Copa Confederaciones: oportunidad para probar y soñar

Futbol
Typography

Alemania, Portugal, Chile y México figuran como los favoritos en la décima edición del torneo, que esta vez se juega en Rusia. ¿Por qué Joachim Löw llevó equipo alternativo? ¿Le resta eso peso al campeonato?

Con tres debutantes, un exmonarca del torneo y una selección campeona del mundo que llega con una versión alternativa, comienza este sábado 17 de junio la Décima Copa Confederaciones, que esta vez se disputa en Rusia, por ser éste el país que organizará el Mundial del 2018. Los campeones de las seis confederaciones (Portugal, Chile, México, Nueva Zelanda, Australia y Camerún) más el anfitrión y Alemania, por haber ganado el Mundial de Brasil, protagonizarán los partidos divididos e dos grupos. Los dos mejores de cada grupo disputarán la semifinal y los ganadores jugarán la final el 2 de julio en el estadio Krestovski, de San Petersburgo. 

Más allá de las polémicas suscitadas por la sobrecarga del calendario futbolístico y la aparente irrelevancia del campeonato, que ha llevado a muchos a proponer abolirlo, lo cierto es que el torneo despierta pasiones especialmente en el país anfitrión y en el debutante Chile. Son precisamente sus hinchas los dos mayores compradores de boletos, según reportes de la FIFA. Alemania se apunta en el tercer lugar. Los organizadores están confiados en que agotarán los 700 mil tickets puestos a la venta.

A una Alemania 3 del mundo que llega al campeonato con una formación de jóvenes valores, se contrapondrán equipos titularísimos, como el Portugal de Cristiano Ronaldo, el México de Javier Hernández y el Chile de Arturo Vidal. Son precisamente estos cuatro equipos los llamados a animar el campeonato, aunque por ningún motivo debe menospreciarse el rol que puedan jugar el siempre aguerrido Camerún, una Rusia estimulada por el desafío de la localía, una Australia siempre de cuidado y una Nueva Zelanda que no tiene nada que perder.

La opción de Löw

Expertos de todo el mundo han cuestionado, en todo caso, la decisión de Alemania de acudir a la cita con una formación de jóvenes valores donde, salvo un grupo menor de jugadores que integran la selección A, la mayoría debuta en estas lides. ¿Le resta valor esto al campeonato? "Seguramente para los espectadores es una decisión lamentable”, concede Christian Falk, redactor jefe de fútbol de Sport Bild, en conversación con DW. Añade, sin embargo, que en Alemania la Copa Confederaciones no goza del arrastre que sí podría tener en Portugal o Chile.

Cristiano Ronaldo es una de las estrellas de la Confederaciones.

Cristiano Ronaldo es una de las estrellas de la Confederaciones.

"Desde un punto de vista deportivo es totalmente comprensible que el entrenador alemán, Jogi Löw, haya dado un descanso a sus titulares, de por sí sobrecargados, de cara a la defensa del título en el Mundial 2018. El calendario futbolístico tiene demasiados torneos. Una muestra de que la Copa Confederaciones ha perdido prestigio internacional son los planes de abolirla”, agrega el experto alemán.

Para Falk, si este equipo joven alemán llega a semifinales, ya podrá considerarse exitoso. "Para Löw es más importante ver en Rusia qué jugadores tienen la calidad suficiente como para presionar a los titulares y reforzar el equipo por medio de una competencia que haga llevar el rendimiento al máximo. El título sería más una sorpresa que un deber”, afirma. En parte coincide Carlos Hernández, periodista deportivo mexicano y corresponsal en Europa de Azteca Deportes y ADN 40, para quien la decisión de probar jugadores en la Confederaciones "es una apuesta a futuro inteligente y audaz. Un lujo que Alemania se puede dar, tomando en cuenta que las estrellas se empiezan a retirar”.

Apuntan alto

La Copa Confederaciones de Rusia, que podría ser la última en disputarse según lo que se ha conversado en los altos mandos de la FIFA, es una oportunidad para probar, y también para soñar. Equipos como Portugal, Chile o México pueden ilusionarse con agregar una nueva copa a sus vitrinas. Con una Alemania disminuida, no es descabellado para esos planteles, que vienen con casi todas sus estrellas, hacerse la idea de ganar una final en este torneo, como ya hiciera México en 1999.

Hernández ve a su país "con pie firme, prácticamente está clasificado al Mundial sin pasar apuros. Caminando, como decimos nosotros. Hay un grupo con buen ambiente y jugadores en crecimiento. En el país las expectativas siempre son altas. Los seleccionados tienen madurez y ya son experimentados. Se espera que queden al menos entre los tres primeros”. En Chile el listón también está muy arriba. En Instagram, Arturo Vidal escribió al despedirse de su familia: "Espero regresar con la copa”. Y el técnico de los rojos, Juan Antonio Pizzi, aseguró que "nuestro objetivo es competir para ganar la copa”.

Para Falk, los rivales más temibles para los campeones del mundo están claros. "En el grupo de Alemania, con seguridad Chile será un punto de referencia, pues llega con estrellas como Arturo Vidal, del Bayern, o Alexis Sánchez, del Arsenal. Chile, junto a Portugal con Cristiano Ronaldo, está entre los favoritos para salir campeones. Con su equipo joven, Alemania queda al nivel de México y Camerún”. Sin embargo lanza una advertencia: "De cualquier modo, los equipos alemanes siempre han demostrado que mejoran a medida que avanza el torneo, y nunca debe subestimárselos”. 

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.