EE.UU

Primero van las cifras de hectáreas quemadas, luego empiezan a aparecer cifras de víctimas y casas reducidas a cenizas, y cuando parece que ha pasado lo peor de la ola de incendios que ha azotado California, las autoridades empiezan a calcular la factura del desastre. La agencia estatal de seguros estimó este jueves en al menos de 100.045 millones de dólares la factura inicial para las aseguradoras. El balance de muertos se sitúa ya en 42 personas.

Entre el domingo 7 de octubre y el domingo pasado, una serie de fuegos, hasta 21 grandes incendios a la vez en algunos momentos, devastó más de 99.000 hectáreas en la que ya es la peor oleada de incendios de la historia del Estado. Lo peor se vivió en los condados de Mendocino, Sonoma y Napa, la rica zona vinícola a una hora al norte de San Francisco. Allí murieron 42 personas, según el recuento del jueves. Más de 53 siguen desaparecidas. Barrios enteros, especialmente en la localidad de Santa Rosa, fueron reducidos a cenizas en horas. California no había visto algo como las imágenes del barrio de Coffey Park: hileras de chalés pulverizadas, calle tras calle.

 

En total, los bomberos han acudido desde el día 8 de octubre a 250 fuegos nuevos en poco más de una semana. Más de 11.000 bomberos de todo el país han trabajado contra el fuego. En el peor momento de lo incendios, hasta 100.000 personas recibieron la orden de evacuación. Entre los fallecidos hay un trágico patrón, muchos son personas mayores a las que no dio tiempo a salir corriendo ante un fuego impulsado por vientos secos de 80 kilómetros por hora.

Las cifras del Comisionado de Seguros de California, que recogen las reclamaciones presentadas ante las ocho mayores aseguradoras del Estado, presentadas este jueves indican contabilizan 5.449 casas totalmente destruidas y 4.177 parcialmente dañadas, 601 estructuras comerciales dañadas y más de 3.000 coches. Solo en Santa Rosa han sido destruidas 2.800 casas. Equipos de rescate con perros especializados en localizar cadáveres examinan los escombros casa por casa. Todavía se consideran desaparecidas a 53 personas.

 

“Estos números son solo el principio de la historia de una de las más mortíferas y costosas catástrofes en a historia de California”, dijo en la presentación del informe el comisionado de Seguros de California, Dave Jones. “La trágica muerte de 42 personas y más de 100.000 millones en pérdidas de propiedades son números, detrás de esos números hay miles de personas que han quedado traumatizadas por una pérdida inimaginable. Debemos hacer todo lo que podamos para ayudarles a recuperarse y reconstruir”. La semana pasada, el comisionado Jones pidió a las compañías de seguros que den trámite a las reclamaciones urgentemente.

Alrededor de 15.000 personas permanecían aún fuera de sus casas este jueves, 10 días después de comenzar la oleada de incendios. Los tres mayores fuegos, todos entre Sonoma y Napa, estaban controlados entre un 73% y un 92%. Las próximas horas anuncian una bajada de temperaturas y quizá hasta algo de lluvia que ayude a terminar la crisis, pero el viento volverá a cambiar entre el jueves y el viernes de nuevo al interior.

PABLO XIMÉNEZ DE SANDOVAL

Donald Trump propone revivir el empleo manufacturero estadounidense a costa darle la vuelta por completo al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), que regula los intercambios de Estados Unidos, México y Canadá desde hace casi un cuarto de siglo. Sin embargo, las propuestas de su Gobierno en la mesa de negociación —bajo la amenaza de liquidar el pacto firmado en 1994— fracasarían en su objetivo de regresar a unos EE UU manufactureros, debilitarían la posición estadounidense en el mapa global y empobrecerían a sus propios consumidores, según cuatro académicos consultados por EL PAÍS. Su rechazo interno es el as en la manga de mexicanos y canadienses; la mejor baza en una negociación que pasa por su momento más crítico. Estos son los tres escenarios posibles:

 

