referendo fue convocado por el gobierno de la isla en el contexto de crisis económica, que algunos atribuyen, al menos parcialmente, al estatus jurídico inusual de Puerto Rico, a medio camino entre la independencia y la plena estadidad.

Sin embargo, incluso si los votantes decidieran alejarse del status quo, la decisión final no está en sus manos, sino que debe ser tomada por el Congreso de EE.UU..

Aquí te presentamos 6 claves para entender que está en juego este domingo.

1. ¿Es esta la primera vez que los puertorriqueños votan sobre el tema?

No. Otros referendos se celebraron en 1967, 1993, 1998 y 2012.

Aviso sobre la deuda externa
La deuda de Puerto Rico se convirtió en un problema político.

En el referéndum no vinculante celebrado en 2012, por primera vez, una mayoría de los votos válidos fueron emitidos por la opción de la estadidad.

Pero cerca del 30% de todos los participantes en esa elección depositaron en las urnas votos en blanco o no válidos, situación que generó dudas sobre la legitimidad política del voto.

El Congreso de Estados Unidos no actuó sobre el resultado de ese referéndum.

2. ¿Por qué se llama ahora a un nuevo referéndum?

El actual gobernador de Puerto Rico, Ricardo "Ricky" Rosselló, quien tomó posesión del cargo el pasado 2 de enero, tuvo como una de medidas clave de su campaña la promesa de buscar la plena estadidad para la isla.

Asegura que es necesario para resolver la actual recesión económica que afecta a Puerto Rico, la peor en décadas, con una tasa de pobreza del 45%, un desempleo que dobla la media de Estados Unidos y una población que decrece por la emigración al territorio estadounidense continental.

La crisis económica ha provocado grandes déficits gubernamentales, severos recortes en los servicios públicos, un aumento de las tarifas de los servicios y de los impuestos sobre las ventas, así como protestas contra las autoridades locales y federales.

Puerto Rico 
El gobierno de la isla dice que no puede cumplir con todas sus obligaciones de deuda.

3. ¿Por qué se alega que convertirse en un estado de la Unión puede ayudar a Puerto Rico a resolver sus problemas financieros?

El gobierno de la isla dice que no puede cumplir con todas sus obligaciones de deuda, que se estiman en US$72.000 millones.

A principios de mayo Ricardo Rosselló anunció que la isla se declaraba en quiebra con el fin de reestructurar esa multimillonaria deuda.

Los defensores de la estadidad señalan que las leyes de Estados Unidos han permitido que otros gobiernos locales fuertemente endeudados busquen la protección de las leyes de bancarrota para defenderse de sus acreedores.

Pero Puerto Rico tiene menos medios de defensa legal por no ser un estado pleno de la Unión estadounidense.

Los defensores de la opción de convertirse en estado también argumentan que si se integrara plenamente en la Unión, Puerto Rico recibiría más gasto federal para reactivar la economía, que actualmente tiene una tasa de desempleo cercana al 12%.

San Juan.

4. ¿Cómo cambiaría la vida cotidiana de los puertorriqueños si la isla se convirtiera en un estado de Estados Unidos?

Todos los puertorriqueños ya son ciudadanos estadounidenses, con derechos sin restricciones para establecerse en la zona continental de Estados Unidos.

Pero si obtuvieran la condición de Estado, los puertorriqueños que viven en la isla podrían votar por primera vez en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y elegirían legisladores con derecho a votar en el Congreso federal.

Los puertorriqueños también serían elegibles para todas las ayudas gubernamentales actualmente disponibles para los ciudadanos estadounidenses que viven en los 50 estados.

Por otra parte, los puertorriqueños de la isla tendrían que empezar a pagar impuestos federales sobre la renta. En la actualidad no pagan impuesto sobre la renta en Estados Unidos sobre las ganancias obtenidas en la isla.

Puerto Rico
Puerto Rico ha tenido un activo movimiento pro-independentista durante décadas.

5. ¿Qué sucede después si Puerto Rico vota por la estadidad?

El gobierno de Puerto Rico se jactaría de tener un fuerte mandato popular para solicitar formalmente la admisión en la Unión como un estado pleno.

Pero el Congreso de Estados Unidos tendrá la última palabra, y pocos esperan que los legisladores actuales de los Estados Unidos estén muy entusiasmados con un eventual estado de Puerto Rico.

