Hallan muerto a activista cubano Darsi Ferret en West Palm Beach

Orbituario
Typography

Agentes de la policía de Palm Beach hallaron su cadáver en los estudios del canal DarTV, un proyecto comunitario de televisión por cable e internet que el disidente había lanzado desde el primero de septiembre de este año en ese condado del sur de la Florida.

Agentes de la policía de Palm Beach hallaron su cadáver en los estudios del canal DarTV, un proyecto comunitario de televisión por cable e internet que el disidente había lanzado desde el primero de septiembre de este año en ese condado del sur de la Florida.

En la parrilla de DarTV, que por el momento sólo transmitía cuatro horas diarias, aparecerían próximamente varios programas producidos por exiliados cubanos como Enfoque ciudadano, a cargo del analista político Andrés Alburquerque, y Exclusivo con Darsi Ferret, espacio de análisis y debate sobre temas de política nacional e internacional que el fallecido activista conduciría.

Darsy Ferret en un acto de desobediencia cívica en Cuba.
 
Darsy Ferret en un acto de desobediencia cívica en Cuba.

Ferret tenía 47 años de edad. Hasta el momento se desconocen las causas de la muerte. La policía mantiene el caso bajo investigación.

Ferret se graduó en Cuba de la especialidad de Medicina General Integral. Lideró investigaciones para demostrar y denunciar la ineficiencia y demagogias del régimen en cuanto a su sistema de salud, seguridad social y violaciones de derechos humanos. Protagonizó actos de desobediencia cívica y ejerció el periodismo independiente. En Martí Noticias, Cubanet, Diario de Cuba, Cubaencuentro y otros medios aparecían regularmente sus artículos.

Realizó fotorreportajes y videos críticos de la situación sociopolítica de su país, poniendo al desnudo las decadentes condiciones de los hospitales en la Isla y mostrando la cotidianeidad de personas sobreviviendo en albergues en extrema pobreza. Fue artífice y guionista del documental KnocKoutKuba, realizado por el director sevillano Manuel Benito de Valle, que muestra el triste destino de once de boxeadores cubanos, medallistas en campeonatos mundiales y olimpiadas, condenados a la desidia y el olvido por el castrismo.

Desde comienzo de este siglo condenó las violaciones de derechos humanos cometidas por la dictadura cubana, por lo cual fue apresado, golpeado y amenazado por la policía política en varias ocasiones. Los 10 de diciembre (declarado por la ONU como el día de los Derechos Humanos, en homenaje a la firma en 1948 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos) Ferret organizaba manifestaciones en el Parque Villalón, del municipio Vedado, en las inmediaciones de sede de la UNESCO en La Habana.

Fue fundador del Centro de Salud y Derechos Humanos Dr. Juan Bruno Zayas, dedicado, según está descrito en sus estatutos, a “monitorear el cumplimiento de las regulaciones de la ONU y las disposiciones de los organismos multilaterales concernientes a la salud. Coordinar ayuda a pacientes que por causas diversas no reciben en el país el tratamiento adecuado a sus enfermedades. Hacer propuestas de mejoramiento del sistema de salud o de alternativas viables que lo complementen. Apoyar la demanda de excarcelación de todos los opositores y disidentes presos, en particular de los galenos que se cuentan entre ellos”.

Desde este centro, al que logró sumar varias decenas de galenos en la Isla, Ferret ofreció ayuda médica y distribuyó medicinas de forma gratuita, colectadas y enviadas por exiliados y grupos opositores desde Estados Unidos, en barrios abandonados por el Estado cubano.

Por su militancia en la oposición interna, el régimen le impidió ejercer como médico a partir de 2006, medida que denunció y que le causó gran frustración. Oponiéndose a esta censura, continuó desarrollando proyectos de salud de manera independiente.

En el 2009 la dictadura le condenó a once meses de prisión por supuestamente comprar artículos de construcción en el mercado negro con el fin de reparar su vivienda. El disidente denunció que su encarcelamiento fue una operación de la policía política como castigo a sus actividades pro derechos humanos.

Organizaciones internacionales como Reporteros sin fronteras divulgaron que Ferret había sido víctima de la represión gubernamental por cuestiones políticas y se encontraba encarcelado la prisión de Valle Grande, en La Habana.

El 26 de febrero de 2010 fue declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional. Esta organización le exigió al dictador Raúl Castro la liberación del disidente, quien se declaró en huelga de hambre durante 24 días. El 22 de junio de ese año fue puesto en libertad condicional.

Ferret fue el impulsor de Cubabarómetro, una encuestadora nacional independiente, entre cuyas investigaciones sociológicas más conocidas se encuentra Impacto de los subsidios y el nivel de influencia de la economía en la subsistencia de los cubanos. Para este estudio fueron encuestadas, de manera aleatoria, una muestra poblacional de 381 personas en varios municipios de la Habana.

Ferret, a quien en Estados Unidos le sobreviven dos hijos, una hermana y su exesposa, no sólo se dedicó a denunciar dentro de su país las violaciones de derechos humanos y a condenar la represión física y sicológica contra los disidentes. También realizó campañas para intentar que el pueblo cubano se lanzara a las calles a manifestar su descontento con el régimen. En el exilio, hasta el día de su muerte, mantuvo su postura en contra de la dictadura cubana.

LuisLeonelLeon 

DLA