La cláusula de terminación automática del tratado entra en vigor. En el remoto escenario en el que tanto como México como Canadá aceptasen incluir en el nuevo TLC la extinción automática del mismo en cinco años si los tres socios no acuerdan antes lo contrario, el cambio no sería en absoluto beneficioso para la economía estadounidense. “Dañaría las perspectivas de crecimiento en los tres países”, pronostica Jeff Schott, del Peterson Institute for International Economics. “Ninguna cláusula de este tipo ha sido nunca incluida en ningún tratado comercial firmado por EE UU por la simple razón de que socavaría los beneficios económicos del mismo”, añade el académico estadounidense. “Añadiría incertidumbre para las compañías estadounidenses, golpearía a las cadenas de valor en América del Norte y no traería ningún beneficio para la economía de EE UU. Además de innecesaria, sería un sinsentido”.

“Es la propuesta más terrible, dentro de que todas lo son”, complementa Dany Bahar, especialista en comercio internacional de la Brookings Institution. “Su objetivo es desincentivar la inversión manufacturera estadounidense en México bajo la premisa de que volverá a EE UU y creará puestos de trabajo, pero no tiene en cuenta que muchas de las empresas que regresen automatizarán la producción y apenas contratarán”. Además, subraya Bahar, al encarecerse la producción por los mayores costos derivados de regresar a EE UU, golpeará el bolsillo de los consumidores de la primera potencia mundial y lastrará su economía. “El gran perjudicado sería el consumidor estadounidense, que vería bajar su poder de compra. Pero eso no parece importarle a nadie”. "Lo que esta visión pasa por alto es que la incertidumbre de la política comercial reduce el nivel general de inversión y comercio y, por lo tanto, los beneficios que aportan a los consumidores: precios más bajos y una mayor variedad de productos disponibles", zanja Tomasz Swiecki, profesor de la Vancouver School of Economics.

Contenido regional más alto en automóviles. Hace justo una semana, la primera potencial mundial se descolgó con la propuesta más temida para la industria automotriz mexicana, canadiense y también estadounidense: aumentar del 62,5% al 85% el porcentaje de componentes de un coche producido en la región para que cumpla las reglas del TLC y pueda así esquivar los aranceles. “Cualquier medida proteccionista, y esta lo es, distorsiona los mercados y retira incentivos para que la industria aumente su productividad. Si tienes un mercado altamente protegido, algo que hemos visto durante décadas en muchos países de América Latina, el sector terminar siendo altamente ineficiente”, resume Tony Payan, del Baker Institute.

“En EE UU los insumos son, por naturaleza, más costosos y cuando impones una cuota de este tipo necesariamente vas a encarecer el vehículo. Trump es consciente de que aumentarán los precios y disminuirá la capacidad de compra de los estadounidenses, pero esta es una decisión política y no económica”, añade Payan. Tanto él como Dany Bahar creen que la propuesta no creará más empleos. “Las automotrices estadounidenses encontrarían la manera de evitarlo”, augura el investigador del Baker Institute. Según un estudio reciente, el 38% de los componentes que montan los vehículos ensamblados en México son de origen estadounidense.

Porcentaje mínimo de insumos estadounidenses en la industria automotriz.La Casa Blanca quiere que al menos la mitad de los insumos que se utilizan para fabricar un coche en cualquiera de los tres países provenga de EE UU. El equipo de Trump cree que así garantizaría una mayor carga de trabajo en sus plantas de autopartes. “Pero un porcentaje fijo de contenido local va en dirección contraria al resto del mundo”, subraya Dany Bahar, de Brookings. “Y la premisa general de reducir el déficit comercial con México es una falacia: no tiene ningún sentido ese enfoque de EE UU, menos aún en un mundo que se ha globalizado aún más en estos últimos 23 años”, añade. “Lo que la negociación tiene que intentar es hacer más competitiva la región en su conjunto, y ahí las peleas sobre las reglas de origen son irrelevantes. Simplemente no es la discusión que tienen que tener”. A su juicio, EE UU tiene que ser consciente de que la competencia no es entre EE UU y México, sino entre Norteamérica, Europa y Asia. “Y de eso no se está hablando”, critica el investigador de la Brookings Institution, uno de los think tanks más influyentes en Washington.

