Felix José Hernández

 

Barry Humphries. Acrílico sobre lienzo. © David Hockney

 

Bilbao, 21 de octubre de 2017.

 

Querida Ofelia:

 

El Museo Guggenheim Bilbao presenta David Hockney: 82 retratos y 1 bodegón, una exposición que reúne un nuevo y destacado conjunto de obras en las que el artista británico retoma el retrato con renovado vigor creativo y ofrece una visión íntima del panorama artístico de Los Ángeles y de las personas que se han cruzado en su camino a lo largo de los últimos años.

 

Tras David Hockney: Una visión más amplia, la monumental y exitosa exposición de paisajes realizada en el Museo Guggenheim Bilbao en 2012, el artista abandonó la pintura y su Yorkshire natal para regresar a Los Ángeles. Poco a poco, regresó a la sosegada contemplación del retrato y en el verano de 2013 pintó el primero de lo que acabaría convirtiéndose en un extenso grupo de  más de 90 retratos, 82 de los cuales pueden contemplarse en esta exposición.

 

Hockney concibe estos retratos de forma colectiva, como un solo corpus artístico. La instalación plantea un recorrido cuasi-cronológico que permite realizar otro estudio psicológico: el del propio artista. Su estado emocional parece aligerarse a medida que avanza la serie, al igual que su convicción en el formato y el medio. Entre los modelos, todos ellos elegidos entre sus amigos, familiares y conocidos, se encuentran personas de su estudio, otros artistas como John Baldessari, y comisarios y galeristas como Larry Gagosian.

 

“Los famosos están hechos para la fotografía”, afirma Hockney. “Yo no hago famosos; la fotografía sí. Mis famosos son mis amigos.” Cada retrato, resultado de una observación intensa, se convierte en una especie de análisis psicológico.

 

Todas las obras son del mismo tamaño y muestran al modelo sentado en la misma silla, iluminado por la luz brillante y diáfana del sur de California y con el mismo fondo de un azul intenso. Fueron pintadas en un mismo marco temporal de tres días.

 

Gracias al virtuoso tratamiento de Hockney, la uniformidad de los elementos clave de cada pintura acentúa las diferencias entre los distintos modelos, permitiendo que sus personalidades surjan del lienzo con una cálida inmediatez. Mediante esta exposición, en un momento de proliferación de los selfies y los retratos fotográficos en las redes sociales, Hockney reexamina el papel del retrato pintado en una instalación intensa y envolvente. La nota diferente de la misma, el bodegón, obedece a que en una ocasión uno de los modelos no pudo acudir a la cita y el artista, deseoso de pintar, recurrió a lo que tenía más a mano en su estudio, una selección de frutas y hortalizas, para realizar su retrato.

 

Posar para David Hockney. Retrato de Edith Devaney, comisaria de la exposición.

 

El director del estudio del artista, Jean-Pierre Gonçalves de Lima, asumió la formidable tarea de programar todos los retratos a lo largo de un período de más de dos años. Hockney pintó a Edith Devaney en dos ocasiones, primero en septiembre de 2015, y de nuevo en febrero de 2016. Este último retrato está incluido en la muestra, tras un proceso en el que se eliminaron algunos retratos de personas a quienes había pintado más de una vez.

 

Relato de Edith Devaney:

 

La segunda vez que posé para él fue hacia el final del proyecto y ya había tenidola oportunidad de analizar las poses y la vestimenta de quienes habían pasado por allí antes que yo. La única indicación que recibí fue que me recogiera el cabello; la mitad del primer retrato, Hockney decidió que así la imagen sería mejor. Muchas de las modelos femeninas se habían puesto elegantes para su retrato, así que, para variar, decidí vestirme con un atuendo más informal.

 

La sesión comenzaba en torno a las nueve de la mañana. El estudio estaba muy ordenado, con el lienzo imprimado listo en el caballete y todas las pinturas, pinceles y paletas dispuestos sobre una mesa situada a la derecha de este. La plataforma con la silla estaba a la izquierda, frente al caballete. Sentada en la silla, probé varias posturas distintas y me incliné hacia adelante con la cabeza apoyada en la mano, en la que se me antojó una postura natural y familiar. A Hockney le gustó, esperando que fuera capaz de mantenerla durante tres días.

 

La primera parte del proceso, y tal vez la más intensa, fue el dibujo al carboncillo que Hockney trazó directamente sobre el lienzo imprimado.

