America Latina

La Asamblea Nacional Constituyente organizada unilateralmente por el chavismo ha juramentado este miércoles a los 18 nuevos gobernadores oficialistas a los que el Consejo Nacional Electoral (CNE) -obediente al Gobierno- otorgó el triunfo tras las elecciones regionales del domingo.

La ceremonia se llevó a cabo cuando todavía no se han disipado las dudas sobre los resultados de los comicios, que contradijeron los pronósticos de las encuestadoras y que algunos voceros de la alianza opositora, la Mesa de Unidad Democrática (MUD), señalan como producto de un fraude masivo.

 

Los cinco candidatos opositores que también fueron proclamados vencedores por el CNE en la jornada del domingo no acudieron al acto. La legislación venezolana no prevé que ninguna autoridad electa preste juramento ante la Constituyente. Pero este cuerpo deliberativo, que desde que se instaló el pasado 6 de agosto sin ningún representante de oposición no ha discutido ni un artículo de la nueva Constitución que pretende redactar, se reservó funciones legislativas de las que despojó a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. La pretensión del chavismo de que los nuevos gobernadores tomaran posesión en la Constituyente pareció una provocación para los nuevos jefes regionales de oposición, que no reconoce al organismo.

Sin embargo, en tono conciliatorio, la presidenta de la Constituyente, Delcy Rodríguez -excanciller del Gobierno de Maduro-, invitó durante la sesión del miércoles a que los gobernadores de oposición, a quienes agradeció su reconocimiento "a los contundentes resultados del domingo", se presenten a dialogar con el plenario. La Constituyente solo ordenó a los gobernadores que asuman sus cargos ante los consejos legislativos regionales, el equivalente en provincias del parlamento.

Entre los 18 gobernadores chavistas nombrados este miércoles se encontraba el general retirado de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Justo Noguera Pietri, el último candidato acreditado como ganador por el CNE. El organismo electoral lo proclamó en la madrugada como nuevo gobernador del Estado de Bolívar, la entidad más grande del país, que abriga el núcleo de la industria pesada estatal, ricos yacimientos minerales y recursos hídricos. La decisión del árbitro electoral puso fin a un suspenso de más de 48 horas, en las que Noguera y el candidato de oposición, Andrés Velásquez, disputaron cabeza a cabeza la gobernación.

La ventaja final que el CNE otorgó al candidato oficialista fue de poco más de mil votos. Sin embargo. Velásquez, exdirigente sindical de la zona, exgobernador entre 1989 y 1995, y candidato presidencial en 1993, aseguró haber sido el elegido por los votos populares. Desde el domingo en la noche estaba acampando, junto a decenas de sus seguidores, frente a la sede local del organismo electoral, para evitar la consumación de lo que calificó como un fraude.

Velásquez ha sido capaz de mostrar al público inconsistencias entre las actas de cierre de determinadas mesas y los resultados oficiales. En ello ha tenido más éxitos que los dirigentes nacionales de la coalición opositora. El propio domingo en la noche, el vocero de la MUD, Gerardo Blyde, anunció que la oposición no reconoció los resultados "sobre los que tenemos profundas sospechas".

 

Desde entonces la MUD no ha sido muy diligente en la obtención de pruebas que permitan establecer que hubo fraude en el proceso. Algunos dirigentes, como el derrotado candidato para la gobernación del estado de Miranda, Carlos Ocariz, ofreció declaraciones en las que enumeraba el ya tradicional rosario de irregularidades -como el uso de bienes públicos por parte de los candidatos oficialistas, la mudanza arbitraria de centros de votación o la negativa del CNE a informar oportunamente de los cambios en las candidaturas, entre otras- en las que normalmente incurre el sistema electoral. Pero no se aprecia la misma intensidad en las denuncias entre los dirigentes de opsición.

Cuatro de las cinco gobernaciones obtenidas por la oposición -que hasta ahora tenía tres bajo su control- corresponden a candidatos del partido Acción Democrática (AD), la organización socialdemócrata dominante durante los 40 años previos a la llegada de Hugo Chávez al poder. El martes, en un programa de televisión, el secretario general de AD, Henry Ramos Allup, desechó las hipótesis de un posible fraude, mientras atribuía la derrota opositora a la abstención promovida desde sus propios flancos más radicales.