Una razón importante es que el Congreso de Estados Unidos, controlado por los republicanos, podría verse renuente a aplicar una medida que podría erosionar su mayoría en ambas cámaras al permitir que el electorado de Puerto Rico, que se cree tiende a inclinarse por los demócratas, escoja dos nuevos senadores y varios miembros de la Cámara de Representantes.

Afiche de protesta

Además, la concesión de la estadidad de Puerto Rico conduciría a un mayor gasto federal en la isla, lo que podría resultar impopular en un momento en que la mayoría republicana en el Congreso está pidiendo recortes radicales en los gastos.

Puerto Rico sería el estado más pobre de la Unión y muchos de sus residentes resultarían elegibles para recibir mayores ayudas federales.

6. ¿Y la opción de independencia?

Puerto Rico ha tenido un activo movimiento pro-independentista durante décadas, que insiste en que esta isla hispanohablante debe ser una nación latinoamericana, no un territorio estadounidense.

Afiche en Puerto Rico
La opción de la independencia no ha tenido éxito electoral en Puerto Rico

Sin embargo, en los referendos celebrados en el pasado, los votantes han sido escépticos frente a las propuestas de cortar todos los lazos con Estados Unidos.

En el último referendo, celebrado en 2012, sólo el 5% votó a favor de la independencia total.

 LUIS FAJARDO

Este martes, los eurodiputados de la Comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo (PE) avalaron el acuerdo de diálogo político y de cooperación entre la Unión Europea y Cuba, que las autoridades europeas y cubanas ya firmaron a finales del año 2016.

Se trata de la primera de las votaciones en comisión en el PE previstas. Este martes también se pronunciará a favor la Comisión de Comercio Internacional, aunque la recomendación legal para la votación en pleno será la de la Comisión de Asuntos Exteriores, el 20 de junio. 

Los eurodiputados de la Comisión de Desarrollo enfatizaron la necesidad de exigir altos estándares en materia de derechos y humanos y libertades en la nueva etapa que la UE inicia con Cuba, tras dejar atrás la unilateral "posición común" que imponía a La Habana la UE, una medida con la que se castigaba al régimen cubano por sus carencias democráticas.

 

La Unión Europea es el principal socio de Cuba en materia de exportaciones y el mayor inversor extranjero, además de representar un tercio de los turistas.

Cuba es miembro del grupo ACP desde 2000, a pesar de no haber firmado el Acuerdo de Cotonú con el que la UE regula sus relaciones con los países de África, el Caribe y el Pacífico.

La cooperación de la Unión con Cuba se enmarca en el Instrumento de Cooperación al Desarrollo (ICD), con un programa hasta 2020 por el que se destinan 50 millones de euros a Cuba en tres sectores prioritarios: la agricultura y la seguridad alimentaria, el apoyo a un mejor uso de recursos naturales clave para el desarrollo sostenible, y el apoyo a la modernización económica y social.

El pleno de la Eurocámara dará su refrendo final al acuerdo previsiblemente en julio, aunque los Veintiocho ya han iniciado sus diálogos bilaterales con la isla.

 

Además de dar la luz verde al acuerdo, el PE emitirá una resolución con sus demandas políticas a Cuba, del que es ponente la eurodiputada socialista española Elena Valenciano, y en la que populares y liberales europeos quieren elevar las exigencias de derechos y libertades a La Habana.

EFE

El secretario de Estado cambia el discurso de Trump y alerta de las "consecuencias humanitarias" en el país, donde el Pentágono tuene una base aérea.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, pidió este viernes a Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Baréin que suavicen el bloqueo que decidieron en bloque contra Qatar. Tillerson alegó a "razones humanitarias". alertó contra una escalada de tensión y corrigió así la primera reacción del presidente, Donald Trump, quien esta misma semana bendijo la medida y hasta insinuó que era mérito suyo. Apenas unas horas después de las palabras de Tillerson, de hecho, Trump insisitió en que Qatar debía dejar de apoyar al terrorismo, pero no mencionó esta petición de suavizar el bloqueo.

 

Tillerson convocó a la prensa para una declaración en la que pidió que no haya una "escalada de tensión" en la zona después de que el pasado lunes esos cuatro países anunciaran de forma concertada la ruptura de relaciones con el pequeño país del golfo Pérsico, al que acusan de apoyar el terrorismo por la vía del apoyo al islam político y la simpatía con Irán.