Según sus datos, el 20% de las importaciones del mercado automotriz ya no pasan por la normativa del TLC, sino de la Organización Mundial del Comercio (OMC) porque las reglas de origen, incluso sin este cambio, ya son muy complicadas de cumplir. “Prefieren pagar un arancel bajo en EE UU a cumplir los requisitos del tratado”, apunta Bahar. “Ese porcentaje aumentaría y el sector automotriz estadounidense sumará un problema más”. Payan, del Baker Institute, también cree que la medida tendría el efecto contrario al que pretende: “Las automotrices europeas y asiáticas no van a dejar de producir en México: simplemente pagarán el arancel del 2,5% y traerán aún más insumos de otros países y no de EE UU”, apunta. “El empleo estadounidense no aumentará y su economía tampoco se verá beneficiada”.

EL PEOR ESCENARIO: EE UU SALE DEL TLC

Si México y Canadá mantienen su no rotundo a las propuestas que la delegación estadounidense ha puesto encima de la mesa y Washington acaba cumpliendo la promesa de salirse del “peor tratado comercial de la historia”, en palabras de Trump, las consecuencias no serían mucho mejores que en los escenarios anteriores. “La ironía es que el motivo mismo por el que el equipo de Trump odia el TLC —el déficit comercial— muy probablemente aumentaría en caso de ruptura”, apunta Caroline Freund, del Peterson Institute, en un texto reciente. “El peso mexicano se depreciaría, y las exportaciones mexicanas a EE UU se abaratarían, compensando cualquier pérdida de competitividad de México derivada de los aranceles”.

El cálculo sobre lo que ocurriría es sencillo: el arancel medio que Washington podría fijar sobre los productos mexicanos sería ligeramente inferior al 4%, según las reglas de la OMC, mientras que el peso se depreciaría un 20%, según los cálculos de Juan Carlos Rodado, de Natixis, uno de los analistas que más acertó el año pasado con la cotización de la moneda mexicana. El efecto neto sería un abaratamiento de los productos mexicanos del 16% en EE UU y un encarecimiento del 27% de los productos estadounidenses en México. Las mayores importaciones y menores exportaciones aumentarían el déficit comercial, todo lo contrario a lo que pretende la Casa Blanca. Cabe recordar que entre los objetivos prioritarios de Trump estaba debilitar el dólar frente al resto de monedas internacionales. Lejos de lograr su propósito, la divisa estadounidense se encarecería notablemente frente al peso. Un tiro más del presidente en su propio pie.

Ignacio Fariza

El senador demócrata estadounidense Patrick Leahy criticó este jueves la respuesta de la administración Trump a los presuntos ataques acústicos en Cuba.

En este sentido aseguró que la reacción de Washington estuvo basada en la "conveniencia política", y alertó de que "adversarios" como Rusia pueden beneficiarse del aumento en la tensión bilateral.

Leahy, uno de los mayores defensores del proceso de deshielo bilateral en el Senado estadounidense, lamentó que el Gobierno de Trump haya decidido ordenar la salida de 15 diplomáticos cubanos que estaban en Washington.

 

"Estas acciones no solo son contraproducentes para resolver este misterio, sino que inevitablemente castigarán al pueblo cubano", escribió Leahy en un artículo de opinión publicado en el diario 'The Huffington Post'.

"Sin una pizca de evidencia, ni un motivo, que relacione al Gobierno cubano con estos incidentes, parece que nuestras acciones hayan estado guiadas por la conveniencia política, no por la diplomacia", agregó.

Sabotaje al acercamiento entre EEUU y Cuba

El senador opinó que "quien sea responsable" de los ataques a al menos 22 diplomáticos estadounidenses en Cuba "tiene un objetivo claro: sabotear el joven acercamiento entre Estados Unidos y Cuba".

