EE.UU

Ese podría ser uno de los legados de Irma: reformar por completo el diseño del tendido eléctrico de varios de los municipios del Condado Miami-Dade. El gran reto es la financiación.

Además de la destrucción que dejó en los Cayos, en Naples y Marco Island, en la costa oeste de la Florida, Irma podría dejar otra huella: cables de la luz bajo tierra.

 

Ya el concejo de Coral Gables le pidió a su administradora que explore esa posibilidad, su valor para los residentes. De igual manera, el administrador de la ciudad de Miami tiene la misión, por orden de sus comisionados, de buscar qué área sería la más adecuada para iniciar un plan piloto de líneas soterradas de electricidad.

De acuerdo con el comisionado del distrito 2 de la ciudad de Miami, Ken Russell, “en cada renovación o repavimentación de las calles hay que poner los tubos conductores por los que podrían ir los cables”. Busca incluir los costos de ese proceso en el bono que sería sometido a referendo, el próximo 7 de noviembre, que busca, entre otras cosas, financiar proyectos de infraestructura para la ciudad y de resiliencia ante los efectos del cambio climático.

Para Russell debiera ser “obligatorio” que los cables de electricidad fueran por debajo de tierra. Supuestamente, esa modalidad evita que esa red de transmisión pueda ser afectada por la caída de árboles o la fuerza de los vientos que tumba postes de la luz, transformadores y puede dañar sub-estaciones de energía.

Contratos

La empresa FPL (Florida Power and Light) tiene contratos con los condados y municipios en los que da el servicio eléctricos. Son los llamados “franchise agreements”, es decir, acuerdos en los que la compañía se compromete a prestar un servicio y a mantener al día la infraestructura eléctrica.

¿Qué tanto podría ser la participación de FPL en un proceso de volver subterráneo el tendido eléctrico? ¿Es posible hacer eso sin su participación?

Por lo menos en la ciudad de Miami la idea podría ser que el municipio pusiera la infraestructura, es decir, todo el sistema de tubos conductores y la FPL tendería los cables.

“Al tiempo que los cables bajo tierra no pueden ser afectados por el viento o los escombros, si pueden ser más vulnerables a la filtración de agua o a las inundaciones, factores que podrían hacer las reparaciones más demoradas y costosas”, según informa la FPL en su sitio web.

De acuerdo con la empresa de energía - que ha estado literalmente en el ojo del huracán durante los días posteriores al paso de Irma- “las interrupciones de energía son menos frecuentes con líneas subterráneas, pero normalmente son más prolongadas en razón del proceso de reparación”.

Lo interesante es que vecindarios con líneas de corriente subterráneas podrían enfrentar también apagones simplemente porque los transformadores, las torres de energía, sus sistemas de transmisión, son elevados y pueden ser objeto de la destrucción de vientos huracanados.

Por lo tanto, sea bajo tierra, o por el aíre, no puede ser eliminado por completo el riesgo que representa una tormenta, ya sea por sus marejadas ciclónicas, por sus devastadoras ráfagas de viento, con derrumbes de árboles y filtración de agua por conductos subterráneos.

Lo cierto es que Irma ha sido como la gota que ha derramado la copa. Después de 12 años sin que ningún huracán hubiera afectado la Florida, sus habitantes y autoridades locales han quedado con muchas preguntas.

En dos años expira el contrato del Condado Miami-Dade con FPL. Habría que ver qué nuevas condiciones impondrían los comisionados condales a la renovación del acuerdo. En otras ciudades se vencen en siete u ocho meses, e incluso hay municipios que en este momento se encuentran en negociaciones con este gigante del negocio de la energía eléctrica.

Por ahora la idea está sobre la mesa. Las reacciones en cadena, tanto de usuarios como de funcionarios, comisionados y congresistas, indican que habrá un antes y un después de Irma en relación con el manejo de la infraestructura de eléctrica en el estado y su preparación por una tormenta de grandes proporciones como era la que se enfilaba hacia el centro del condado Miami-Dade con vientos por encima de las 140 millas por hora. Por fortuna no sucedió.