 
 

"Hay consecuencias humanitarias por este bloqueo, estamos viendo escasez de comida, familias que se separan de forma forzosa y niños que se ven fuera del colegio. Creemos que hay consecuencias no buscadas especialmente durante el mes del Ramadán", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, y confió en que las partes rebajen la tensión y resuelvan sus diferencias.

El presidente americano, en cambio, evitó este asunto y se centró en pedir "a Qatar y otras regiones que hagan más y más rápido" contra el terrorismo, que el país del Golfo Pérsico que deje de "financiar el terrorismo], de enseñar a matar", dijo en la rueda de prensa en la Casa Blanca con motivo de la visita del presidente de Rumanía, Klaus Iohannis.

Las palabras de Tillerson tampoco tienen mucho que ver con las de Trump el martes. “Durante mi reciente viaje a Oriente Próximo ya defendí que no podía haber financiación de la ideología radical. Los líderes señalaron a Qatar. ¡Mirad!”, publicó en su cuenta de Twitter. “Qué bien que el viaje a Arabia Saudí con el Rey y otros 50 países ya esté dando frutos. Dijeron que se pondrían duros con la financiación y el extremismo y todas las referencias eran a Qatar”, añadió, obviando que allí Estados Unidos tiene una importante base militar. Al día siguiente, no obstante, se ofreció a mediar y ofreció una reunión en la Casa Blanca.

"Qatar debe hacer más y más rápido"

Ha habido también un mensaje para Qatar por parte de Washington. "Llamamos a Qatar a reaccionar a la preocupación de sus vecinos, tiene una historia de apoyo a grupos que pasan del activismo a la violencia", afirmó Tillerson. El emir, concedió el estadounidense, ha avanzando "en cortar financiación y expulsar elementos terroristas del país", pero "debe hacer más y más rápido".

Ahora mismo la solución no parece cerca. Qatar cree completamente inmerecido el aislamiento y descarta cambios en sus políticas. “No vamos a renunciar a nuestra política exterior independiente”, ha declarado este jueves su ministro de Asuntos Exteriores, dijo el jeque Mohamed Bin Abdulrahman al Thani el jueves. “No sabemos qué hemos hecho para merecer semejante nivel de castigo. Se nos acusa de tratar con Irán, pero no se han tomado medidas similares hacia Irán; también de que financiamos a los peores grupos del mundo, pero no se nos han presentado pruebas”, añadió.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, pidió este viernes a Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Baréin que suavicen el bloqueo que decidieron en bloque contra Qatar. Tillerson alegó a "razones humanitarias". alertó contra una escalada de tensión y corrigió así la primera reacción del presidente, Donald Trump, quien esta misma semana bendijo la medida y hasta insinuó que era mérito suyo. Apenas unas horas después de las palabras de Tillerson, de hecho, Trump insisitió en que Qatar debía dejar de apoyar al terrorismo, pero no mencionó esta petición de suavizar el bloqueo.

Tillerson convocó a la prensa para una declaración en la que pidió que no haya una "escalada de tensión" en la zona después de que el pasado lunes esos cuatro países anunciaran de forma concertada la ruptura de relaciones con el pequeño país del golfo Pérsico, al que acusan de apoyar el terrorismo por la vía del apoyo al islam político y la simpatía con Irán.

 
 

"Hay consecuencias humanitarias por este bloqueo, estamos viendo escasez de comida, familias que se separan de forma forzosa y niños que se ven fuera del colegio. Creemos que hay consecuencias no buscadas especialmente durante el mes del Ramadán", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, y confió en que las partes rebajen la tensión y resuelvan sus diferencias.

El presidente americano, en cambio, evitó este asunto y se centró en pedir "a Qatar y otras regiones que hagan más y más rápido" contra el terrorismo, que el país del Golfo Pérsico que deje de "financiar el terrorismo], de enseñar a matar", dijo en la rueda de prensa en la Casa Blanca con motivo de la visita del presidente de Rumanía, Klaus Iohannis.

Las palabras de Tillerson tampoco tienen mucho que ver con las de Trump el martes. “Durante mi reciente viaje a Oriente Próximo ya defendí que no podía haber financiación de la ideología radical. Los líderes señalaron a Qatar. ¡Mirad!”, publicó en su cuenta de Twitter. “Qué bien que el viaje a Arabia Saudí con el Rey y otros 50 países ya esté dando frutos. Dijeron que se pondrían duros con la financiación y el extremismo y todas las referencias eran a Qatar”, añadió, obviando que allí Estados Unidos tiene una importante base militar. Al día siguiente, no obstante, se ofreció a mediar y ofreció una reunión en la Casa Blanca.