Precisamente el martes, María Corina Machado, dirigente del movimiento Vente y una de las caras más representativas de la disidencia de la MUD -de la que hizo distancia en agosto- denunció la pobre coordinación que los "cogollos" o cúpulas dentro de la alianza habían alcanzado. Machado, que no llamó abiertamente a la abstención en las elecciones del 15 de octubre, sí reveló su intención personal de no votar para evitar la legitimación de las instituciones de lo que califica como "la dictadura".

Hasta este miércoles no se había pronunciado sobre la debacle electoral el dos veces candidato presidencial de oposición, Henrique Capriles Radonski, gobernador saliente del estado de Miranda, bastión opositor conquistado al fin por el chavismo. Su mutismo contribuía a fortalecer la sensación de desbandada y confusión que ofrece la oposición, una situación que el oficialismo se prepara para aprovechar pues, según rumores persistentes, se apresta a convocar las elecciones de alcaldes el próximo mes de diciembre.

EWALD SCHARFENBERG

l 22 de octubre, Mauricio Macri se enfrenta a su primera gran prueba: las elecciones de medio término, que renuevan buena parte del Congreso. Su gran rival es Cristina Fernández de Kirchner, que se presenta a senadora en Buenos Aires. 

Cristiano Rattazzi (Buenos Aires, 1948), un destacado miembro de la familia Agnelli, históricos patrones de FIAT,dirige esta compañía en Argentina, un país en el que la industria automovilística es clave. Nació en Argentina, se fue a Italia con 7 años, y volvió en 1981 para quedarse. Es uno de los empresarios más conocidos del país, siempre muy mediático, el más feroz a la hora de criticar a los Kirchner, a pesar de que reconoce que con su proteccionismo a la FIAT le fue muy bien. Ahora apoya a Mauricio Macri con entusiasmo.

 

Pregunta. Han pasado dos años de Macri, ¿está satisfecho con el cambio?

Respuesta. Noventa años atrás, Argentina estaba entre los siete países más importantes del mundo. No hay ningún país que haya tenido una decadencia así. ¿Qué pasó? Si lo ves en la historia fueron momentos de populismo. Es la primera vez en años que hay un gobierno democrático, elegido, que dice “no me gusta el populismo”. Es un salto de 180 grados.

 

P. ¿Por qué cree que esta vez es diferente?

R. Primero porque es un partido nuevo. Segundo por su convicción de que Argentina sea un país insertado en el mundo y para eso hay que administrar bien. Y son profesionales que vienen de administrar empresas, saben lo que hay que hacer.

"Por primera vez en Argentina hay un Gobierno que dice 'no me gusta el populismo”

P. Mucha gente dice que son tan empresarios que no saben hacer política.

R. Algunos dicen que van demasiado rápido y otros dicen que van demasiado despacio. Están bien en el medio, han sido muy hábiles.

 

P. Pero en el primer año, 2016, hubo un 40 % de inflación…

R. Era todo caótico en el primer año. Hoy es la primera vez que devaluó un 15 % y no pasa a los precios, es otra gran novedad para la Argentina. Todos los problemas no pueden resolverse en un mes, es cuestión de años.

P. Si todo va tan bien, ¿por qué tanta gente dice que lo está pasando muy mal y vota a Kirchner?

R. El populismo tiene un arraigo muy fuerte y te está diciendo que cualquier problema te lo resuelve así nomás. Hay un 30% que todavía vota a gente que son como Ali Baba y los 40 ladrones. Hay gente que está acostumbrada a vivir todo de subsidio, de falso trabajo, y eso lo tenés que tratar con el tiempo. Que haya un 30% de pobreza es una vergüenza en un país con la riqueza de Argentina, pero no lo ha hecho este Gobierno.

P. ¿Se puede cambiar Argentina?

R. Sí, pero lleva 10 años. Eso es lo que prevén, 10 o 15 años.

"Que haya un 30% de pobreza es una vergüenza en un país con la riqueza de Argentina"

P. Macri no aguantará tanto tiempo.

R. No. Pero yo he escuchado peronistas decir “bueno, yo quiero que le vaya bien a Macri porque después quiero construir sobre lo que él me deje, sobre un país ordenado”. Necesitan 10 años para llegar a ser un país próspero, a la chilena, al camino que va México. Vea a México hace 40 años atrás y al México de hoy. Tiene una industria automotriz poderosa. Vende cuatro millones de autos en el mundo, tiene libre comercio con Corea, con Japón, con Europa… Argentina fabrica ahora en total 500.000 autos y solo exporta a Brasil, porque para el resto está cerrado.