 

"No podemos dejar que triunfen", subrayó Leahy.

"Aunque no sabemos quién es responsable, sí sabemos que nuestros adversarios en el extranjero, incluida Rusia, tienen una clara motivación para abrir una brecha entre Estados Unidos y Cuba, con el fin de lograr sus fines geopolíticos. Y como estamos viendo en todo el mundo, cuando nosotros nos desconectamos, nuestros adversarios se apresuran a llenar el vacío", añadió.

Leahy recordó que, aunque hay informes de que al menos cinco familias de diplomáticos canadienses en Cuba resultaron también afectados por los ataques, el Gobierno de Canadá "no ha retirado a sus diplomáticos ni emitido una alerta de viaje".

 

"Si quien sea responsable de esto quiere destruir el deshielo entre nuestro país y Cuba, lo está consiguiendo", sentenció.

"Pero si el Departamento de Estado quiere proteger a nuestros diplomáticos e impulsar nuestros intereses, deberían hacer todo lo posible, incluido cooperar completamente con el Gobierno cubano y expertos regionales de salud pública, para resolver este misterio y que nuestras embajadas puedan reanudar sus operaciones normales", alegó.

Aunque el Departamento de Estado asegura desconocer "qué o quién" provocó los misteriosos incidentes, sí acusa a La Habana de no haber cumplido con su obligación de garantizar la seguridad de los funcionarios estadounidenses en su territorio.

El Gobierno cubano, por su parte, ha negado toda responsabilidad en los incidentes y ha asegurado que los ha estado investigando desde que tuvo conocimiento de ellos, aunque se ha quejado de la falta de cooperación de las autoridades estadounidenses a la hora de compartir información y de la falta de pruebas de los sucesos.

EFE

Aunque las recientes pruebas de misiles indican que Corea del Norte ha avanzado en tecnología al respecto, se desconoce aún si sus misiles podrían arrojar un arma atómica a los Estados Unidos continentales.

"La conclusión es que no lo sabemos", afirmó Ted Postol, profesor emérito del Instituto de Tecnología de Massachusetts en el área de ciencia, tecnología y seguridad internacional. "Creo que es poco probable que puedan arrojar una bomba atómica a los Estados Unidos en este momento, pero no podemos descartarlo”.

La trayectoria de misiles y su carga hacen una gran diferencia

En la mayoría de sus pruebas de largo alcance, Corea del Norte ha lanzado misiles en trayectorias casi verticales con cargas más livianas que las estándar. Cuando se tiene en cuenta el peso de las cargas útiles estándar y otros factores, los misiles pueden no ser capaces de transportar bombas atómicas tan lejos como lo sugieren los lanzamientos de prueba.

Para estimar las circunstancias necesarias para que un misil norcoreano llegue a los Estados Unidos, Postol y dos expertos asociados, Markus Schiller y Robert Schmucker, calcularon los probables rangos de las pruebas previas de misiles norcoreanos basados en una trayectoria estándar y cargas útiles probables.

Misil Nodong (Mayo de 1990)

Carga estimada: 1,100 a 2,200 libras

Distancia proyectada: 620 a 800 millas

 

Misil Musudan (22 de junio de 2016)

Carga estimada: 1,400 libras

Distancia proyectada: 2,000 millas

Hwasong-12 (28 de agosto de 2017)

Carga estimada: 1,100 libras

Distancia proyectada: 2,100 millas

Con base en las pruebas observadas del Hwasong-14 este año, un misil mejorado podría llegar a los EE.UU. con una carga útil de entre 1,550 y 1,650 libras. Esto sólo sería posible con la incorporación de motores adicionales, que Corea del Norte actualmente posee. “Sería una gran mejora en el diseño. Pero creo que podrían hacerlo. Han demostrado habilidad suficiente para lograrlo”, afirmó Postol.

El peso de la carga desempeña un papel muy importante en el alcance del misil, pero nadie conoce el peso de una ojiva norcoreana.