Por SERGIO OTÁLORA

Diario Las Americas

  • El presidente de EE.UU. defiende la labor del secretario general de la organización, António Guterres, un día antes de dirigirse por primera vez ante 126 líderes en el debate de la 72ª Asamblea General.
  • El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió este lunes la necesidad de reformas en el funcionamiento de la ONU y alabó las iniciativas puestas en marcha con ese fin por el secretario general, António Guterres.

    “En años recientes, la ONU no ha alcanzado su pleno potencial a causa de la burocracia y la mala gestión”, dijo Trump en su primer discurso en la sede de la organización, durante una reunión organizada por su país para discutir reformas.”La burocracia está obstaculizando las Naciones Unidas”, repitió. “La ONU debe centrarse más en las personas y menos en la burocracia”, dijo el mandatario estadounidense en un breve discurso el primer día de la 72 Asamblea General de la organización.

     

    La ONU debe centrarse más en las personas y menos en la burocracia”

     

    Trump, sin embargo, se mostró muy satisfecho con las acciones que está desarrollando Guterres y aseguró que, gracias a ellas, Naciones Unidas “está cambiando rápidamente”.

    El magnate neoyorquino con su primer discurso ante 126 líderes de la ONU mañana martes para inaugurar el debate de alto nivel de la Asamblea General, el primero con el portugués António Guterres como secretario general de Naciones Unidas.

    Donald Trump hace un gesto de apoyo hacia Guterres
    Donald Trump hace un gesto de apoyo hacia Guterres (AP)

    También dijo que apoya plenamente la “gran visión de reforma” del diplomático portugués y se mostró convencido de que, si se apuesta por cambios verdaderamente claros, la ONU se convertirá en una fuerza más importante “en favor de la paz y la armonía en el mundo”.

    ”Animamos al secretario general a utilizar plenamente su autoridad para atajar la burocracia, reformar sistemas anticuados y hacer decisiones firmes para promover la misión central de la ONU”, señaló.

    Animamos al secretario general a utilizar plenamente su autoridad para atajar la burocracia”

     

    El objetivo, subrayó, debe ser que la ciudadanía recupere la confianza en el trabajo de la organización. En ese sentido, criticó que los aumentos de presupuesto y personal que se han visto en Naciones Unidas desde 2000 no están ofreciendo “los resultados” que deberían. “Pero sé que, bajo el secretario general, eso está cambiando y está cambiando rápidamente”, añadió.

    En cuanto a Guterres, quien dio la razón a Trump respecto a la pesada burocracia, añadió que la organización debe buscar una reforma que haga a Naciones Unidas “ágil y efectiva, flexible y eficiente”. “Estamos haciendo progresos hacia un audaz y amplio programa de reformas para fortalecer Naciones Unidas”, agregó Guterres durante el acto, que se prolongó por menos de veinte minutos y se celebró en una de las salas del complejo de Naciones Unidas.

    Estamos haciendo progresos hacia un audaz y amplio programa de reformas para fortalecer Naciones Unidas”

     

    Vísperas del debate en la Asamblea Nacional

    El debate de este año a parte de tener líderes internacionales que se estrenan en ese foro, como Trump, también habrá notables ausencias, como la del ruso Vladimir Putin y la del chino Xi Jinping, que sí estuvieron en la edición de 2015. Tampoco se espera al presidente cubano, Raúl Castro, que se estrenó hace dos años, coincidiendo con el 70 aniversario de la creación de la ONU.

    El organismo ha fijado como tema de los debates de alto nivel de este año el de dar prioridad a las necesidades de la población, así como favorecer la paz y “una vida digna para todos en un planeta sostenible”.

    El tema, sin embargo, es raro que pueda ser mencionado en los discursos de los gobernantes, que suelen dedicar sus intervenciones a hablar de la agenda internacional y, en la mayoría de los casos, a destacar los puntos favorables de su gestión.

    Dar prioridad a las necesidades de la población y favorecer la paz, temas principales del debate de la ONU.

    AGENCIAS

El diario recoge versiones de reclutas y exoficiales según las cuales el programa de reclutamiento de extranjeros está siendo descartado. El Pentágono dice que no hay razones para terminar el plan, aunque los reclutadores han recibido directivas para depurar el proceso y buscar otros perfiles.