P. ¿La industria argentina podría resistir una apertura como la México o Chile?

R. Si yo pudiese obligar a comprar solo autos de una marca que tenga cuatro letras, que empieza con F, y que termina con T (porque si no está Ford) a mí me encantaría. Pero dejá de lado mi deseo de protegerme y andá a ver qué quiere el país. El país quiere eficiencia, competitividad, inversiones. México es el ejemplo mejor del mundo. Años atrás no fabricaba ni un millón de autos.

P. ¿Cómo son los salarios en México respecto a los de Argentina en su sector?

R. Son mucho más bajos. Producir cuesta arriba de un 50% más barato en México que acá.

P. Ahora mismo ustedes y todo el sector tiene mucha gente parada, en casa…

R. Suspendida. Ha preservado el 80% de su salario… Este año hemos exportado 6.000 autos. El año que viene la proyección es exportar 40.000 o 50.000. Primero se recuperó el campo con la bajada de impuestos. Después el blanqueo generó mucha plata en Argentina. Ahora llega la competencia, que antes no había. Los autos están baratos en dólares para la historia de Argentina. Y la gente compra porque con el blanqueo hay mucha plata.

P. ¿Es fácil vender autos en uno de los países más cerrados del mundo?

"Argentina necesita 10 años para llegar a ser un país próspero, a la chilena"

R. Se puede sobrevivir, pero el que no sobrevive es el país. Es muy linda la sobreprotección pero no sirve. Italia cuando tuvo el grave problema en los 50 de textiles baratos, empezaron a venir los japoneses y tuvo que hacer un cambio de calidad enorme, las familias Gucci y compañía cambiaron y pusieron productos de calidad.

P. ¿Argentina está preparada para este cambio o puede estallar todo?

R. Sí, porque también están bastante cansados del desorden. La gente está cansada de la inflación. Si cuando vas al supermercado ves el mismo precio continuo en el año y podés comparar si hay una oferta o no te cambia todos los parámetros.

P. ¿El empresariado desconfía? Macri se queja mucho de que no invierten.

R. La plata que entra a la Argentina es muchísima. Ahora, no me digas de invertir en una vieja textil porque tengo que pensar un segundo. Hace seis meses nadie se esperaba que en julio, agosto, septiembre, empezara a reverdecer… Pero empezó a crecer bien, todos los sectores están en verde. Nosotros pusimos 500 millones de dólares en el producto nuevo. Pero hay mucho por mejorar. En el mundo hoy pedís algo a Amazon y al día siguiente te llega. Yo el otro día, de curiosidad, me hice mandar una cosita así de chiquita de Italia y tardó 43 días.

P. Meter cualquier producto en Argentina es complicado, ¿no?

R. ¿Por qué el queso tiene que ser tan malo en Argentina? Porque no compite. Si vos compitieras irías a buscar la mejor muzzarrella, el mejor camembert y verías qué hacen. El vino hace unos años atrás era intomable, ahora es un vino de alta calidad porque empezó a competir y a venderse en el mundo. El mundo capitalista, hasta que muera, es la competencia. Que regula los precios y la calidad. Creo que esta vez viene en serio porque están convencidos.

CARLOS E. CUÉ /MAR CENTENERA

Si uno mira la superficie de la información argentina, la que manejan los círculos del poder, todas las encuestas relevantes publicadas y no publicadas, las percepciones de los analistas, el ambiente empresarial, sindical y político, la conclusión es clara: Cristina Fernández de Kirchner está a punto de sufrir una derrota en las elecciones legislativas del 22 de octubre, dentro de una semana, cuando compite por ser senadora por Buenos Aires, que marcará muy probablemente su declive definitivo y consolidará el poder de Mauricio Macri, que dominará así el país con una oposición muy debilitada.