Misil Hwasong-14 (4 y 28 de de julio de 2017)

Carga estimada: 1,550 y 1,650 libras

Distancia proyectada: 3,650 a 5,000 millas

¿Qué potencia tienen estos misiles?

Según Schiller, fundador de la compañía alemana de consultoría espacial y de cohetes ST Analytics, existe evidencia contundente de que el programa de misiles balísticos de Corea del Norte fue fuertemente apoyado por ingenieros rusos durante y mucho después del colapso de la Unión Soviética, en 1991.

"En ese momento, se produjeron transferencias gigantes de sistemas de misiles y componentes de cohetes", explicó.

Postol cree que los ingenieros de cohetes rusos del Instituto Makeyev en Miass, Rusia -la organización que diseñó los cohetes soviéticos más avanzados durante la Guerra Fría- emigraron a Corea del Norte durante el colapso económico de la Unión Soviética.

"Los norcoreanos estaban dispuestos a darles dinero por estos componentes. Se trató de una catastrófica ‘hemorragia’ de componentes de cohetes rusos, que sucedió sin el conocimiento del gobierno ruso central ", expuso.

Los motores de los misiles norcoreanos, incluidos los Hwasong-12 y 14, son extremadamente complejos. Aunque no puede fabricar ni diseñar gran parte de la tecnología por sus propios medios, Corea del Norte adapta y modifica los diseños rusos para construir su arsenal.

"Un mundo moderno en el que piezas de tecnología muy avanzadas, como motores de cohetes, pueden adaptarse para diferentes propósitos crea un entorno que permite la seria proliferación de misiles de largo alcance desde Corea del Norte", indicó.

Cómo funcionan los motores rusos de cohetes

Se coloca combustible y el tetróxido de nitrógeno, un oxidante que posibilita la combustión, en una pequeña cámara de combustión.

Para arrancar el motor, el combustible y el oxidante combustionan en una pequeña cámara, alimentando una turbina que produce entre 10,000 y 30,000 revoluciones por minuto.

La turbina hace funcionar "impulsores": hélices que aspiran fluido y lo aceleran hacia afuera, a altas presiones. El oxidante se llevado hacia la parte superior de la boquilla del cohete, mientras que el combustible se introduce en un tubo circular, conocido como toro, en la parte inferior de la boquilla del cohete.

El combustible no calentado se inyecta a alta presión en la parte inferior de la boquilla del cohete y por canales de metal corrugado entre las paredes interior y exterior de la boquilla. El combustible sin calentar que fluye por los canales evita que la boquilla y la cámara de combustión se fundan. El combustible se calienta a medida que viaja hacia arriba. Una vez que alcanza la parte superior, se introduce en el colector de combustible.

El combustible y el oxidante son pulverizados en la cámara de combustión, en ángulos diseñados para maximizar la mezcla. La combustión ocurre instantáneamente.

La clave para el éxito del cohete es el control preciso de la mezcla de combustible y oxidante. Si esto no se hace bien, el cohete puede explotar prematuramente.

El combustible y el oxidante se introducen en los colectores a 25 galones por segundo. Entre 250 y 1,000 boquillas dentro de los colectores mantienen el combustible y el oxidante separados, para evitar esa combustión prematura.

Dentro de las boquillas, el combustible y el oxidante entran en un movimiento en espiral para aumentar la presión lateral y la velocidad.

Ambos son pulverizados en la cámara de combustión, en ángulos diseñados para maximizar la mezcla.

El exceso de gas de la pequeña cámara de combustión se expulsa al medio ambiente y se agrega a la propulsión del motor.

Fracasos y éxitos recientes

Corea del Norte ha tenido algunas fallas notables en su programa de misiles. Los Musudan fallaron en casi todos sus vuelos.

"Veríamos a Corea del Norte moviendo más los Musudan", explicó Postol. “Sin embargo, no han sido probados. Una vez que comenzaron a volar, fallaron casi todo el tiempo".