Los reclutadores del ejército de Estados Unidos supuestamente han cancelado de forma abrupta los contratos de alistamiento a cientos de reclutas militares nacidos en el extranjero desde la semana pasada, exponiendo a muchos de ellos a la deportación, según reveló el diario The Washington Post, basándose en testimonios de varios efectivos afectados y exmilitares familiarizados con la situación.

Muchos de los alistados han esperado años para unirse a un programa de reclutamiento diseñado para atraer a inmigrantes altamente calificados a cambio de obtener la ciudadanía estadounidense por vía rápida.

Ahora reclutas y expertos dicen que los reclutadores están prescindiendo de sus contratos para liberarse de un proceso oneroso del alistamiento, que incluye investigaciones extensas, para centrarse en personas que pueden alistarse más rápidamente y satisfacer así los objetivos de alistamiento militar.

La interrupción a escala nacional llega en un momento en que el presidente Donald Trump atraviesa un campo político minado, trabajando con los demócratas en una ley de protección a los dreamers, los inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños y han cumplido mayoría de edad.

Margaret Stock, oficial retirada del Ejército que dirigió la creación del programa de reclutamiento de inmigración, ha recibido esta semana docenas de mensajes de los reclutas que denuncian la nueva situación, así como reportes similar en los grupos de Facebook, según contó al Post.

"Es una basura que arruina la vida de la gente. La magnitud de la incompetencia está más allá de lo creíble. Tenemos una guerra en marcha y necesitamos a estas personas", dijo Stock.

La oficial retirada aseguró que un reclutador le confesó que había presión del comando de reclutamiento para liberar a los reclutas nacidos en el extranjero, con una directiva que sugería que tenían hasta el 14 de septiembre para despacharlos, sin atentar en contra de los objetivos de reclutamiento.

El viernes, el Pentágono negó haber ordenado una cancelación masiva de contratos de reclutamiento de inmigrantes y dijo que no había razones para hacerlo. Los funcionarios dijeron que las directivas recientes ordenan que los reclutas inmigrantes sean separados de la institución al cumplir los dos años de alistamiento, a menos que "opten" por un año adicional.

Naomi Verdugo, una ex oficial de reclutamiento Senior para el ejército, contó al Post que "los inmigrantes son examinados mucho más que cualquier otro recluta que tengamos".

"Parece una exageración, pero hay una sensación de que no importa lo que haga la verificación de antecedentes, nunca es suficiente", dijo Verdugo, quien junto con Stock, ayudó a implementar el programa.

Según el Washington Post no está claro si con la novedad en el proceso de reclutamiento de extranjeros los funcionarios del Pentágono han asumido las mismas posturas de línea dura en inmigración de la Casa Blanca.

UNIVISION

Según la versión de los demócratas, en su encuentro con el presidente Donald Trump también acordaron trabajar en común para brindar protección legal a los casi 800.000 jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores"

 

Los líderes demócratas en el Congreso acordaron este miércoles trabajar en común con el presidente Donald Trump para brindar protección legal a los 800.000 jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores", informaron en un comunicado. 

Trump cenó este miércoles con los líderes demócratas en el Senado, Chuck Schumer, y en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Según la versión de los demócratas, en el encuentro también acordaron negociar un paquete presupuestario para financiar la seguridad fronteriza que "sea aceptable para las dos partes" y que, por lo tanto, excluya cualquier partida para el muro con México.

"Tuvimos un encuentro muy productivo en la Casa Blanca con el presidente. La conversación se centró en DACA. Acordamos consagrar rápidamente las protecciones de DACA en una ley", afirmaron Schumer y Pelosi.


Ver imagen en Twitter

Según la Casa Blanca, Trump y los líderes demócratas hablaron en una cena "constructiva" de las actuales "prioridades legislativas", que incluyen la reforma tributaria, seguridad fronteriza, DACA (soñadores), infraestructura y comercio, en este orden.

El Gobierno estadounidense dijo que el encuentro fue un "paso positivo" para alcanzar "soluciones bipartidistas" a los problemas que afectan a todos los estadounidenses y mostró su deseo de "continuar estas conversaciones" con los líderes demócratas.