 

Pero ella va a luchar hasta el final para evitarla. El lunes ha organizado un gran acto en el estadio de Racing, en pleno conurbano, el empobrecido alrededor industrial de Buenos Aires, donde está su núcleo duro. Será una nueva exhibición para recordar que sigue siendo capaz de movilizar masas de argentinos, como antaño. Los suyos admiten que la batalla está difícil, sobre todo, dicen, porque los medios más importantes apoyan al Gobierno, pero sostienen que por debajo de esa superficie informativa se está moviendo en las redes, donde ahora ha concentrado ella una campaña sin muchos fondos, una ola de descontento con el Gobierno que puede lograr la sorpresa. En su equipo recuerdan que hace dos años, cuando Macri llegó al poder, todas las encuestas apuntaban que ganaría la segunda vuelta por 10 puntos y al final lo hizo por menos de tres, porque en la recta final el empujón del peronismo fue muy importante. Esta vez van a intentarlo de nuevo, aunque se antoja mucho más difícil. Ella en cualquier caso será senadora, porque incluso perdiendo entra -hay tres puestos en disputa- pero una derrota clara sería un mazazo político durísimo para una mujer acostumbrada a ganar desde los 90.

Macri no tiene solo a su favor a todo el mundo del poder empresarial y buena parte del sindical, un respaldo internacional muy notable y una corriente de cambio después de 13 años del kirchnerismo en el poder. Cuenta además con un aliado muy poderoso: buena parte del peronismo desea con más pasión incluso que los macristas que Cristina Fernández de Kirchner pierda estas elecciones. Porque en los comicios del 22 de octubre se definen dos cosas. Una, que ya parece segura, es confirmar que el macrismo vino para quedarse, que no es un accidente. “No ganamos por casualidad en 2015 porque no había otros, este cambio es muy profundo”, insiste Marcos Peña, mano derecha de Macri. “Les pido a todos que se alejen del escepticismo y del pesimismo crónico para hacer las cosas que llegó la hora de hacer”, clama el propio Macri ante los empresarios.

La consolidación del poder del presidente es un hecho. Pero hay otra cosa en juego en estas elecciones: quién liderará la oposición. Cristina Kirchner ha vuelto con ese objetivo, ser la jefa de la oposición. Y todos los peronistas que aspiran a ese puesto, que son varios, entre ellos algunos destacados como el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, se están moviendo para que ella pierda el domingo 22 y así poder ellos aspirar a ser el candidato que se opondrá a Macri en 2019. Por eso la expresidenta necesita una victoria o al menos una derrota por la mínima para evitar que sea el propio peronismo, un movimiento creado por y para el poder que no acepta perdedores, la devore rápidamente. Ante esta posibilidad de derrota, ella ya está empezando a señalar que “la transparencia de los comicios no está garantizada”.

Pese a que se juegan tantas cosas, la campaña transcurre en sordina, sin gran entusiasmo, porque la mayor parte del poder argentino ya da por hecha la victoria. De hecho, Macri está tan crecido que está rompiendo con todos los manuales de campañas electorales. Ha anunciado abiertamente que después de los comicios habrá una fuerte subida de tarifas, esto es que a la gente le subirá la luz, el gas, el combustible, el agua. Y ni siquiera eso le ha hecho caer en las encuestas. Por si fuera poco, ha admitido que está encima de la mesa la posibilidad de una reforma laboral para bajar el costo argentino, aunque insiste en que no será ni mucho menos tan radical como la polémica reforma brasileña. Además se ha puesto en campaña contra las “mafias sindicales” y ha dejado caer que tiene una lista con 562 personas que son las que impiden el crecimiento del país con sus frenos en distintos sectores.

Macri está muy confiado porque todos los analistas señalan que la ola a su favor es imparable en este momento. Solo un dato en la última semana ha mostrado que aún se le podrían complicar las cosas: la inflación ha vuelto a repuntar, con el 1,9% mensual. Es precisamente esta inflación la que está machacando a los barrios populares donde Cristina tiene el corazón de sus votantes. La crisis económica es la última esperanza de la expresidenta para evitar la peor derrota de su larga y exitosa carrera política.

CARLOS E. CUÉ

Al menos 13 personas han muerto y una está desaparecida en Nicaragua a consecuencia de los efectos del huracán Nate y por las fuertes precipitaciones propias de la temporada, informó hoy el Gobierno. Con esta noticia se confirma que total ya son 22 las personas fallecidas en América Central a causa del fenómeno, según el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (CNH).