 

Él describe ese boceto de cabeza, cuerpo y silla como “fijar la pose”, afirmando que pinta lo que ve, y se asegura de verlo todo. La perspicacia y concentración de su mirada eran notables, su cabeza moviéndose constantemente de la modelo al lienzo.

 

Una vez completado el dibujo, comienza la pintura. Todos los retratos están hechos con pintura acrílica, un medio que Hockney no había utilizado en veinte años. Tras las primeras obras, comenzó a utilizar una nueva marca que tiene un mayor contenido de gel y, por tanto, permanece húmeda más tiempo, lo que le permitía, a lo largo de tres días, ir añadiendo pequeños matices al rostro de su modelo.

 

Tras una hora de pausa para un buen almuerzo y un rato de animada conversación, las sesiones continuaban hasta bien entrada la tarde. Durante los descansos de la mañana y la tarde, Hockney se sentaba en un sillón a cierta distancia del lienzo, analizando su progreso mientras fumaba un cigarrillo. Durante esas pausas, comentaba diversos aspectos de la pintura, pero mientras estaba pintando permanecía en el más absoluto silencio.

 

El proceso es sumamente físico para Hockney, que se mueve continuamente adelante y atrás para observar el lienzo de cerca y desde cierta distancia. Hay una enorme sensación de fluidez en sus movimientos cuando extiende la mano para cargar el pincel de pintura, mezclar nuevos colores o seleccionar un pincel diferente. Puede subir y bajar el caballete con ayuda de un motor eléctrico, de manera que el trabajo minucioso, de detalle, lo realiza siempre a la altura perfecta.

 

A lo largo de todo el proceso, la intensidad de su concentración no disminuye ni un ápice. Cualquier atisbo de fatiga que sienta más tarde se ve compensado por el placer de la creación.

 

Los modelos participan de ese placer a medida que va surgiendo la imagen. Por algún motivo, mi retrato me pareció a un tiempo familiar y extraño. Hockney dice que pinta “lo que ve”, admitiendo que todos vemos de forma distinta, ya que nuestra visión viene determinada por nuestras numerosas experiencias. Verte sometida a tan minucioso escrutinio te hace plantearte el efecto de los propios procesos de pensamiento sobre tu aspecto físico, y la consumada destreza de Hockney para reflejar esa complejidad interior acentúa la intensidad psicológica de la exposición.

 

Una vez que hubo completado mi retrato, le pregunté si creía que había captado mi personalidad. “He captado un aspecto de ti”, repuso. “El primer retrato captó un aspecto diferente y, si hiciera un tercero, volvería a ser distinto”. La fascinación de Hockney por el retrato está indisolublemente unida a su profunda simpatía por el ser humano y por todas las fragilidades que encarnamos, “la comedia humana”, como él mismo la describe.

 

Selección de modelos

 

Margaret Hockney

 

David Hockney tiene tres hermanos y una hermana, y todos ellos están muy unidos. Sin embargo, siempre ha mantenido un vínculo muy especial con Margaret, enfermera jubilada a la que ha dibujado en varias ocasiones en los últimos años, cuando ella y David pasaron mucho tiempo juntos en Bridlington mientras él trabajaba en sus paisajes de Yorkshire. El año pasado, ella viajó a Los Ángeles con una amiga íntima, Pauline Ling, que también posó para uno de los retratos.

 

Rufus Hale

 

En 2015 la artista británica Tacita Dean pasó algún tiempo en Los Ángeles, investigando en el Getty Institute. Durante ese período visitó a Hockney, al que más tarde filmaría fumando en actitud contemplativa para su obra Retratos (Portraits), de 2016. En su visita, la acompañó su hijo de once años, Rufus.

 

Hockney, a quien el joven le recordó a sí mismo a tan tierna edad, sintió la necesidad de pintar a Rufus, que demostró ser un excelente modelo y se involucró por completo en el proceso.

 

Jean-Pierre Gonçalves de Lima

 

Jean-Pierre Gonçalves de Lima conoció a Hockney cuando trabajó para él en su taller de Londres. Músico parisino de origen portugués, pasó a dirigir el gran estudio de Hockney en Bridlington durante la creación de la serie de pinturas de paisajes de Yorkshire. También ayudó a Hockney durante la realización de estos retratos, planificando cada sesión, preparando el material de pintura para el artista y creando un extraordinario archivo de fotografías que documentan las diversas fases de cada retrato.