"Hicieron una mala elección de diseño en este caso y tuvieron muchas fallas", continuó. "Tal vez esperaban llevar su capacidad de fabricación a un nivel superior. Se equivocaron”.

Los Hwasong-12 y 14, a diferencia del Musudan, han tenido mucho éxito. De los ocho lanzamientos, sólo se registraron tres fallas no confirmadas.

Este reciente aumento en lanzamientos -y el aparente mayor rendimiento- parece indicar una gran mejora en las capacidades de los misiles nucleares de Corea del Norte.

Sin embargo, Schiller concuerda con Postol en que ello no podría haber ocurrido sin motores rusos. "Para un cohete de primera generación, se requieren docenas de lanzamientos y más de 10 años de desarrollo. Por lo general, se precisan al menos cinco años más de desarrollo y 10 lanzamientos extra para verificar que un arma esté lista para la guerra”, detalló.

"La mayor prioridad de Corea del Norte es sobrevivir como estado", señaló Postol. "Son muy conscientes de que los Estados Unidos tienen un historial de intentar desestabilizar a los países que no le agradan, y lo que están diciendo es ‘No lo intenten con nosotros’”.

"Quieren parecer peligrosos para disuadir cualquier interferencia extranjera", agregó Schiller. "Eso es todo lo que realmente quieren”.

Traducción: Valeria Agis

Imagen relacionada

Los últimos cinco presidentes de Estados Unidos viajaron este sábado por la noche a Texas a un concierto para recaudar fondos para las víctimas de los huracanes que devastaron el sur del país y el Caribe. Barack Obama, George W. Bush, Bill Clinton, George HW Bush y Jimmy Carter cantaron juntos el himno nacional antes de sentarse en la primera fila para escuchar el concierto, titulado «Desde el fondo del corazón: la llamada de un Estados Unidos».

El presidente Donald Trump no asistió, pero envió un mensaje de video en el que describió el evento como «magnífico» y «esfuerzo vital».

«Como expresidentes, queríamos ayudar a nuestros compatriotas a comenzar a levantarse», dijo Barack Obama en un mensaje de video al comienzo del concierto, transmitido en vivo desde la ciudad universitaria de College Station, Texas.

«La gente aquí ha sido perjudicada, pero como dijo un tejano: Texas tiene más amor que agua », dijo George W. Bush.

«Trabajemos todos juntos y hagamos de Estados Unidos una nación voluntaria más grande», añadió Jimmy Carter.

La banda de música country de Lee Greenwood abrió el concierto con su canción «Proud to be an American», que incluyó las participaciones de Robert Earl Keen, The Gatlin Brothers, Stephanie Quayle y Sam Moore.

Lady Gaga también realizó una aparición sorpresa en la que anunció que haría una donación de un millón de dólares y que se lanzaría un programa de apoyo psicológico para los sobrevivientes.

«En estos tiempos de desastre, dejamos de lado todas nuestras diferencias y nos reunimos, porque nos necesitamos o no podríamos sobrevivir», dijo el cantante.

AFP

La casa de Holmby Hills y el espacio de trabajo de Hugh Hefner, se vendieron por $ 100 millones, el precio de venta más alto registrado en el condado de Los Ángeles.

Como parte de la venta, Hefner podía permanecer en la residencia por el resto de su vida; Playboy Enterprises pagará $ 1 millón al año para arrendar la propiedad, de acuerdo con agentes no autorizados que comentaron sobre la transacción. Todas las estatuas, gárgolas y juegos de arcada en la mansión también se incluyeron en el acuerdo de venta.

La mansión, considerada como una de las mejores obras del arquitecto Arthur R. Kelly, había sido puesta a la venta por 200 millones de dólares. Playboy Enterprises adquirió la propiedad de cinco acres por alrededor de $ 1.1 millones en 1971.

"La Mansión Playboy es una de las propiedades más emblemáticas del mundo y la joya de la corona de Holmby Hills", dijo Metropoulos en el comunicado.