La vicepresidenta y primera dama nicaragüense, Rosario Murillo, precisó este viernes que un joven de 16 años murió ahogado en un estero en el litoral Pacífico, en el departamento de Chinandega, al noroeste de Nicaragua. "Hay 13 fallecidos con Darwin Antonio Chévez, de 16 años", y un desaparecido, indicó la dignataria, al leer un resumen de los daños causados por Nate y las intensas lluvias propias de la temporada. 

 

Tras impactar este jueves en la costa este de Nicaragua, Nate aterriza ahora en el Golfo de México

Las autoridades locales informaron, además, de 3.759 familias afectadas, con 14.262 personas en 58 de los 153 municipios de Nicaragua. También hay 3.524 viviendas afectadas, entre ellas 3.441 anegadas, 48 semidestruidas, 20 colapsadas y 15 en riesgo de colapsar, según el informe del Sistema Nacional de Prevención y Atención a Desastres (Sinapred). Asimismo, Nate provocó cuantiosos daños en infraestructura, en el suministro del fluido eléctrico y en el servicio de agua potable.

Tras impactar este jueves en la costa este de Nicaragua, Nate aterriza ahora en el Golfo de México, donde la tormenta tropical se fortaleció la pasada noche y se convirtió en un huracán de categoría 1, con vientos máximos estimados de 120 kilómetros por hora.

Varias personas son evacuadas por el huracán Nate
Varias personas son evacuadas por el huracán Nate (Juan Carlos Ulate / Reuters)

Nate se encuentra a algo más de 150 kilómetros del extremo oeste de Cuba, y a aproximadamente 800 kilómetros de la desembocadura del río de Mississippi. Nate, que según el CNH se desplaza a unos 35 kilómetros por hora, había ganado fuerza a su paso por la Península de Yucatán, después de haber dejado fuertes lluvias en Centroamérica, causando más de una veintena de fallecidos.

Está previsto que se fortalezca todavía más en los próximos días y que alcance como huracán la costa de EE.UU. entre la noche del sábado y el domingo, para tocar tierra en algún punto de Alabama, Mississippi o Luisiana, zonas donde ya están bajo aviso.

Vista de la casa de una familia afectada por las lluvias tropicales origindas por el huracán Nate
Vista de la casa de una familia afectada por las lluvias tropicales origindas por el huracán Nate (Jorge Torres / EFE)

Nate provocará además un aumento del nivel del mar de hasta 1 metro por encima de los niveles normales de marea en la península de Yucatán y las islas adyacentes. A esta marejada ciclónica hay que sumarle “grandes y destructivas olas”, advierte el CHN. La guardia costera estadounidense ha informado este sábado de que ya ha dispuesto a personal y recursos para proceder con la asistencia que haga falta tras el paso del ciclón en estas áreas.

En Luisiana, su gobernador, John Bel Edwards, declaró el estado de emergencia este jueves y desplegó 3.500 efectivos de la Guardia Nacional ante un posible impacto directo del ciclón, en un territorio donde el despliegue ante este estos eventos es especialmente previsor tras la catástrofe del huracán Katrina en 2005, que causó más de 1.800 muertos.

Nate provocará además un aumento del nivel del mar de hasta 1 metro por encima de los niveles normales de marea en la península de Yucatán y las islas adyacentes. 

EFE

El máximo responsable de la capital mexicana analiza las consecuencias del terremoto del 19 de septiembre y reflexiona sobre su futuro político

El próximo jueves se cumplirá un mes del terremoto que sacudió al centro de México y que provocó más de 200 muertos en la capital, la mayor tragedia desde el sismo de 1985. Miguel Ángel Mancera (Ciudad de México, 1961), jefe de Gobierno de la ciudad, recibe a EL PAÍS a última hora de la tarde del jueves, visiblemente cansado. Durante una hora reflexiona sobre la gestión de la crisis, no exenta de críticas, y el futuro de la urbe. Aunque insiste en que ahora su prioridad es desarrollar el plan de reconstrucción, admite que sigue aspirando a optar a la presidencia del país el próximo año, algo que ya no podrá hacer como independiente, sino bajo el paraguas del Frente Ciudadano por México, la coalición creada por el PAN, el PRD y el Movimiento Ciudadano.