 

Gregory Evans

 

Gregory Evans ha sido compañero íntimo de Hockney durante varias décadas y posee un profundo conocimiento de su obra. Junto con el artista, ha fundado y continúa dirigiendo el David Hockney Studio, que supervisa la obra y los archivos del artista. Desde que se conocieran por vez primera en Los Ángeles en 1971, Evans ha posado con asiduidad para Hockney. Su buena relación y la considerable experiencia de Evans a la hora de posar para Hockney hacen que su retrato sea uno de los más distendidos del grupo.

 

Celia Birtwell

 

Desde que se conocieran por vez primera en la década de 1960, la diseñadora textil Celia Birtwell ha sido una de las más íntimas amigas de Hockney. Birtwell y su anterior marido, el diseñador de moda Ossie Clark, posaron para el célebre retrato doble del artista titulado El Sr. y la Sra. Clark, y Percy (Mr and Mrs Clark and Percy) (1970–71, Tate). Desde entonces, Birtwell ha sido su modelo femenina más habitual. Cuando esta visitó a Hockney en el verano de 2015, iba acompañada de su marido, Andy Palmer, y su nieta, Isabelle Clark, cuyos retratos también se pueden ver en la muestra.

 

Bing McGilvray

 

Bing McGilvray, artista radicado en Boston, es amigo de Hockney desde hace varias décadas. Hockney valora y disfruta de su relajada compañía y su vivo ingenio, y ambos comparten la pasión por el tabaco. Visitante habitual en Los Ángeles, McGilvray suele hacer compañía al artista cuando los miembros de su equipo se encuentran de viaje. Hockney lo ha pintado en varias ocasiones, y cada retrato capta un aspecto distinto de su persona.

 

John Baldessari

 

Hace tiempo que el artista conceptual John Baldessari, nacido y criado en California, es uno de los artistas contemporáneos más célebres de la Costa Oeste. Algunos años mayor que Hockney, ha sido amigo suyo durante varias décadas.

 

DIDAKTIKA

 

Como parte del proyecto Didaktika, patrocinado por BBK, el Museo diseña espacios didácticos y actividades especiales que complementan cada exposición y brindan herramientas y recursos para facilitar la apreciación y comprensión de las obras expuestas.

 

En esta ocasión, en el espacio didáctico IN FOCUS dedicado a David Hockney 82 retratos y 1 bodegón se explica la relevancia del retrato a lo largo de toda la trayectoria creativa de Hockney y las claves de su proceso creativo; desde la importancia de las personas retratadas y vinculadas emocionalmente con el artista, a la de las técnicas y los avances tecnológicos empleados para la ejecución de las obras, como la fotografía analógica o los iPads.

 

Esta información complementaria de carácter educativo se encuentra en el interior de la galería 105, acompañada de un retrato de Hockney trabajando ante un modelo y que nos remite al propio estudio del artista en Los Ángeles, para acabar con la proyección de una entrevista realizada al artista por la comisaria de la muestra Edith Devaney, en la que se analiza el significado personal y artístico de esta serie de retratos.

 

Otras actividades didácticas de la exposición

 

El retrato secreto –Visitas express

 

Para la elaboración de los retratos expuestos, Hockney siguió la misma pauta de trabajo con todos ellos: trabajó tres días con cada uno de los modelos, posaron todos en el mismo escenario, y ante el mismo fondo. Pero más allá del attrezzo, lo que inspira al artista es el “conocimiento secreto” de la personalidad de cada uno de ellos.

 

En las visitas express sobre la exposición, que se realizan de manera gratuita con la entrada del Museo en distintos horarios e idiomas, se pueden descubrir las ideas clave de la serie y, empleando el juego como herramienta de aprendizaje, descubrir la identidad de personajes descritos física y psicológicamente, por distintos miembros del grupo, a partir de preguntas formuladas por el resto de participantes. Retratos virtuales creados mediante la participación grupal, reforzando el uso del lenguaje y estimulando diferentes tipos de memoria, como la visual y la auditiva.

 

Reflexiones Compartidas

 

Se trata de visitas únicas realizadas por profesionales del Museo para descubrir los entresijos del montaje y otras curiosidades de la exposición.

-Visión curatorial con Petra Joos, Curator del Museo Guggenheim Bilbao (15 noviembre).