Trump puso fin la semana pasada al programa Acción Diferida para los llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), programa que promovió el expresidente Barack Obama en 2012 y que ha protegido de la deportación y otorgado permisos de trabajo a 800.000 jóvenes indocumentados que llegaron de niños al país y a los que se conoce como "soñadores" o "dreamers".

La suspensión, sin embargo, no se hará efectiva hasta dentro de seis meses para forzar al Congreso a encontrar una alternativa al programa de Obama.

FUENTE: EFE

La ola contra símbolos confederados reaviva el vandalismo hacia Colón y fray Junípero.

El pasado 19 de agosto, un par de docenas de personas se arracimaron a los pies de la imponente estatua de Cristóbal Colón situada frente al ayuntamiento de Columbus, Ohio, una de las decenas de ciudades y condados de Estados Unidos que evocan con su nombre al descubridor de América. Su objetivo, pedir que se retire el monumento por considerarlo un símbolo de la «supremacía blanca». Estaban convocados por una organización nacional de defensa de la «justicia racial» (SURJ, por sus siglas en inglés).

Estatua de Colón en Central Park, con las manos pintadas de rojo
Estatua de Colón en Central Park, con las manos pintadas de rojo.

En Nueva York, la comisión que revisará de los «símbolos de odio» en la ciudad que promueve el alcalde, el demócrata Bill de Blasio, se plantea desmontar la célebre figura de Colón de Columbus Circle, como informó ABC el lunes. La cercana estatua del almirante en Central Park apareció esta semana con las manos pintadas de rojo y un grafiti que advertía de que «el odio no va a tolerarse». Otras estatuas de Colón en Nueva York y otros estados también han sufrido la acción de los vándalos.

Al otro lado del país, Los Ángeles cambiará el Columbus Day por el Día de los Pueblos Índigenas. Mientras, la figura de San Junípero Serra a la entrada de la antigua misión española de Santa Bárbara, también en California, amaneció hace unos días decapitada y cubierta con pintura roja.

 

Las agresiones en EE.UU. a monumentos del descubridor como al franciscano mallorquín que fundó las primeras misiones en California no son nuevas. Ya en el V Centenario de Colón, en 1992, se cuestionó su figura y hace dos años, cuando el Papa Francisco canonizó a fray Junípero Serra, diversas estatuas suyas fueron atacadas. Junto a ellos, exploradores españoles que fueron clave en la historia de lo que hoy es EE.UU., como el descubridor de Florida en 1513, Juan Ponce de León, también han sido boicoteados.

Pero la ola contra los símbolos de la Confederación sudista está reavivando la ofensiva contra el legado español en EE.UU. Fue en verano de 2015, después de que un joven supremacista acabara a tiros con nueve personas en una iglesia metodista episcopal africana en Charleston, Carolina del Sur, cuando empezó a cuestionarse, sobre todo entre los demócratas, la pervivencia en lugares públicos de símbolos confederados. La tensión se disparó este verano en Charlottesville (Virginia), donde murió una mujer atropellada en medio de los enfrentamientos por la estatua del general Robert E. Lee. Desde entonces, el debate sobre figuras de pasado «controvertido» se ha disparado y ha salpicado al pasado español en EE.UU.

«Hemos pasado del supremacismo imperial castellano del franquismo a la estupidez de lo políticamente correcto», asegura Juan Pimentel, investigador del Instituto de Historia del CSIC y coautor de «La sombra de la leyenda negra». A su juicio, «resulta significativo que no atenten o destruyan esculturas o pinturas de John Smith», al que se presenta como «el “novio” de Pocahontas, rubio y buen chico», pese a que el trato de los anglosajones a los nativos fue mucho menos integrador.Al frente de las movilizaciones se ve en ocasiones a grupos nativos que acusan a los españoles de haber «esclavizado» a sus ancestros, pero también a activistas de muy diverso género, que van desde la defensa de las minorías raciales hasta la «justicia climática».

