Golpe récord al fraude al Medicare: arrestan a 80 personas en Miami

Miami
Typography

Más de 400 sospechosos en todo el país han sido acusados de facturar falsamente $1,300 millones al programa de Medicare financiado por los contribuyentes, incluyendo unos 80 acusados en el sur de la Florida, el epicentro del fraude al sistema de salud.

Del total nacional, más de 100 sospechosos trabajan como doctores, enfermeras y otros profesionales médicos, quienes son acusados de conspiración y delitos relacionados para defraudar el gran programa de seguro de salud priovisto por el gobierno.

En una conferencia de prensa en Washington, el secretario de Justicia, Jeff Sessions, aseveró que se trata del “fraude médico más grande jamás elucubrado en la historia estadounidense” y denunció que “hay demasiados profesionales médicos en los que se confió, como médicos, enfermeras y farmacéuticos, que han optado por violar su juramento y poner la codicia por delante de sus pacientes”, dijo el jueves Sessions. “Sorprendentemente, algunos han convertido sus prácticas en empresas criminales multimillonarias. Parecen ajenos a las desastrosas consecuencias de su codicia”.

 
 

“Sus acciones no sólo se enriquecen a menudo a expensas de los contribuyentes, sino que también alimentan las adicciones y crean adicciones”, dijo. “Las consecuencias son reales: salas de emergencia, celdas de la cárcel, futuros perdidos y cementerios”. 

Este último grupo de acusados y demandas falsas superó con creces a la batida contra el fraude al Medicare del año pasado, que se ha convertido en una muestra anual de fuerza para combatir el persistente problema, que ha costado al gobierno de los Estados Unidos miles de millones de dólares en pérdidas durante la última década. Para hacer los arrestos del jueves y de los últimos días fueron desplegados cientos de agentes federales del FBI y de la Oficina del Inspector General de Salud y Servicios Humanos.

Sólo en el sur de la Florida, a los cerca de 80 acusados se les imputa presentar más de $140 millones en reclamaciones falsas al Medicare por servicios que no eran necesarios o que no fueron proporcionados, según la oficina del fiscal federal de EEUU en Miami.

 

Las autoridades señalaron en específico a un hogar sobrio y una instalación para el tratamiento de pacientes del Medicare con problemas de abuso de sustancias, diciendo que el dueño, un reclutador de pacientes junto a otros conspiradores, presentó $58 millones en reclamaciones de Medicare por servicios de tratamiento de drogas falsos en los últimos cinco años.

Según una denuncia criminal del FBI, el propietario Eric Snyder y el reclutador Christopher Fuller conspiraron para atraer a pacientes adictos a Halfway There Florida, una casa en Delray Beach, y a Real Life Recovery Delray, para facturar al Medicare por tratamientos y pruebas médicas fraudulentos.

 

A cambio, los dos acusados daban sobornos a los pacientes, incluyendo tarjetas de regalo, pasajes aéreos gratuitos, viajes a casinos y clubes de striptease, junto con drogas, dijo la queja. Ambos habían recibido fianza recientemente; Fuller tiene una vista judicial federal para finales de julio y Snyder para principios de agosto.

El abogado de Fuller, el defensor público federal Kristy Militello y el abogado de Synder, Bruce Zimet, no pudieron ser contactados inmediatamente para hacer comentarios.

La denuncia del FBI, presentada por el fiscal James Hayes, describió a los condados de Broward y Palm Beach como centros para drogadictos y adictos al alcohol que buscan ayuda para dejar la adicción, lo que termina en actividades ilícitas en algunos de los hogares e instalaciones de tratamiento.

 

“Los reportes noticiosos estiman que el tratamiento para el abuso de sustancias es la industria más grande del condado de Palm Beach, con ingresos de más de $1,000 millones al año”, dijo la acusación.

Sessions añadió que unos 300 profesionales de la salud están siendo suspendidos o excluidos de programas federales de atención médica.

El Departamento de Justicia informó que los procesados estaban facturando ilegalmente al Medicare, al Medicaid, y al programa que da cobertura médica a los militares y a sus familiares. Se les acusa, entre otras cosas, de cobrar compensación por medicamentos que no eran necesarios y que nunca fueron adquiridos ni cedidos a los pacientes.

JAY WEAVER