-Conceptos clave con Marta Arzak, Subdirectora de Educación e Interpretación

del Museo Guggenheim Bilbao (22 de noviembre).

 

*Patrocina Fundación Vizcaína Aguirre.

 

David Hockney : 82 retratos y 1 bodegón. Del 10 de noviembre, 2017 al 25 de febrero, 2018. Comisaria: Edith Devaney. Exposición organizada por la Royal Academy of Arts de Londres en colaboración con el Museo Guggenheim Bilbao.

 

Un gran abrazo desde nuestra querida y culta Bilbao,

 

Félix José Hernández.

 

 

 

Paris le 20 octobre 2017.

 

  L'auteur signe un magnifique premier roman, attachant, dérangeant , sensible et impressionnant.

Comparé par le New York Times aux chefs d’œuvre de Philip Roth et de Cormac McCarthy, le premier roman d’un auteur à la carrière journalistique reconnue et célébrée, vendu dans plusieurs grandes maisons d’éditions étrangères.

 

Une nouvelle guerre a éclaté aux États-Unis opposant le Nord aux États sudistes rebelles à tout contrôle des énergies fossiles. Sarat Chestnut a six ans quand son père est tué et qu’elle doit rejoindre un camp de réfugiés avec sa famille. Cette tragédie signe la fin d’une enfance ensoleillée près du Mississippi.

 

D’une fillette curieuse et vive, Sarat se mue au fil des épreuves et des injustices en une héroïne insaisissable, féroce, révoltée. Bientôt, sous l’influence d’un homme qui la prend sous son aile, elle se transformera en une impitoyable machine de guerre.


Portrait d’un conflit dévastateur qui détruit l’espoir et l’humain sur son passage, American War fait écho à toutes les luttes fratricides qui naissent aux quatre coins du monde. Et ce roman se révèle beaucoup plus contemporain qu’on ne pourrait le croire.

 

 

 « Le roman dystopique d’Omar El Akkad entre en résonance avec l’ère Trump. » Libération

   

 

 

« Un roman coup-de-poing qui a déjà frappé très fort dans les pays anglophones. Une excellente dystopie qui a sérieusement réussi à nous ébranler, le triste cheminement de Sarat permettant entre autres de comprendre pourquoi les djihadistes d’aujourd’hui parviennent si facilement à recruter quantité d’innocents. » Karine Vilder Le Journal de Québec

 

«Tout au long de ces pages effrayantes, gronde le clash que nombre d’entre nous redoutent aujourd’hui et qui ferait de l’Amérique une nation divisée par des idéologies irréconciliables. Dans la vision dystopique d’El Akkad, cette fracture entraîne, une fois encore, la sécession et une guerre fratricide» Ron Charles, Washington Post.

 

« American War est si plausible qu’il en devient dérangeant, l’histoire d’une Amérique à venir déchirée par ses appartenances politiques et tribales»  Justin Cronin, New York Times.

 

Omar El Akkad est né en Égypte, au Caire. Il a travaillé en tant que journaliste pour le Globe and Mail, et son reportage sur un complot terroriste en 2006 lui a valu le National Newspaper Award for Investigative Reporting. Son travail l’a aussi amené à traiter des interventions de l’OTAN en Afghanistan, des procès militaires liés au Camp de Guantanamo, du Printemps Arabe et du mouvement Black Lives Matter. Il vit aujourd’hui dans l’Oregon.

American War. Omar El Akkad. © Flammarion, 2017 pour la traduction française. Roman traduit de l’anglais par Laurent Barucq. 464 pages.151 x 223 cm. 21,9 €. Broché. Desing de couverture © Peter Mendelsund. ISBN : 978-2-0814-1155-5

Publié par Félix José Hernández.

 

 

Jesús Carrera Zayas.

 

París, 17 de octubre de 2017.

 

Querida Ofelia,

 

Nuestro viejo y querido amigo Roger Redondo, ex guerrillero del Escambray en  la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista, me envió este testimonio desde Miami. Te lo mando para que después de leerlo, lo hagas circular allá en San Cristóbal de La Habana.

 

“La prensa oficialista de Cuba publica un artículo sobre la llegada del Che al Escambray con información incompleta.

 

1--La carta que Jesús Carrera le envió a Guevara de ninguna manera fue ofensiva.