Elizabeth Wise, «regent» en España de las Hijas de la Revolución Americana, asegura que quienes atacan a Colón o San Junípero «no saben de la historia ni la mitad» y que los españoles «no fueron quienes hicieron la matanza». «Me da mucha pena que estemos otra vez con la leyenda negra», lamenta.

El factor hispano

El presidente del Hispanic Council, Daniel Ureña, no cree que haya «hispanofobia», sino «un contexto político y social en el que a veces no se comprende que la identidad de Estados Unidos no puede concebirse sin la aportación hispana, tanto en el pasado como en la actualidad». En el caso de Colón, «se le ha metido con calzador en un debate revisionista falto de rigor y repleto de ideología, demagogia y populismo», según el responsable de este think tank dedicado a cultivar las relaciones entre EE.UU. y el mundo hispano.

No obstante, el director del Instituto Franklin de la Universidad de Alcalá, Julio Carreño, apunta que la mayor parte de la población latina de EE.UU. es mexicana y «no es de extrañar que los descendientes de esos inmigrantes utilicen el momento convulso en el que vive EE.UU. para atacar los símbolos de lo que ellos consideran una conquista bárbara y un genocidio».

MANUEL TRILLO

na propuesta del senador Sanders, que acabaría con el modelo privado, cuenta con destacados apoyos en el partido.

Hablar de un sistema público de sanidad universal en Estados Unidos era hasta hace poco un asunto políticamente tóxico para el Partido Demócrata. Había que desmarcarse de la idea para tratar de aspirar a la presidencia. Y cuando algunos, como el senador Bernie Sanders, defendían la propuesta, esta no calaba y se quedaba en los márgenes, como ocurrió en la campaña electoral de 2016.

Un año después, sin embargo, el panorama ha cambiado radicalmente. Sanders presentó este miércoles una iniciativa de ley que establecería un sistema público de sanidad universal en EE UU, similar al de Canadá y los países europeos. Cuenta con el apoyo de 16 de los otros 47 senadores demócratas, incluidos destacados legisladores que están en las quinielas para presentarse a las elecciones presidenciales de 2020.

La iniciativa no tiene ninguna opción de prosperar dado que los republicanos ostentan la mayoría en ambas cámaras del Congreso. Pero el respaldo de pesos pesados demócratas revela el rápido viraje que ha dado el partido presionado por la opinión pública y tras el fracaso republicano de sustituir la reforma sanitaria de Barack Obama, que ha dado cobertura a más de 20 millones de personas que no tenían.

En la política estadounidense, se usa metafóricamente el concepto de litmus test, una prueba de acidez con papel de tornasol que sirve para medir la aceptación política de un asunto. Mike Allen, periodista estrella de la publicación Axios, aventura que el debate sobre la sanidad pública universal ha llegado para quedarse en el Partido Demócrata como lo hicieron en el pasado otros asuntos sociales. “Como en inmigración y matrimonio gay, el péndulo oscila y lo hace rápidamente y fuertemente, aplastando antiguas pruebas con tornasol y creando de nuevas”, escribió Allen este miércoles.

No es ni mucho menos la primera vez que Sanders, que perdió las primarias demócratas a la Casa Blanca contra Hillary Clinton, lanza una propuesta de ley de este tipo. Pero ahora ha ganado apoyos gracias a que el texto es lo suficientemente genérico para contentar a muchos, los demócratas están en la oposición y han convertido la defensa de la ley sanitaria de Obama en una bandera política frente a Donald Trump. Los republicanos y el presidente, que este miércoles cena con los líderes demócratas del Congreso, proponen acabar con muchas de las protecciones de la llamada Obamacare, lo que, según los expertos, dispararía el número de personas sin seguro.

Apoyo ciudadano del 57%

El plan del senador socialista por Vermont es revolucionario. Propone convertir Medicare, el programa público de cobertura para jubilados, en el modelo que domine todo el sistema sanitario. Es decir, la atención sanitaria sería pública y gratuita -sin copagos, como hasta ahora- y prácticamente desaparecerían los seguros privados. El Gobierno reembolsaría a los médicos y los proveedores, como un hospital, firmarían acuerdos de participación. Un 57% de los estadounidenses apoya un sistema de Medicare para todos, como el de Sanders, según una encuesta de Kaiser Health.