 

Pregunta. ¿Qué lecciones deja este terremoto?

Respuesta. Es indispensable que la Ciudad de México siga reforzando sus normas en materia de construcción. Que se siga tomando conciencia de que vivimos en una ciudad sísmica, que enfrenta retos importantes y que es casi un living lab [un banco de pruebas reales]. Hay que prepararse constantemente. La ciudad tiene que estar evolucionando y avanzando sistemáticamente.

 

P. ¿Por qué no se le vio sobre el terreno los días posteriores al terremoto?

R. Fui a sitios, pero lo hice de manera discreta. No lo hice mediático, porque eso no le gusta a la gente. Si yo llego, conmigo lo hace un aparato de seguridad e interfieres. No voy a llegar con un pico y una pala. El protocolo de seguridad me exige coordinar desde el C-5. No busqué salir en los medios, creo que no era el momento de ganar protagonismo. Cuando hablé con los familiares de las víctimas del edificio de Álvaro Obregón busqué no hacerlo en la zona cero, porque suponía entorpecer las labores que se estaban haciendo. Lo volvería a hacer así.

P. Para recibir la ayuda del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), las familias deben estar catalogadas en "pobreza patrimonial". ¿No dejará esto a muchos sin ayuda?

R. La Ciudad de México no está recibiendo ayuda del Fonden. Nos mandarán 500 millones de pesos [más de 26 millones de dólares] para atender instalaciones deportivas, de agua e inmuebles culturales. En la parte de ayudas inmediatas, no ha llegado nada. En apoyos a reconstrucción y vivienda, tampoco.

 

No busqué salir en los medios, creo que no era el momento de ganar protagonismo

P. ¿Por qué?

R. El planteamiento que hice con Hacienda fue muy sencillo. Si nos van a decir que tienen que ser viviendas de 40 metros y que estén en la línea de pobreza que cataloga la Sedesol [Secretaria de Desarrollo Social], no le van a dar a nadie. Ni siquiera en las zonas rurales. El Gobierno federal tiene que hacer un esfuerzo extraordinario para que veamos una reconstrucción bien planeada. La Ciudad de México no debe hacer una reconstrucción sobre las rodillas. El Fonden no será la solución para la Ciudad de México. Hay que pensar en otro esquema.

P. El terremoto se produjo cuando tenía las maletas hechas para dejar la jefatura de Gobierno. ¿Cómo afecta a sus aspiraciones presidenciales?

R. Se guardaron las maletas. Teníamos el planteamiento de presentar una candidatura independiente, con muchas asociaciones, pero yo no puedo dejar ahora la Ciudad de México. Tengo que presentar el plan de reconstrucción.

P. Pero las maletas siguen hechas. ¿Sus aspiraciones han cambiado?

R. La aspiración no ha cambiado, pero no estoy pensando en las maletas. Ahora sí voy a estar saliendo constantemente a la calle porque hay que estar verificando edificios, ver al comité de demoliciones... Son muchas cosas que tienen que hacerse con mucho cuidado.

La Ciudad de México no está recibiendo ayuda del Fonden, el Gobierno federal tiene que hacer un esfuerzo extraordinario

P. La ley le da hasta el 31 de diciembre para dejar el cargo. ¿Cómo dejaría tranquilo la ciudad?

R. Con un plan de reconstrucción claro, que será a seis o siete años. Va a rebasar al siguiente Gobierno. Hay que diseñar una estrategia fiscal y dar un plazo a la gente, de unos seis años, para que los edificios inseguros se vuelvan seguros. El 31 de diciembre debe estar listo el plan, que no haya gente fuera de sus casas en inmuebles con averías menores. Que la ciudad tenga tranquilidad.

P. La única oportunidad de optar a la candidatura presidencial es con el Frente Ciudadano por México. ¿Qué opina de ese frente?

R. El reto es que exista una coalición porque el frente es político, pero no electoral.

P. ¿De verdad cree que no es electoral?

R. No es electoral por la definición de la norma. Está planteado de 2017 a 2024. No está delimitado por un tiempo electoral, tiene que ir más allá, no te sirve solo para 2018. Debe servir para una conducción de Gobierno, reúne causas y propósitos. Por eso se dice que no es electoral.