 

2--Ernesto Guevara les propuso a los revolucionarios  exigencias de imposible cumplimiento:

 

-Que todas las organizaciones revolucionarias y políticas se pusieran a sus órdenes de forma incondicional

 

- Que como los pobres no tenían cuentas en los bancos, que los revolucionarios salieran a robar los bancos de la provincia de Las Villas, le entregaran el dinero robado y además agregó que él no ibaa a dar recibo alguno y por lo tanto que con su palabra bastaba. 

 

- Establecer confiscaciones de tierras a los habitantes del Escambray, para constituir cooperativas estatales, de una estructura muy diferente a la Reforma Agraria escrita en la Sierra Maestra por el comandante Sorí Marín.

 

 A continuación, la carta de Jesús Carreras Zayas a Ernesto Che Guevara. Tomada del libro de Sergio del Valle:

Comandante Ernesto Guevara. Prov. Camagiiey.

 

Estimado compañero:

 

 

Reciba antes que nada mi fraternal saludo y mi sincero deseo de éxito y bienestar para Ud. y sus hombres. He recibido por media de las personas que le harán llegar este informe, de la situación que confrontan Ud. y sus tropas, actualmente en la provincia de Camagüey, así como un amplio informe de la situación, en que se encuentran las tropas del ejército, de la dictadura.

 

Considerando, según las informes recibidos, que es nuestro deber como revolucionarios, el aliviar en lo posible la situación que atraviesan sus tropas, me doy inmediatamente a la tarea de realizar todas, las acciones necesarias que conlleven una movilizacion del ejército, obligándolo a distraer parte de las tropas, que operan sobre las suyas y que permitan su avance o retirada.

 

Teniendo noticias -que no son oficiales-: de que Ud. y su tropa se dirigen a esta Sierra, aprovecho esta oportunidad para aclararle ciertos puntos, que quizás le interesen o tengan que ver con la misión, que Ud. trae.

 

Hace unos días, el compañero Comandante Bordon Machado, fue enviado a la Sierra Maestra con una misión, del Estado Mayor de este Frente. A su regreso el Comandante Bordon rehuyó su presentación al Estado Mayor y sostuvo varias entrevistas secretas con los hombres a su mando. En vista del proceder del Comandante Bordon y la importancia que debía tener la contestación que traía de su misión, el Estado Mayor procedió a su detención y la de todos las capitanes a su mando, comprobándose así la existencia de una conspiración entre ellos, encaminada a sectorizar el Segundo Frente, que es una organización estrictamente militar, donde tienen cabida todos los cubanos, en beneficio de la organización, a la que él pertenece.

 

El Comandante Bordon, fue expulsado del Segundo Frente junto con sus capitanes y sus tropas fueron trasladadas a distintas zonas, donde actualmente operan al mando del Estado Mayor del Segundo Frente.

 

Teniendo noticias de que Ud. se dirige a esta zona, sin que se nos haya informado oficialmente por su organización, su entrada en la zona quiero advertirle lo siguiente: como cubano, como amante de la Libertad y como compañero de todo el que lucha contra la tiranía, he de dar la vida por Uds. Ahora bien, deben tener presente, que el Segundo Frente, ha sido y será siempre una organización, en la que han tenido cabida todos los cubanos, dispuestos a luchar en contra de la tiranía, no nos ha importado su militancia revolucionaria, sólo hemos tenido en cuenta su actuación dentro de nuestras filas, hemos soportado sin embargo, los deseos ambiciosos de las organizaciones revolucionarias, como el Directorio Revolucionario -que ha tratado-como el Comandante Bordon, de sectorizar este frente militar en beneficio de dichas organizaciones. Hasta ahora hemos vencido todos los obstáculos. Por lo tanto, informo a Ud. que este Frente cuenta con un Estado Mayor, que rige esta organización desde hace diez meses, que sin la cooperación de ninguna organización, ni revolucionaria ni política ha levantado la provincia, en armas y que no permite la sectorización en beneficio de ninguna organización revolucionaria, aunque no desconocemos a ninguna de ellas de esta organización militar, ya que sólo vamos a luchar por la libertad, sin que nos interese

quien sea, el que rija los destinos de la República, siempre que lo haga con decoro y legalidad.

 

Teniendo en cuenta, que viene Ud. del mismo lugar que vino el comandante Bordon, días antes de descubrirse en este su falta de lealtad y sabiendo el alto concepto de la libertad y patriotismo del Dr. Castro y de Ud. mismo, lo combinamos  a  que antes  de entrar en esta zona  aclare,  sinceramente  sus intenciones.

