El espíritu de la pintura de Cai Guo-Qiang en el Museo del Prado

Felix José Hernández

Cai Guo-Qiang contemplando su obra Day and Night in Toledo, Madrid, 2017.© Museo Nacional del Prado

Madrid, 8 de octubre de 2017.

Cai Guo-Qiang (nacido en 1957 en Quanzhou, China), conocido internacionalmente por sus pinturas de pólvora y eventos de pirotecnia al aire libre, ha convertido el Salón de Reinos en su estudio para producir un grupo de obras inspiradas en la memoria de este espacio palaciego y en diálogo con los maestros antiguos del Prado. Esta residencia artística culminará el próximo 23 de octubre al atardecer con la creación de la obra El espíritu de la pintura, una pintura de escala monumental (aproximadamente 18 metros de largo). 

Tanto esta obra como las demás, igualmente creadas con ignición de pólvora y destinadas para el Prado, formarán parte de la exposición “El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang en el Prado”, que se abrirá al público el 25 de octubre en la sala C del edificio Jerónimos con el patrocinio de ACCIONA. Una muestra que tiene su origen en el prolongado diálogo del artista con el arte y el espíritu del Greco y el estudio, durante los dos últimos años, de la colección del Prado, que le ha permitido ampliar su campo de referencia a artistas como Tiziano, Velázquez, Rubens y Goya.

 Con este proyecto Cai pretende reivindicar las cualidades que definen el espíritu de la pintura: la sensibilidad del artista, sus aptitudes artesanales y la sensación de aventura que supone trabajar sobre un lienzo en blanco. Por ello, ampliando su personal espíritu pictórico y pensando en vías de progreso para el arte contemporáneo,  los temas y las obras creadas para esta exposición compondrán una progresión rítmica que reflejará la fórmula compositiva china en diferentes secciones expositivas: Introducción o Inicio ascendente (qi), Continuación o Desarrollo (cheng), Giro o Transformación (zhuan), y Unificación o Conclusión (he).

 Para la creación de sus nuevas pinturas Cai Guo-Qiang utilizará por primera vez pólvora local procedente de Valencia.

 Documental  

La excepcionalidad de esta muestra está acompañada por la mirada Isabel Coixet, una de las directoras cinematográficas españolas más internacionales,  que hará un relato de su proceso creativo y la producción que llevará a cabo el artista, cuya versión resumida se proyectará en la sala D del edificio de Jerónimos.

El rodaje cuenta con localizaciones en Nueva York, donde reside y Cai tiene su estudio, en Long Island, en Madrid, durante su residencia en el Salón de Reinos, en Valencia y en Toledo.

 Este documental, que cuenta con colaboración de Movistar +, está rodado en 4k y trasladará al espectador a su proceso creativo con la mirada personal de una de las directoras cinematográficas españolas más internacionales.

“El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang en el Prado” . Museo Nacional del Prado, edificio Jerónimos. Salas C y D.  Creación artística en el Salón de Reinos: principios de octubre – 23 de octubre de 2017. Fechas exposición: 25 de octubre de 2017 – 4 de marzo de 2018.  Con el patrocinio  de: ACCIONA El Prado agradece también la generosa contribución de Mr. Silas Chou en esta exposición. 

 Cai Guo-Qiang Cai Guo-Qiang (nacido en 1957, Quanzhou, provincia de Fujian, China). Estudió escenografía en la Academia de Teatro de Shanghai, y desde entonces su obra ha abordado múltiples disciplinas artísticas como el dibujo, la instalación, el vídeo y la performance. Durante su estancia en Japón, entre 1986 y 1995, exploró las propiedades de la pólvora en sus dibujos, una técnica que le permitió desarrollar sus originales proyectos de explosión. 

 Cai ha recibido el León de Oro en la 48 Bienal de Venecia en 1999, el 20 Premio de Cultura Asiática Fukuoka en 2009, el Premio de la Fundación Barnett and Annalee Newman en 2015, así como el Premio Bonnefanten de Arte Contemporáneo (BACA) de 2016. En 2012, fue uno de los cinco galardonados en el prestigioso Premio Imperial, que reconoce la trayectoria en las artes, en categorías no recogidas en el Premio Nobel.  Además, también fue uno de los cinco artistas que recibieron la primera Medalla de las Artes del Departamento de Estado de Estados Unidos por su destacado compromiso con el intercambio cultural internacional. Cai fue también director de efectos visuales y especiales en las Ceremonias de Inauguración y Clausura de las Olimpiadas de Verano de Pekín en 2008. 

 Entre sus numerosas exposiciones y proyectos individuales destacan “Cai Guo-Qiang en el tejado: Monumento transparente”, Metropolitan Museum of Art, Nueva York, 2006, y su retrospectiva “Quiero creer”, en el Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York en 2008 también presentada el mismo año en el Museo Nacional de Arte de China en Pekín y en el Museo Guggenheim Bilbao en 2009. En 2013, su primera exposición individual en Brasil, “Da Vincis do Povo”, se presentó como exposición itinerante en el Centro Cultural Banco do Brasil y el Museu dos Correios de tres ciudades d de este país. Viajó de Brasilia a San Pablo antes de llegar a su destino final en Río de Janeiro, y fue la exposición más visitada de un artista vivo en todo el mundo ese año, con más de un millón de visitantes. En octubre de 2013, Cai creó “Aventura de una noche” (Aventure d'un Soir), un proyecto de explosión para Nuit Blanche, festival de arte y cultura que se desarrolla a lo largo y ancho de toda la ciudad, organizado por el ayuntamiento de París. 

 Sus últimas exposiciones individuales incluyen “Allí y de vuelta” en el Museo de Arte de Yokohama en 2015 y “Mis historias de pintura” en el Bonnefantenmuseum Maastricht en 2016. El 15 de junio de 2015, Cai realizó su proyecto de explosión más reciente, Escalera al cielo, en la costa de la isla de Huiyu, Quanzhou, China. Sus últimas exposiciones individuales incluyen “Cai Guo-Qiang: luciérnagas” y “Octubre” en el Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú (septiembre de 2017) y “El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang en el Prado” en el Museo del Prado, Madrid (octubre 2017).  Actualmente vive y trabaja en Nueva York.

Un gran abrazo desde nuestra querida y culta Madrid,

Félix José Hernández.