P. ¿Por qué no se ha presentado el proyecto del frente? ¿No va un poco tarde?

R. Hay un esbozo de proyecto. El frente habla de un Gobierno de coalición que busca atacar diversos temas: salarios, energía, el campo. Se va a lograr no teniendo un presidente que sea el dueño de todo, sino con un presidente que tenga un jefe de Gabinete con pesos y contrapesos. Se debe aterrizar a un programa de Gobierno con líneas y metas en cada caso. Morena tendrá un presidente que dirá si es de día o de noche, y nadie le va a poder discutir. Probablemente, va a gobernar con decretos, porque un Congreso que salga de una competencia de cuartos o de tercios estará dividido y se necesitarán alianzas.

P. En su caso, ¿se ve como presidente o como jefe de Gabinete, esa especie de primer ministro?

R. Me gustaría estar en la presidencia. Pero me interesa construir. También veo a la Ciudad de México en un Gobierno de coalición. Lo que menos le conviene a la ciudad es que siga en esta estrategia. Yo tengo un Congreso dividido y se ha tenido que hacer un Gobierno de coalición allí dentro.

P. ¿Cómo cree que afectará al frente la salida de Margarita Zavala?

R. Hasta ahora indica que hay una división en el PAN que sí le quita un porcentaje. Pero el frente sigue bien las mediciones, sigue siendo altamente competitivo, incluso sin la participación de Margarita Zavala.

Me gustaría estar en la presidencia, pero me interesa construir

P. El frente puede tener un proyecto para los próximos años, pero aún no ha aclarado cómo elegirá al candidato presidencial. ¿Cómo cree que debe ser ese proceso?

R. Tendríamos que pensar en un método democrático. Se ha planteado que puede ser una elección abierta. No estoy en desacuerdo. Y que ahí se mida. Y entonces que se apoye a quien resulte ganador.

P. ¿La candidatura presidencial está entre Ricardo Anaya y usted?

R. No descarto también a Rafael Moreno Valle o el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles. O quien se vaya a anotar en los próximos días.

P. Anaya le aventaja en las encuestas. ¿Qué necesita para revertir esto?

R. Primero, ver qué encuesta es. Segundo, esperar.

JAVIER LAFUENTE

LUIS PABLO BEAUREGARD

En un anuncio que abre una crisis de insospechadas consecuencias, la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) desconoció los resultados anunciados en la noche del domingo por el Consejo Nacional Electoral (CNEde las elecciones de gobernadores (regionales) que le dieron el triunfo al chavismo y pidió auditar todo el proceso.

Según el ente comicial, el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se impuso en las elecciones de gobernadores al obtener 17 de 23 gobernaciones. En las del 2012, el chavismo conquistó 20 de 23.

“En este momento no reconocemos ninguno de los resultados. Estamos ante un momento muy grave para el país”, dijo el jefe del comando de campaña opositora, Gerardo Blyde.

Ellos saben que no son mayoría y el país y el pueblo venezolano lo saben. No reconocemos los resultados” (...) No solamente por irregularidades en el proceso sino por la violación al derecho a elegir”, señaló. “Ni Venezuela ni el mundo se comen este cuento”.

Sobre esa base y partiendo de un sistema electoral al que calificó como “no confiable”, convocó a la oposición a integrarse para trazar nuevas estrategias para impulsar una transición.
Ellos saben que no son mayoría y el país y el pueblo venezolano lo saben. No reconocemos los resultados” (...) No solamente por irregularidades en el proceso sino por la violación al derecho a elegir.

En el momento, sigue pendiente el anuncio de la gobernación del estado Bolívar, lo que dejaba a la oposición, de momento, con solo cinco mandatos regionales. 

De hecho, antes de que la titular del CNE, Tibisay Lucena, anunciara los resultados, Blyde ya había sembrado la duda con una dramática declaración sobre la legalidad de los comicios: “Tenemos serias sospechas y dudas sobre los resultados que van a ser anunciados en los próximos minutos al país”, dijo.

Todos los estudios de opinión anteriores al proceso, todos nuestros conteos, todo el nivel de participación que se vivió hoy es muy distinto a esos resultados que van a ser anunciados”, precisó Blyde, quien repitió: “Estamos alertando al país, sin estruendo, pero con mucha seriedad (...) La información que nosotros manejamos de parte de nuestros comandos regionales es distinta a la que va a ser anunciada en breves minutos por el CNE”.