"Qatar debe hacer más y más rápido"

Ha habido también un mensaje para Qatar por parte de Washington. "Llamamos a Qatar a reaccionar a la preocupación de sus vecinos, tiene una historia de apoyo a grupos que pasan del activismo a la violencia", afirmó Tillerson. El emir, concedió el estadounidense, ha avanzando "en cortar financiación y expulsar elementos terroristas del país", pero "debe hacer más y más rápido".

Ahora mismo la solución no parece cerca. Qatar cree completamente inmerecido el aislamiento y descarta cambios en sus políticas. “No vamos a renunciar a nuestra política exterior independiente”, ha declarado este jueves su ministro de Asuntos Exteriores, dijo el jeque Mohamed Bin Abdulrahman al Thani el jueves. “No sabemos qué hemos hecho para merecer semejante nivel de castigo. Se nos acusa de tratar con Irán, pero no se han tomado medidas similares hacia Irán; también de que financiamos a los peores grupos del mundo, pero no se nos han presentado pruebas”, añadió.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, pidió este viernes a Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Baréin que suavicen el bloqueo que decidieron en bloque contra Qatar. Tillerson alegó a "razones humanitarias". alertó contra una escalada de tensión y corrigió así la primera reacción del presidente, Donald Trump, quien esta misma semana bendijo la medida y hasta insinuó que era mérito suyo. Apenas unas horas después de las palabras de Tillerson, de hecho, Trump insisitió en que Qatar debía dejar de apoyar al terrorismo, pero no mencionó esta petición de suavizar el bloqueo.

Tillerson convocó a la prensa para una declaración en la que pidió que no haya una "escalada de tensión" en la zona después de que el pasado lunes esos cuatro países anunciaran de forma concertada la ruptura de relaciones con el pequeño país del golfo Pérsico, al que acusan de apoyar el terrorismo por la vía del apoyo al islam político y la simpatía con Irán.

 
 

"Hay consecuencias humanitarias por este bloqueo, estamos viendo escasez de comida, familias que se separan de forma forzosa y niños que se ven fuera del colegio. Creemos que hay consecuencias no buscadas especialmente durante el mes del Ramadán", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, y confió en que las partes rebajen la tensión y resuelvan sus diferencias.

El presidente americano, en cambio, evitó este asunto y se centró en pedir "a Qatar y otras regiones que hagan más y más rápido" contra el terrorismo, que el país del Golfo Pérsico que deje de "financiar el terrorismo], de enseñar a matar", dijo en la rueda de prensa en la Casa Blanca con motivo de la visita del presidente de Rumanía, Klaus Iohannis.

Las palabras de Tillerson tampoco tienen mucho que ver con las de Trump el martes. “Durante mi reciente viaje a Oriente Próximo ya defendí que no podía haber financiación de la ideología radical. Los líderes señalaron a Qatar. ¡Mirad!”, publicó en su cuenta de Twitter. “Qué bien que el viaje a Arabia Saudí con el Rey y otros 50 países ya esté dando frutos. Dijeron que se pondrían duros con la financiación y el extremismo y todas las referencias eran a Qatar”, añadió, obviando que allí Estados Unidos tiene una importante base militar. Al día siguiente, no obstante, se ofreció a mediar y ofreció una reunión en la Casa Blanca.

"Qatar debe hacer más y más rápido"

Ha habido también un mensaje para Qatar por parte de Washington. "Llamamos a Qatar a reaccionar a la preocupación de sus vecinos, tiene una historia de apoyo a grupos que pasan del activismo a la violencia", afirmó Tillerson. El emir, concedió el estadounidense, ha avanzando "en cortar financiación y expulsar elementos terroristas del país", pero "debe hacer más y más rápido".

Ahora mismo la solución no parece cerca. Qatar cree completamente inmerecido el aislamiento y descarta cambios en sus políticas. “No vamos a renunciar a nuestra política exterior independiente”, ha declarado este jueves su ministro de Asuntos Exteriores, dijo el jeque Mohamed Bin Abdulrahman al Thani el jueves. “No sabemos qué hemos hecho para merecer semejante nivel de castigo. Se nos acusa de tratar con Irán, pero no se han tomado medidas similares hacia Irán; también de que financiamos a los peores grupos del mundo, pero no se nos han presentado pruebas”, añadió.

AMANDA MARS

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.