¿Por qué los manatíes están abandonando la Florida?

Medio Ambiente
Typography

MIAMI.- Durante el mes de noviembre, designado como el Mes de la Conciencia sobre el Manatí, las temperaturas de la Florida descienden y estos mamíferos suelen emprender un viaje hacia aguas más cálidas.

 

Esta migración ocurre a finales de noviembre y principios de diciembre. Pero a causa del frente frío que arribó a la Florida la semana pasada, los manatíes han comenzado a abandonar las costas del Estado del Sol más temprano de lo normal.

El manatí de la Florida (Trichechus manatus latirostris) es una de las dos subespecies del manatí antillano o manatí del Caribe. Este mamífero se alimenta de vegetación marina y suele vivir alrededor de 60 años.

Su peso oscila entre las 60 y 70 libras, y miden entre 3 y 4 pies de largo. Su estado de salud es considerado un medidor de la calidad ambiental de los ecosistemas en los que habitan.

Temporada de frío

Por su poca capacidad termorreguladora, estos mamíferos se ven obligados a abandonar las costas de la Florida en invierno para buscar aguas más cálidas en el Caribe. No toleran temperaturas por debajo de los 61 grados Fahrenheit, y se sienten incómodos cuando el agua alcanza los 68 grados, lo cual les provoca serios problemas digestivos.

Fotografia de Ashley Aus, en la que una madre alimenta a su cría.
 
Fotografia de Ashley Aus, en la que una madre alimenta a su cría.

Como explicó a NBC6 Carol Knox, de la Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de la Florida (FWC), "en esta etapa de año los manatíes buscan aguas cálidas que les ayuden a sobrevivir durante el invierno, las cuales son por lo general manantiales de agua dulce y zonas cercanas a plantas eléctricas. Los manatíes se acercan a las costas en busca de estos sitios, y en otros casos emigran a lugares más distantes por el canal intracostero".

2017, un año determinante para los manatíes

Según el Plan de Gestión de Manatíes en la Florida, publicado por la Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de la Florida, los manatíes de la Florida fueron agregados a la lista de especies amenazadas en 1974, pero en 1979 el estatus cambió convirtiendose en una especie en peligro de extinción.

Gracias al trabajo de conservación y protección de la Florida, a principios de 2017 el manatí fue reclasificado a especie amenazada según el Acta Federal de Especies en Peligro, pues su población ha aumentado en más de 6.600 ejemplares.

Un argumento que plantea FWC, y que podría explicar el aumento de la población de manatíes en la Florida, es la existencia de plantas industriales en zonas costeras, que incrementan las temperaturas del agua y favorecen la presencia de los manatíes en temporadas frías.

Las leyes los amparan

Las autoridades de conservación piden a las personas que cuando vean uno de estos mamíferos eviten tener contacto con ellos, para no alterar su comportamiento natural. Está prohibido tocarlos o alimentarlos, pues de esta manera podrían acostumbrarse a la convivencia con las personas y ser más susceptibles a daños.

Actualmente, el refugio de Kings Bay, en Crystal River, es el único lugar donde las personas pueden nadar cerca de los manatíes, siempre bajo la supervisión de un representante de los refugios naturales.

Cualquier persona que moleste o hiera a un manatí podrá ser procesado. La Ley de Protección de Mamíferos Marinos de 1972 y el Acta de Especies en Peligro de 1973 advierten que la caza, captura o acoso de cualquier mamífero marino es ilegal.

La voluntaria Saundra Wiggs se prepara para liberar a este manatí
 
La voluntaria Saundra Wiggs se prepara para liberar a este manatí

Además, el manatí también está protegido bajo la Ley de Santuarios de Manatíes de la Florida, de 1978, según la cual una persona que acose a estos animales puede recibir una multa máxima de 500 dólares y/o encarcelamiento hasta 60 días.

En caso de acoso extremo, que provoque la muerte de un manatí, se le puede aplicar al infractor un cargo federal, que implica una multa de hasta 50.000 dólares y/o un año de prisión.

Las autoridades de la Florida piden a todas las personas que en caso de hallar un manatí herido o muerto, contacten al 888-404-3922 o escriban a Tip@MyFWC.com

GRETHEL DELGADO