 

Debe estar atento a las noticias de las acciones que pronto se harán y que obligarán al ejército a aliviar la atención que tienen sobre sus tropas. Si así lo desea y si queda tiempo yo le informaría el día exacto de las mismas. En sus manos queda la cooperación que podamos dar a Ud. los hombres del Segundo Frente.

 

Deseándole mucho éxito en su lucha -que es la de todos- queda de Ud. afectuosamente,

 

Comandante  Jesús  Carrera. Jefe de la Zona Norte.”

 

La prensa oficialista de la isla no ha publicado la carta del comandante Jesús Carrera al comandante Guevara. Al ocultar esta carta de referencia,  las opiniones aparecidas sobre este tema en dicha prensa, se convierten en tendenciosa propaganda política.  

 

Roger Redondo.

Jefe de Inteligencia.

Segundo Frente del Escambray.

 

Nota bene: En 1960 Jesús  Carrera Zayas fue acusado por el gobierno de Fidel Castro de actividades contrarrevolucionarias . El 20 de octubre de ese año fue llevado a la prisión de La Cabaña donde permaneció en la galera de la muerte hasta el 11 de marzo de 1961, cuando fue fusilado.

 

Un gran abrazo desde estas lejanas tierras allende los mares,

 

Félix José Hernández.

 

 

 

Paris le 20 octobre 2017.

L’auteur  signe  un très grand roman coup-de-poing qui a sérieusement réussi à nous ébranler. Tout au long de ces pages effrayantes, une fois encore, le drame d’une nation divisée par une guerre fratricide.

Dépaysement garanti et immersion dans une des villes les plus dangereuses du globe avec ce polar tendu, fascinant, explosif qui met en scène deux flics davantage soucieux de loyauté que de légalité. S'inspirant de son expérience, Omar Shahid Hamid nous plonge au cour d'une réalité qui secoue nos certitudes, où la frontière entre le bien et le mal est toujours trouble.

 

« 1er jour, 21 décembre, 6 h 58. À la prison centrale de Karachi, devant la porte principale.

 

Une brise fraîche traversait la cour à l’entrée de la prison, et faisait frissonner la silhouette solitaire. Les faibles rayons du soleil d’hiver transperçaient la brume matinale. Il faisait froid pour Karachi, mais pas plus qu’un matin de novembre à Londres ou New York. D’habitude, le climat était si doux que les Karachites ne sortaient leurs pulls et leurs châles qu’une quinzaine de jours par an, mais cette année, c’était différent. Une vague de froid s’était abattue sur la ville pendant une grosse partie du mois, et les températures n’avaient jamais été aussi basses.

 

L’homme devant la porte toussa et tapa du pied. Il avait toujours vécu à Karachi, et n’avait donc pas l’habitude de ces conditions climatiques. Grand, les jambes musclées, il portait un uniforme de police gris et beige. L’insigne des forces d’élite cousu à droite sur sa poitrine indiquait qu’il avait un jour fait partie d’un groupe de combat, mais son tour de taille et sa bedaine, qui débordait au-dessus de sa ceinture, révélaient que cette époque était révolue. Juste en dessous de l’insigne, son nom était gravé sur une plaque noire : « Constantine ». Malgré le déclin de sa forme physique, cet homme mettait un point d’honneur à garder son uniforme impeccable : le pantalon beige amidonné, les bottes marron lustrées comme des miroirs, et le béret bleu encre parfaitement ajusté sur ses cheveux bien coupés. Malgré l’étoile et le croissant de lune argentés cousus aux épaulettes, l’insigne à côté de ses galons portait l’inscription « Prison » et non « Police ». La seule touche personnelle de tout son uniforme était la petite croix en or autour de son cou.

 

— Maudits faujis, marmonna-t-il dans sa barbe.

 

Faites confiance à un officier de l’armée pour organiser un rendez-vous à l’aube ! Comme la plupart des flics, Constantine D’Souza n’était vraiment pas matinal. En général, un policier ne quitte pas son commissariat avant trois ou quatre heures du matin, et n’y retourne pas avant midi. Les faujis, eux, avaient des horaires fixes : ils pointaient à huit heures à l’entrée puis à quatre heures de l’après-midi à la sortie. Ils ne comprenaient pas que le crime n’a pas d’horaires contractuels. Lorsque le coup d’État avait été déclenché, les officiers de l’armée étaient arrivés à huit heures tapantes pour contrôler les postes de police, où ils comptaient bien trouver les responsables assis à leurs bureaux. Mais seuls l’officier de service et la sentinelle de nuit étaient présents à cette heure-là. Constantine n’avait rencontré le jeune capitaine chargé de superviser son commissariat que dix jours après la prise de pouvoir par les militaires.