"Durante los últimos 45 años, Hefner le dio a la mansión un legado rico y estratificado", dijo. "El patrimonio de la propiedad no es sólo el de una dirección famosa; es una verdadera obra maestra en el diseño, construida por un notable arquitecto para una familia que desempeñó un papel importante en el desarrollo de Los Ángeles en el siglo 20”.

Metropoulos, de 33 años, que compró una propiedad adyacente a la mansión Playboy en 2009, planea conectar eventualmente las dos fincas que se encuentran junto al club de Los Ángeles.

 La casa de 29 habitaciones incluye cocinas de catering, una sala de juegos, una bodega y una sala de proyección con un órgano de tubo incorporado. Doce dormitorios están dentro de los 20.000 pies cuadrados de espacio habitable; la suite principal abarca dos plantas.

La finca también está entre un número selecto de hogares de Los Angeles que cuenta .con  una licencia para tener un zoológico.

Cuenta con una casa para animales feroces, un aviario y un arboretum, además de tener una colección de aves exóticas y monos. Los pavos reales  y otros animales vagar libremente a través de cuidados céspedes y elegantes jardines.

En la propiedad también hay un gimnasio, una pista de tenis, un huerto, una casa de huéspedes de cuatro dormitorios y la famosa piscina.

Hace dos años, Metropoulos & Co. vendió Pabst Brewing Co., con sede en Los Ángeles, por más de $ 700 millones en efectivo, o $ 550 millones más de lo que pagó en 2010. La firma también es copropietaria de Hostess con Apollo Global Management y ha ayudado a revitalizar productos como Twinkies. Perrier-Jouët Champagne, Ghirardelli Chocolate y Bumble Bee Tuna.

Neal J. Leitereg
 

El mismo día que juró como presidente de Estados Unidos, Donald Trump hizo tiempo para otro acto oficial: completó el papeleo para poder ser candidato a la reelección en 2020.

Fue algo totalmente atípico.

Sus cinco antecesores dieron ese paso cuando ya había pasado buena parte de su primer mandato de cuatro años, no al primer día.

En su carta a la Comisión Federal Electoral el 20 de enero, Trump aclaró que aquello no constituía un "anuncio formal de su candidatura para la elección de 2020".

Pero tampoco quiso dejar pasar el tiempo para competir en esos comicios o para protagonizar avisos publicitarios y actos al estilo de una campaña electoral en los primeros meses de su gobierno.

Donald Trump y Melania Trump
 Trump repartió comida a los afectados por el huracán Irma.

"Es como una presidencia de reality TV: siempre está en campaña", dice Joshua Sandman, un profesor de ciencia política en la Universidad de New Haven, Estados Unidos, experto en comportamiento presidencial, en diálogo con BBC Mundo.

Y esto puede significar ventajas tanto como riesgos para Trump.

"Lo que hace mejor"

Trump ha participado en varios actos tipo mítines electorales desde que asumió, así como en eventos de recaudación de fondos partidarios.

Solo entre julio y septiembre su campaña recaudó US$11,6 millones, según informó el diario The Washington Post.

Pero también gastó US$5,6 millones en el mismo trimestre, incluyendo más de US$1 millón en costos legales, en momentos en que familiares y colaboradores de Trump son objeto de investigaciones, consignó el periódico.

Este lunes, el presidente viaja a Carolina del Sur para asistir a un acto privado para recolectar fondos para la campaña del gobernador republicano Henry McMaster.

En agosto, durante otro acto de campaña en Phoenix (Arizona), acusó de deshonestidad a los medios de comunicación y tocó uno de los temas más polémicos de su anterior campaña, el muro en la frontera con México, al indicar que paralizaría el gobierno si el Congreso no financiaba su construcción (una amenaza que la Casa Blanca luego desactivó).

El público presente en el recinto coreó las siglas de su país en inglés, "¡U.S.A.!", y fuera la policía usó gas lacrimógeno para dispersar una protesta contra Trump.

