El cerebro se mantiene consciente después de la muerte

curiosidades
Typography

Las personas 'saben que han muerto' dado que su consciencia sigue funcionando después de que el cuerpo deje de emitir señales vitales, según un estudio.

 

Una conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores dirigido por el propio Parnia, tras analizar a un grupo de pacientes que sufrieron un paro cardiaco y que, técnicamente, murieron, pero fueron reanimados con éxito poco después.

Entre las conclusiones del estudio se puede extraer que los pacientes tenían consciencia de las conversaciones completas y, también de ver las cosas que sucedían a su alrededor,incluso después de haber sido declarados como fallecidos.

Médicamente, la hora de la muerte se define como el momento en el que el corazón deja de latir, y por tanto el flujo de sangre deja de fluir hacia el cerebro.

No obstante, según el equipo de Parnia, hay evidencias que sugieren que se produce un impulso de energía en el cerebro cuando una persona muere.  

De hecho, en 2013, investigadores de la Universidad de Michigan observaron las señales eléctricas dentro de los cerebros de nueve ratas anestesiadas después de haber sido inducidas a un ataque cardiaco.

Breves momentos después de la muerte clínica, los investigadores observaron patrones de actividad en el cerebro relacionados con un estado de 'hiper alerta'.

¿Qué le ocurre al cerebro al morir?

Durante un ataque cardíaco, una arteria obstruida impide que la sangre llegue a una parte del corazón, lo que puede causar que esa sección muera, aunque el corazón continúa latiendo. Como consecuencia, las señales eléctricas que controlan la acción de bombeo del corazón se ven interrumpidas, el corazón deja de latir y la muerte ocurre poco después.

El córtex cerebral, la 'parte pensante' del cerebro, también baja su actividad de manera instantánea, lo que significa que no se producen ondas cerebrales, al menos visibles en un monitor, durante alrededor de 20 segundos. Esta primera reacción inicia una cadena de procesos celulares que resultan en la muerte cerebral. Pero, según el Dr. Parnia, "hasta que esto sucede, pueden pasar horas desde que el corazón deja de funcionar". 

Realizar una  reanimación cardiopulmonar (RCP) envía algo de sangre al cerebro, "aproximadamente el 15 por ciento de lo que requiere para funcionar normalmente", según Parnia. Esto es suficiente para desacelerar la muerte de las células cerebrales, pero no es suficiente para poner en marcha el cerebro para que funcione nuevamente, razón por la cual los reflejos no se reanudan durante la RCP, dijo.

"Si logras reiniciar el corazón, que es lo que la RCP intenta hacer, poco a poco empezarás a hacer que el cerebro vuelva a funcionar. Cuanto más tiempo estés haciendo la RCP, las neuronas continúan muriendo, solo que a un ritmo algo más lento”, explica.

Referencias:

'Awareness during resuscitation. A prospective study'. Sam Parnia. Resucitation Journal. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.resuscitation.2014.09.004