El legislador, que también suena como candidato presidencial en tres años, propone financiar los cambios con una subida fiscal. Ese es el principal argumento de sus críticos, incluida Clinton, pero él alega que su propuesta es la única que garantiza una “efectividad de coste” y acaba con la “disfuncionalidad y burocracia” actual. "Hoy empezamos la larga y difícil lucha para acabar con la vergüenza internacional de que Estados Unidos sea el único gran país en la tierra que no garantiza atención sanitaria a toda su población", dijo el senador.

Canadá es la referencia. El ciudadano estadounidense paga de promedio 11.365 dólares al año en impuestos; mientras que el canadiense, 14.693 dólares, según datos citados por el diario The Washington Post. Pero los estadounidenses se gastan el doble de dinero que sus vecinos del norte en cobertura médica. Varios economistas han alertado de que el principal problema del complejísimo modelo sanitario estadounidense es el enorme coste y el riesgo de deuda que entraña para los ciudadanos.

La mayoría de estadounidenses (un 47%) obtiene su atención médica a través de sus puestos de trabajo. Un 38% de los ciudadanos recibe asistencia mediante el Gobierno ya sea Medicare (jubilados) o Medicaid (para personas de bajos recursos o discapacitadas). Un 5% tiene un seguro privado comprado en el mercado regulado creado por la ley de Obama y los restantes carecen de seguros.

Pese a sus intenciones, la realidad es que es muy difícil que Sanders lograra su objetivo de un Medicare para toda la población sin ningún atisbo de seguro privado. Actualmente, la mayoría de receptores de Medicare compra un seguro privado paralelo que les ofrece algunos planes que no tienen cubiertos. Y el sistema de fármacos es de gestión privada. Otros demócratas proponen un sistema híbrido, pero todos coinciden de alguna manera u otra en que, en un país alérgico al intervencionismo, el Gobierno debe ganar peso en la gestión sanitaria.

JOAN FAUS

 

El fin de semana, Irma asestó un golpe devastador a los Cayos de la Florida, la cadena de 110 millas de islas bajas que se extiende al suroeste, desde Miami, en las aguas cálidas del océano. El ciclón tocó tierra en Cudjoe a las 9:10 a.m. del domingo. Todo el día, los vientos y el mar enfurecido lanzaron las embarcaciones a tierra seca y destruyó viviendas en los Cayos. Los caminos estaban bloqueados por árboles caídos y cables con electricidad, y había escombros desparramados como confeti.

Cayo Hueso, el punto más meridional del territorio continental de Estados Unidos, no tenía electricidad, agua potable ni agua en los inodoros el lunes, aun cuando se libró de un golpe catastrófico de Irma.

"Hay mucha basura en las carreteras, hay cables caídos, cables con corriente", explicó Sánchez. "Tenemos que dar a las autoridades la oportunidad de bajar y evaluar el peligro”.

Los patrulleros bajaron por la U.S. 1 en la mañana del lunes pero solo llegaron hasta la Milla 88, indicó. Árboles, restos de casas destruidas, masas de algas arrastradas por la marejada y hasta varias motos acuáticas Sea Doo bloqueaban el paso. El Departamento de Transporte de la Florida había despejado seis de los 42 puentes que conectan los Cayos lo suficiente como para cruzarlos con seguridad. Pero la gasolina se agotaba y no había servicio de telefonía celular en ninguna parte. Un toque de queda del atardecer al amanecer está en vigor en el condado Monroe, que abarca a los Cayos.

Helicópteros Blackhawk de la Guardia Nacional llevaban a cabo misiones de rescate en zonas de difícil acceso en el condado Monroe. Un avión C130 del Ejército aterrizó en Marathon llevando teléfonos satelitales para mejorar la comunicación con los socorristas.

Cayo Hueso, el punto más meridional del territorio continental de Estados Unidos, no tenía electricidad, agua potable ni agua en los inodoros el lunes, aun cuando se libró de un golpe catastrófico de Irma.

La Marina de Guerra está enviando un portaaviones, el USS Lincoln, a Cayo Hueso para dar servicios de emergencia.

 Lucila Costa

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.