En un anuncio que sorprendió a los medios de comunicación porque el organismo no suele dar resultados con tanta celeridad, Lucena, se felicitó por la alta participación, que llegó al 61,14 por ciento y anunció que transmitidas 95,8 por ciento de las actas podía brindar los resultados con tendencia irreversible en 22 de los 23 estados. 

“El chavismo arrasó en las elecciones”, se felicitó por su parte el presidente Nicolás Maduro.

El resultado anunciado oficialmente es diametralmente opuesto a lo que manejaba la MUD, cuyas proyecciones de triunfo aumentaban, según todas las encuestas, si la participación superaba el 55 por ciento. Más con el anuncio de una participación “histórica” de 61,14 por ciento.

En las primeras de cambio, estos resultados anunciados representan un espaldarazo a los resultados de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, cuestionados incluso por la empresa que maneja el 'software' del sistema electoral venezolano, y le permiten al oficialismo presentarse ante su militancia como una opción aún potente y ganadora.


Pero, en medio de la pavorosa crisis social y económica que atraviesa el país, el resultado y la advertencia opositora tiñen de inmediato al proceso con la sombra de un fraude masivo, pues como expresó Blyde, no había proyección o encuesta que concluyera que el chavismo obtendría más de la mitad de las gobernaciones.

Adelantándose a las suspicacias, el presidente Maduro ordenó sonriente –poco después de anunciado el resultado– una “auditoría completa” del proceso.

“Les pido (a los opositores) que celebremos con alegría, música, baile, pero en paz, con respeto al adversario”, expresó. Maduro pidió a la oposición reconocer los resultados. “Han salido algunos dirigentes descocados a cantar fraude (...) A Julio Borges (presidente del Parlamento, de mayoría opositora) le envió un mensaje: por el amor de Dios, acaten los resultados transparentes”.

 

Previamente, Maduro había advertido que todo aquel que votara el domingo reconocía la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente, ante la que –según él– deberán subordinarse los nuevos gobernadores, lo que supone un futuro choque de poderes, pues la oposición no reconoce ninguna legitimidad a ese organismo.

Con la mira puesta en las elecciones presidenciales del próximo año, y en la posibilidad de llegar fortalecida a un eventual diálogo con el gobierno, la oposición había proyectado estas elecciones esperanzada en dar una voltereta al mapa político tras más de cuatro meses de manifestaciones y más de 130 muertos que no hicieron cambiar un ápice la posición del gobierno de Maduro.

Pero los resultados plantean un escenario diferente y hacen recodar las palabras de algunos miembros de la oposición que se abstuvieron de participar en este proceso, como el sector liderado por María Corina Machado, por considerar que no había las garantías democráticas suficientes para participar y que iban a servir de excusa para fortalecer más al gobierno chavista, que curiosamente goza de unos bajísimos niveles de popularidad.

 

La MUD ya había denunciado varias tretas del CNE para afectar la votación opositora. Entre el miércoles y sábado, las autoridades del CNE “mudaron” sin mayor aviso a por lo menos 715.000 electores de sus centros electorales. La decisión, advertida por la oposición como un artilugio para estimular la abstención, fue el detonante de los únicos problemas ocurridos este domingo en una jornada tranquila.


 Margarita Alonso

Los anuncios políticos pagados en Facebook por cuentas falsas operadas probablemente desde Rusia se centraron de manera específica en Michigan y Wisconsin, dos estados cruciales para la victoria electoral del ahora presidente de EEUU, Donald Trump, ha revelado la cadena CNN.

Esos anuncios iban dirigidos a grupos demográficos clave en ambos estados y usaban mensajes divisivos, entre ellos alentar un sentimiento antimusulmán, de acuerdo con las fuentes anónimas citadas por CNN.

Michigan y Wisconsin fueron fundamentales para el triunfo de Trump en el sistema de votos del Colegio Electoral que otorga la presidencia de EEUU.

Trump se impuso en noviembre pasado a su rival demócrata por la Casa Blanca, Hillary Clinton, por poco más de 10.000 votos en Michigan y en Wisconsin, por alrededor de 22.700.

EFE

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.