Fuerzas policiales dispersan protestas anti Trump en Phoenix, Arizona.
La presencia de Donald Trump en Phoenix, Arizona, generó algunas protestas que finalmente fueron dispersadas por la policía con gas lacrimógeno.

Unos días antes y en medio de la polémica por la violencia racista que estremeció a la ciudad de Charlottesville, la campaña para la reelección del presidente había lanzado un aviso diciendo que sus "enemigos" buscan obstruirlo.

Además, Trump participó ya en junio en un primer evento como mandatario para recaudar fondos para el Partido Republicano.

Todo esto ocurre mientras varios escándalos sacuden su presidencia, incluida una investigación para determinar si la campaña de Trump en 2016 conspiró con Rusia, y los índices de aprobación del mandatario muestran niveles récord por lo bajos.

Acto de Trump en Arizona
Como presidente de EE.UU., Trump ha buscado mantener movilizada a su base electoral.

En este contexto, los analistas creen que Trump apunta a la reelección para intentar disuadir a otros que puedan ponerse en su camino, ya sea compitiéndole en una interna partidaria o pidiéndole que renuncie a presentarse.

"La forma en que ha trabajado como presidente ha causado muchas controversias, y no quiere mitigar sus posibilidades de volver a presentarse. Entonces toma la iniciativa para intentar evitar que alguien diga que no debería hacerlo", dice Sandman.

Por otro lado, Trump busca mantener movilizada a su base electoral y recuperar el apoyo de aquellos que lo votaron pero ahora lo critican, y para lograrlo apuesta al modo campaña.

"Es lo que hace mejor", dice James Campbell, un profesor de ciencia política en la Universidad de Búfalo, EE.UU., experto en elecciones y política presidencial.

Sin embargo, el reciente fracaso en lograr la candidatura a senador por Alabama de un republicano apoyado activamente por Trump, mostró las limitaciones que el presidente puede tener para convencer a votantes de su propio partido.

La lucha interna

Claro que Trump está lejos de ser el primer presidente en gobernar con la mirada en las urnas, algo que incluso tiene un nombre en este país: la "campaña permanente".

Mientras fue presidente de EE.UU. entre 1993 y 2001, el demócrata Bill Clinton tenía un equipo de encuestadores para medir lo que pensaba la gente y cómo presentar medidas de gobierno.

Clinton
Clinton tenía un equipo de encuestadores midiendo lo que pensaba la gente.

Sin embargo, el modo en que lo está haciendo Trump también puede jugarle en contra.

"No ha sido capaz de ser más conciliador y tratar de unificar a la gente, incluso de su propio partido. Eso puede resultarle contraproducente y alienar gente que necesita tener de su lado", advierte Campbell.

De hecho, ya se reportaron movimientos reservados de otros republicanos, incluido el vicepresidente Mike Pence, que pueden ser vistos como señales de interés en ser candidatos en 2020, aunque ellos lo nieguen.

Mike Pence en Chile
El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, es visto como un potencial candidato republicano para 2020 en caso de que Trump desista buscar ser reelecto.

Trump no ha logrado establecer una relación fructífera con miembros de su partido en el Congreso y los roces podrían crecer si los republicanos sufren un revés en las elecciones legislativas de 2018.

"Las probabilidades de una lucha primaria (entre republicanos para las presidenciales de 2020) aumentarán a medida que continúe el conflicto actual entre Trump y el Congreso", vaticinó recientemente Chris Stirewalt, editor político en la cadena de noticias Fox.

No marcar bien el límite entre la presidencia y la campaña podría incluso desatar desafíos legales para Trump, ya que hay normas para impedir que ambas actividades se mezclen.

Pese a estos riesgos, a que ya es el estadounidense de mayor edad en asumir la presidencia y a que aún tiene que decir formalmente si buscará su reelección en 2020 (con 74 años), por ahora Trump parece mucho más interesado en esto que en volver a Nueva York a dirigir su imperio empresarial.

Gerardo Lissardy

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.