¿Puede Donald Trump perdonar vía Twitter la condena del polémico exalguacil Joe Arpaio?

Opinion
Typography

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tenía la intención de anunciarlo, pero sus asesores le dijeron que no lo hiciera, que esperara.

Le pidieron que no hiciera público su deseo de otorgar el perdón presidencial al polémico exalguacil Joe Arpaio, quien fue encontrado culpable de desacato a un tribunal que le exigió detener las redadas antiinmigrantes que realizaba en Arizona.

"Saben qué, voy a hacer una predicción: creo que él va a estar bien", dijo Trump en Phoenix, incapaz de resistirse a dar la noticia.

"No voy a hacerlo esta noche, porque no quiero causar alguna controversia... pero el alguacil Joe debería sentirse bien", deslizó Trump.

Arpaio, de 85 años, desafió la orden judicial que le requería detener los operativos de tráfico en las calles que eran usados para identificar a inmigrantes sospechosos de estar en situación irregular. Su sentencia será conocida el 5 de octubre.

Pero las palabras de Trump en Phoenix para muchos eran un perdón adelantado.

Según la cadena CNN, los documentos ya están redactados y todo lo que se necesita es una firma. Pero para un presidente que prefiere hacer negocios y política vía Twitter, es posible que ni siquiera necesite tomar un bolígrafo.

Unas pocas pulsaciones de teclas en su teléfono Android podría ser suficientes.

Donald Trump en Phoenix
Donald Trump habló sobre Joe Arpaio en una reunión del presidente con simpatizantes en Phoenix, Arizona.

Eso si tenemos en cuenta un memorando de 1929 del Departamento de Justicia, obtenido por el diario USA Today: "Ni la Constitución ni ninguna ley indica el método por el cual se ejercerá ni se probará la clemencia del Ejecutivo. Es completamente un asunto de decisión del presidente, como una cuestión práctica de política administrativa".

Es poco probable que Alfred A. Wheat, el fiscal general interino que preparó ese memorando para el presidente Herbert Hoover, tuviera en cuenta algo como Twitter.

Pero no pasó demasiado tiempo después de la administración de Hoover para que los presidentes comenzaran a usar firmas de facsímil en sus documentos.

Firma a distancia

Harry Truman fue el primer presidente en utilizar un "autopen", un brazo mecánico que reproduce la firma con ayuda de un dispositivo electrónico.

John F. Kennedy le dio un uso sustancial a esa herramienta, según la revista Smithsonian, pero solo para correspondencia y documentos comunes y corrientes.

Barack Obama fue el primer presidente que utilizó el "autopen" para firmar una ley, la extensión de la Ley Patriota en 2011 mientras estaba regresando de Francia.

Donald Trump firma un documento
Analistas creen que es poco probable que Donald Trump, un usuario muy activo de Twitter, ofrezca un perdón a través de la red social.

Pero cuando Donald Trump escribe su nombre al final de un tuit, en cierto modo es solo una evolución natural del "autopen".

Sin embargo, el entonces fiscal general Wheat recomendó firmemente que cualquier indulto que no estuviera firmado personalmente por el presidente debería ser refrendado por el fiscal general.

Jeff Sessions es esa persona y tiene una cuenta de Twitter, así que quizás sería suficiente un retuit. O algo así.

Antes un perdón no entraba en vigor hasta que una copia del documento llegaba a manos del destinatario.

Uno de los primeros actos de Ulysses Grant al inicio de su presidencia en 1869 fue cancelar dos indultos concedidos por su predecesor, Andrew Johnson, que para fortuna de Grant no habían sido entregados en una cárcel.

Ese procedimiento fue descartado luego, pero el razonamiento fue utilizado por el Departamento de Justicia en 2008, cuando George W. Bush canceló un perdón que había concedido al desarrollador de bienes raíces estafador Isaac Toussie. El perdón fue firmado, sellado, pero nunca entregado.

El fiscal general Weath también se refiere en su memorando a un perdón falsificado: "Lo más importante es evitar el tema de los indultos espurios", escribió.

Joe Arpaio
Joe Arpaio fue alguacil del condado de Maricopa, Arizona, de 1993 a 2017.

Su solución fue que el hombre o la mujer a indultar debería dar "muestra" del perdón con la firma facsímil del presidente y "ser certificada por un funcionario que estuviera a cargo de los registros".

En el caso del perdón por Twitter, un funcionario podría compartir la publicacióndel presidente con Arpaio y dar fe de ello.

Pero, ¿qué pasa con una falsificación? Si la cuenta de Twitter del presidente fuera hackeada y publicara un perdón, ¿sería válido?

No hay precedente para eso y sigue siendo "extremadamente improbable", incluso bajo la presidencia de Trump, que un perdón fuera publicado a través de Twitter, dijo P.S. Ruckman, un profesor de ciencias políticas y editor del Blog del Poder del Perdón.

"No puedo imaginar una situación en la que él usara Twitter para hacer una declaración real como 'Por la presente perdono esto y lo otro'", dijo Ruckman.

Protesta en Phoenix contra Trump
La presencia de Donald Trump en Arizona, un estado con una amplia población de origen latino, generó algunas manifestaciones en su contra.

"Él seguramente seguirá el procedimiento adecuado", consideró.

Eso implicaría la firma de un documento de perdón y la entrega de una copia al Departamento de Justicia y al alguacil Arpaio.

El alguacil más duro

El respaldo del presidente a Arpaio ha sido muy controvertido.

Ha sido aclamado por su base de simpatizantes antiinmigrantes y criticado por sus oponentes como una aprobación a su postura racial.

La tarea del exalguacil contra la inmigración ilegal es conocida y ganó la atención nacional por su postura estricta en el tema.

La cárcel de Tent City en Maricopa
 Tent City es uno de los centros de detenciones de Maricopa instaurados por Arpaio cuyas condiciones fueron denunciadas por organizaciones de defensa de derechos humanos.

Se jactaba de ser "el alguacil más duro de Estados Unidos" durante su tiempo como representante de la ley en el Condado de Maricopa, que incluye la ciudad de Phoenix.

Organizó redadas contra los inmigrantes indocumentados en las comunidades hispanas y detuvo a personas sospechosas simplemente por ser de habla hispana.

También es famoso por la apertura de un conjunto de tiendas de campaña al aire libre usadas como cárcel para inmigrantes, donde se les exigía a los internos usar ropa interior y calcetines rosas.

Fue también uno de los primeros en apoyar a Trump y también defensor de la llamada teoría de la conspiración "Birther", apoyada por Trump bajo la premisa de que el presidente Barack Obama no nació en EE.UU.

exalguacil Joe Arpaio?

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.