 

Ce rendez-vous à une heure si matinale ne l’inquiétait pas autant que le coup de téléphone qu’il avait reçu la veille au soir. Il avait été réveillé par une voix qu’il n’avait pas entendue depuis des années, mais qu’il avait immédiatement reconnue. Le colonel Tarkeen avait servi si longtemps dans les renseignements de Karachi que presque tous les officiers de police au-dessus du grade d’inspecteur reconnaissaient son ton décontracté, sympathique et chaleureux avec juste ce qu’il fallait de fermeté. »

 

Un soir de décembre, un journaliste américain est enlevé dans un des quartiers les plus malfamés de Karachi. Ses geôliers ont l'intention de filmer son exécution puis de diffuser la vidéo le soir de Noël.

 

Allié des États-Unis, le gouvernement pakistanais est en mauvaise posture : pour le commissaire D'Souza, chrétien, le compte à rebours commence. Mais la corruption encrasse chaque strate de la société pakistanaise, et, au sein du petit monde qui gravite autour de l'affaire — du sous-directeur de la prison à l'ancien flic derrière les barreaux, des indics aux repentis, des djihadistes au haut dignitaire de la police pourri jusqu'à la moelle, des prostituées vertueuses à l'imam autoproclamé, sans oublier les politiciens assoiffés de sang et de pouvoir —, difficile de déterminer qui est intègre et qui ne l'est pas. Or, c'est de cette donnée complexe que dépend la vie d'un homme...

Né en 1977, Omar Shahid Hamid a servi au sein de la police de Karachi avant de prendre la tête de la cellule anti-terroriste. En 2010, il est victime d'un attentat ourdi par les talibans et vit désormais sous escorte policière. Best-seller en Inde et au Pakistan, Le Prisonnier est son premier roman.

 

Le Prisonnier. Omar Shahid Hamid. © Éditions Presses de la Cité, 2017 pour la traduction française. Roman traduit de l’anglais (Pakistan) par Laurent Barucq. 384 pages. 21euros .  Couverture: Thierry Sestier. Photo Plainpicture/Mohamad Itani. ISBN : 978-2-258-13700-4

 

Publié par Félix José Hernández.

París, estatua de bronce de Diderot del escultor Jean Gautherin.

París, 19 de octubre de 2017.

Querida Ofelia:

Acaba de ser editado en Francia  mi libro de crónicas N° 37 de la Serie “Cartas a Ofelia” con el título de “Desde las orillas del Sena” (Tomo XVII). Contiene 85 crónicas escritas en español, francés e italiano en 500 páginas.

Puedes encontrar todas esas crónicas y los 36 libros en mi sitio web www.cartasaofelia.com cuyo webmaster es el ingeniero don Leonel Mena Valdés.

Gracias al historiador cubano don Ferrán Núñez, director de El Diario de la Marina, se pueden leer todas las crónicas en su sitio web https://eldiariodelamarina.com/ y también descargar gratuitamente en Google Drive los treinta y siete  libros que reúnen todas las crónicas que he escrito desde mayo de 1981 hasta octubre de 2017 en español, francés e italiano en  la siguiente  dirección:

https://drive.google.com/drive/folders/0B2JGTV0Z-vJ5fkwyck1hbENQT2pDWC1ZLUFqZTBqVjZNQUR4aGJWblllT09kYmpWeUhlSGc

Todos los libros se pueden encontrar también en el sitio web de Bibliocuba, gracias a su director don  Miguel Ángel García Puñales, historiador  y sociólogo cubano,  presidente de la ONGD Ceninfec (Centro de Información y Documentación de Estudios Cubanos):

https://bibliocuba.net/ediciones-bibliocuba/cronicas-coleccionables-libros-cartas-a-ofelia/

Desde Miami las han publicado don Roberto A. Solera director de Cuba en el Mundo, en www.cubaenelmundo.com y don Agustín Rangugni, director de Radio Miami Internacional, en: www.radiomiami.us

Te envío el prólogo que escribió  mi estimado amigo Jérôme Danane:

 Paris le 15 octobre 2017.

 Quand j'ai déménagé en mai 2014, Je n'aurais jamais pensé avoir pour voisin quelqu'un de si cultivé, de si curieux et de si gentil que Félix José Hernández. Ce fut pour moi une belle surprise. Il m'a si chaleureusement accueilli ainsi que Marta son épouse que cela m'a rapidement réchauffé le cœur. Ils sont toujours prêts à vous rendre service et à vouloir vous faciliter la vie. Le monde j’imagine, serait en bien meilleur condition si plus de gens comme Félix José et Marta le peuplait.

 Quand on commence une conversation avec Félix José , nul ne sait quand elle pourrait bien se terminer, car elles sont toujours très intéressantes, instructives et chaleureuses au point que nous en perdons la notion du temps qui s'écoule... Que rêver de mieux ? Félix José met dans sa conversation beaucoup de sa personne c'est à dire une grande générosité et de belles qualités humaines. Mais outre tout ceci, il a beaucoup d'humour et ses anecdotes sont toujours très drôles à entendre. Félix José est un bon vivant qui aime la vie et la bonne compagnie.

 Je dirais sans hésiter que Félix José donne également beaucoup de ce qu'il est dans ses publications. On dit généralement que la curiosité est un vilain défaut. Mais chez Félix José, elle lui sert à nous faire découvrir les sujets les plus diverses. Ses chroniques du reste, sont là pour le démontrer, car elles sont comme une incitation au voyage. Un voyage à la fois dans l'espace mais aussi dans le temps. Le choix des sujets qu'il aborde me fait souvent penser à un  fin gourmet – ce que Félix José est – qui prend le temps de composer dans la carte d'un bon restaurant son menu. Une fois goûté son plat, il le propose ensuite à qui veut bien y goûter. C'est un peu comme cela que je vois Félix José, et c'est donc pour cela que l'on peut creuser le sujet qu'il a abordé sans crainte d'être déçu.

 S'il y a également une chose qui nous rapproche, c'est notre croyance en Dieu. En effet l'un comme l'autre nous croyons profondément en Dieu et ni la science qui pense que tout est venu du chaos et qui le répète souvent haut et fort, ni l'égoïsme ambiant n'ont pu entamer cette croyance. Félix José vit la sienne à travers la foi catholique et moi en étant Témoin de Jéhovah (Jéhovah est le nom personnel de Dieu dans la Bible – cf Bible de l'abbé Crampon 1905/ King James 1611). Les Témoins de Jéhovah respectent la bible en tant que la parole de Dieu. Ils voient en elle une haute autorité morale et spirituelle c'est pourquoi, ils s’efforcent de la suivre dans leurs vies. La Bible ayant un caractère universel, il n'est donc pas étonnant de rencontrer des témoins dans chaque pays quelle que soit la culture, la langue etc.

 Chaque année, les Témoins observent la commémoration de la mort du Christ qui avait demandé de  le faire en souvenir de lui. C'est avec plaisir que j'ai invité Félix José et Marta par deux fois d'y assister.

Ainsi comme plus de 20 millions de personnes dans le monde, le 11 avril 2017 nous étions rassemblés pour écouter un discours parlant de la rédemption (la mort de Christ pour l'humanité).

Ce discours a répondu à diverses questions comme : Pourquoi l'humanité a-t-elle besoin d'une rédemption ? Quel espoir permet-elle pour les humains ?... Autant de questions existentielles.

 Ce voisinage, puis cette amitié est pour moi très précieuse. Elle est la garantie de conversations dont la qualité et la diversité sont  et resterons élevées. Je souhaite à Félix José et à Marta tout le contentement possible. Jérôme Danane. » 

 Desde las orillas del Sena. Tomo XVII. Número 37  de la Serie “Cartas a Ofelia” Depósito Legal, octubre de 2017. © Versión PDF para la web y edición en papel; diseño, maquetación, montaje y foto de la portada: Félix José Hernández Valdés. Editado en París, octubre de 2017. Foto de la portada: La estatua de bronce de Diderot del escultor Jean Gautherin, inaugurada el 14 de julio de 1886 en el Boulevard Saint-Germain, del Barrio Latino de París.

Te deseo un porvenir lleno de: paz, amor, salud y Libertad, en unión de tus seres queridos y… ¡Qué Dios te bendiga!

Un gran abrazo desde la espléndida Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Más artículos...